Un novedoso sistema de carga permite a los autobuses eléctricos mayor movilidad e independencia de ruta

El conductor de un autobús eléctrico detiene su vehículo en la parada. Inmediatamente, se despliega el punto de recarga: un tubo flexible con un conector macho que se acopla a la toma de carga instalada en el autobús y activa el proceso de carga mediante una señal. La cantidad de energía que se puede transmitir durante la breve duración de una parada es suficiente para recargar la batería de arranque. Con este novedoso conector para sistemas de carga rápida, el especialista suizo en conectores Multi-Contact allana el camino a los autobuses de baterías hacia un transporte de cercanías respetuoso con el medio ambiente.

La carga automática se realiza durante el trayecto a intervalos regulares, sin que el servicio se vea afectado, o alternativamente, durante esperas de mayor duración en la última parada. Al repetirse los ciclos de carga, basta con una batería pequeña, algo que repercute positivamente en el peso del vehículo y en los gastos de funcionamiento. Dada la posibilidad de repostar grandes cantidades de energía en las paradas en poco tiempo con corrientes de carga de hasta 900 A, los autobuses de baterías se convierten por primera vez en una auténtica alternativa a los trolebuses, con un itinerario fijado, y a los vehículos con motor de combustión.

Gracias a su dispositivo de guiado mecánico patentado, el sistema compensa las diferentes cargas que lleva el vehículo, las irregularidades de la calzada y las faltas de precisión en el estacionamiento. El diseño en forma de tolva de la toma de carga permite una tolerancia de hasta 500 mm de desviación en la posición del autobús. A petición del cliente, el conector coaxial puede equiparse con un máximo de 9 polos (2-3 contactos de potencia, 1 contacto atierra, 5 contactos de señal). Leer más…

Artículo publicado en: FuturENERGY Septiembre 2015