Una gestión energética eficiente en centros comerciales se traduciría en un ahorro energético superior a 48.000 €/año por centro

Interior del C.C. Ciudad Tres Cantos

Los centros comerciales, grandes consumidores de energía, ofrecen un alto potencial de ahorro energético y en factura eléctrica, algo realmente relevante en periodos en los que el consumo energético se dispara como pueden ser los meses de verano y, especialmente, en olas de calor como las que se han dado este año en España en las que se han alcanzado máximos históricos en consumo energético que no se daban desde el verano de 2011. Para garantizar el confort de los clientes, los centros comerciales consumen más energía en los meses de más calor, ya que al capítulo de iluminación se suma en gran medida el de refrigeración. Si en un mes del resto del año la factura mensual de un centro comercial es de 15.000 euros como promedio, en los meses de verano de más calor ésta aumenta en un 22%. Pese a esta realidad, no son tantos los centros comerciales en España que cuentan con datos suficientes sobre su consumo energético o que hayan puesto en marcha un plan de eficiencia energética en sus instalaciones.

El análisis comparativo de los datos relativos al consumo eléctrico extraídos de las más de doce auditorías que Creara ha realizado para centros comerciales de España y Portugal permite situar el potencial de ahorro energético anual de un centro comercial entre un 20 y un 35%, siempre y cuando se lleven a cabo las medidas de eficiencia energética detectadas y recomendadas a través de las auditorías energéticas.

FuturENERGY
Este ahorro energético se traduciría en ahorros en factura eléctrica entre 48.000 y 117.000 € anuales, dependiendo del tipo de centro comercial y de su ubicación geográfica; así como en una reducción de emisiones CO2 entre el 21 y el 37%.

Tal y como señala Alejandro Morell, Socio y Director de la Oficina Técnica de Creara, las auditorías energéticas aplicadas a los centros comerciales permiten detectar las medidas que lograrían mayor ahorro energético. “En los análisis de auditoría energética realizados a centros comerciales, los mayores ahorros se encuentran en la climatización, con un gran impacto en la refrigeración durante los meses de verano; si bien es cierto que la iluminación, sobre todo la generada por luminarias incandescentes, genera calor y contribuye a elevar la temperatura de un local, lo que implica una mayor exigencia de refrigeración y, por tanto, mayores costes que además, en el caso de los centros comerciales, se prorratea a los locales.

Otro parámetro relevante a la hora de implantar un plan de gestión de la energía en un centro comercial es la optimización de la compra de electricidad. Desde el departamento de Aprovisionamiento y Telemedida de Creara se plantea como solución de ahorro el seguimiento y control de consumo energético de los centros comerciales, que permite detectar consumos anómalos, corregir los desvíos y, teniendo todos estos datos, minimizar los costes energéticos mediante la negociación de precios con las compañías comercializadoras.

José Carlos Marquina, representante del Grupo Empresarial Lualca, Propiedad y Gestora de varios Centros Comerciales en Madrid entre los que están C.C. Ciudad Tres Cantos, ubicado en el municipio que lleva su nombre, y C.C. Plaza de las Provincias, ubicado en Fuenlabrada, manifiesta que “la optimización de los parámetros de suministro les ha permitido minimizar los costes energéticos en ambas instalaciones en un 11% y un 24% respectivamente, así como conocer en detalle otras medidas de ahorro potenciales y las curvas mensuales de energía activa y reactiva y demanda de potencia.