Thassalia, energía geotérmica marina para una red urbana de calor y frío en Marsella

Con el 40% de la población viviendo a menos de 100 km de la costa, el mar ofrece un enorme potencial como fuente de energía, tanto en Francia, como en el resto del mundo. Además de las mareas y las corrientes, el Grupo ENGIE está desarrollando un área de experiencia innovadora, que contribuye a la transición energética: la energía térmica del mar. La energía geotérmica marina aprovecha la diferencia de temperatura entre la superficie del mar, más caliente, y el agua más fría que se encuentra a mayor profundidad. Aunque este sistema de planta geotérmica marina es ya una realidad en París, utilizando agua del Río Sena, el Grupo está desarrollando dos proyectos únicos y absolutamente novedosos utilizando agua de mar en Marsella y La Reunión, e inauguró, el pasado 18 de octubre, el proyecto de Marsella denominado Thassalia.

En Marsella se ha desarrollado una nueva solución para aprovechar la energía renovable disponible localmente usando la energía térmica contenida en el mar Mediterráneo. Como asociación entre el sector público, la Agencia de Desarrollo de Euroméditerranée, autoridades locales y regionales y empresas privadas (Constructa, Foncière des Régions y ENGIE), este proyecto es un excelente ejemplo de cómo la innovación está impulsando la transición y la eficiencia energéticas. Y es, por tanto, consistente con los planes para hacer de Euroméditerranée, un ejemplo de ciudad sostenible.

FuturENERGY
 

El proyecto de geotérmica marina Thassalia ha sido específicamente diseñado para cubrir la demanda del centro de negocios Euroméditerranée Eco-City, en Marsella, el mayor programa de regeneración urbana del sur de Europa, y es el primer proyecto de su tipo en generar servicios de calefacción, calentamiento de agua y acondicionamiento de aire a tal escala utilizando agua de mar, un hecho que impone importantes restricciones técnicas, especialmente en lo que a corrosión se refiere.

Construida en el puerto de Marsella-Fos, la central de energía geotérmica marina Thassalia es la primera de Francia, e incluso de Europa, en utilizar la energía térmica del agua de mar para suministrar a edificios conectados de la ciudad de Marsella, calefacción y refrigeración – cubriendo un área de unos 500.000 m2– mientras reduce las emisiones de gases de efecto invernadero en un 70% y el consumo de agua en un 65%.

La energía geotérmica marina aprovecha la diferencia de temperatura entre la superficie del mar, más caliente, y el agua más fría que se encuentra a mayor profundidad. El agua se bombea desde el mar a través de tuberías de 1 km de longitud hasta las instalaciones costeras, donde se utilizan intercambiadores y bombas de calor para cubrir las demandas de calefacción y refrigeración. El agua caliente o fría se bombea, a continuación, hacia cada edificio.

meyssonnier-10

Una red de 3 km de longitud proporcionará energía a los edificios durante la construcción y renovación de la zona, cubriendo desde la Torre CMA-CGM hasta la catedral de Marsella. Actualmente, los edificios conectados son el Docks (Constructa), el Calypso y el Hermione (Euromedcenter) y el Golden Tulip (Euromedcenter). Pronto se unirán las Torres Constructa: Marseillaise, Floreal (Euromedcenter), Castel y el Parc Habité d’Arenc, cuyo principal cliente será Nexity.

La innovadora solución de ENGIE se ha hecho realidad gracias a la experiencia de sus filiales, ENGIE Cofely, en cuestiones térmicas, y Climespace, en redes urbanas de refrigeración. Todos los elementos técnicos de la central han sido creados por equipos de la compañía; Ineo y Cofely han sido responsables de la electricidad, Axima y Cofely cubrieron las redes internas, y Axima también suministró la mitad de las unidades de refrigeración.