Un nuevo informe muestra que la eólica terrestre podría generar un beneficio de 1.600 M£ para los consumidores de Reino Unido

Un nuevo informe, ‘The Power of Onshore Wind‘ de los consultores de energía renovable BVG Associates (BVGA) ha demostrado que adjudicar contratos por 5 GW de nueva energía eólica terrestre entre 2019 y 2025 podría ofrecer un retorno neto a los consumidores de Reino Unido de 1.600 M£. El informe cuenta con el respaldo de ScottishPower Renewables, Vattenfall, Innogy y Statkraft.

El análisis considera cinco subastas nuevas de Contratos por Diferencia (CfD, por sus siglas en inglés) realizadas a partir de 2019 y a intervalos de 18 meses a partir de entonces. Cada una de una capacidad máxima de 1 GW.

Las previsiones muestran que los costes de los nuevos proyectos eólicos en tierra caerán por debajo del precio de electricidad mayorista pronosticado por el Gobierno a partir de 2023, ofreciendo un beneficio neto para los consumidores de electricidad de Reino Unido.

En las cinco subastas, se espera que el 86% de los proyectos por capacidad se construirán en Escocia y el 12% en Gales. En Inglaterra se construirá menos del 2% compuesto por proyectos de pequeña escala (menos de 50 MW) de un tipo desarrollado típicamente por las comunidades.

Alrededor de 18.000 empleos cualificados serán generados durante los años pico de la construcción, con 8.500 personas empleadas en empleos cualificados a largo plazo cuando todos los parques eólicos estén funcionando. Se prevé que el 60% de los empleos se crearán en Escocia, el 17% en Gales y el 23% en Inglaterra.

Un claro compromiso con cinco subastas estimularía la inversión en la cadena de suministro, aumentando la ya elevada proporción de contenido de Reino Unido en los proyectos a casi el 70%. Las mayores oportunidades se encuentran en la fabricación de torres y palas, la renovación parcial y el desarrollo de equipos de instalación en Reino Unido.