Una implementación más inteligente de las redes eléctricas hace más sencilla y económica la integración del 35% de renovables

La integración de las crecientes proporciones de energía renovable en las redes eléctricas es cada vez más fácil y más barata. Las redes inteligentes, la respuesta a la demanda, los aerogeneradores flexibles y el almacenamiento están ayudando a hacer esto. Pero hay que actualizar y expandir la red para asegurar el importante ahorro de costes que podría ofrecer un mercado energético interconectado.

Si las energías renovables cumplen con el 35% de las necesidades energéticas de Europa para 2030, entonces las inversiones en redes eléctricas deben ser más estratégicas. Esto es lo que la Iniciativa Renewables Grid y WindEurope dirán a los participantes en la conferencia Grids Today’s Renewables en Bruselas.

Para ofrecer una red europea adecuada y reducir aún más los costes del sistema, la extensión de la infraestructura eléctrica debe hacerse de una manera más inteligente. Para ello son necesarias tres cosas.

En primer lugar, los productores de energía renovable -incluidos los eólicos- y los operadores de red deben trabajar más estrechamente. Definir el paisaje energético del futuro requiere una planificación conjunta en el desarrollo de nuevas líneas de transmisión. Esto debería tomar en consideración la expansión de las energías renovables y la electrificación de otros sectores, así como los impactos ambientales y sociales. Los países pueden ayudar a facilitar esto al detallar los volúmenes de energía renovable que implementarán después de 2020 como parte de sus Planes Nacionales de Energía y Clima. Esto proporcionará una claridad muy necesaria a los operadores de la red sobre dónde invertir en infraestructura adicional. Y, por tanto, ayudará a evitar cuellos de botella en la red que hemos visto a nivel nacional y europeo.

En segundo lugar, para acomodarse al aumento de la electrificación en otros sectores, la UE debe priorizar las redes eléctricas sobre las redes de gas cuando está asignando fondos en el marco del Mecanismo «Conectar Europa». La electrificación de la calefacción, el transporte y los procesos industriales es esencial para la transición hacia una economía baja en carbono. Esto debe venir con una extensión y mejora de las redes eléctricas en toda Europa. Buenos ejemplos son proyectos como Bizkaia Gulf (España) y SuedOstLink (Alemania) para los cuales se ha anunciado recientemente el apoyo de la UE.

En tercer lugar, también se debe fijar el software de los mercados energéticos también. Los servicios de soporte de red -por los cuales los generadores renovables pueden incrementar y disminuir el suministro de acuerdo con la demanda- deben ser cada vez más comoditizados. Los nuevos parques eólicos son técnicamente capaces de proporcionar estos servicios y muchos países ya imponen estas responsabilidades a los parques eólicos. Pero muchos mercados todavía no permiten que los parques eólicos proporcionen y sean compensados por estos servicios.

El consejero delegado de WindEurope, Giles Dickson, dijo: “El sector energético se está transformando rápidamente. Esta transformación necesita una visión común, compartida tanto por las industrias del sector renovable como de la red. Las inversiones en nuevas redes eléctricas son esenciales para garantizar que Europa pueda explotar plenamente sus recursos eólicos. Un enfoque más inteligente de cómo desarrollamos las redes permitirá que la energía eólica proporcione una parte cada vez mayor de las necesidades de energía de los consumidores. Esto será clave para cumplir un objetivo ambicioso de energías renovables para 2030.

La CEO de la Iniciativa Renewables Grid, Antonella Battaglini, dijo: “En la próxima década, es necesario apoyar el crecimiento masivo de las energías renovables y el desarrollo correspondiente de la red. Esto solo se puede realizar si al mismo tiempo protegemos la naturaleza e involucramos a la sociedad en el proceso. Requiere habilidades multidisciplinarias y procesos de colaboración para abordar adecuadamente las inquietudes y los deseos de las personas de un futuro energético más sostenible y al mismo tiempo asequible. Cada día aprendemos cómo integrar mejor las energías renovables y cómo ofrecer mejores proyectos sobre el terreno. Para continuar avanzando por este camino, este ejercicio de aprendizaje también debe continuar y mejorarse.