Una política sólida y la caída de costes de las baterías conducen a otro año récord para los vehículos eléctricos

Foto/Photo: IEA (Shutterstock)

El número de vehículos eléctricos e híbridos enchufables en las carreteras del mundo superó los 3 millones en 2017, un aumento del 54% en comparación con 2016, según la última edición del informe Global Electric Vehicles Outlook de la Agencia Internacional de Energía.

China sigue siendo, con mucho, el mercado de vehículos eléctricos más grande del mundo, representando la mitad de los vehículos eléctricos vendidos el pasado año. En China se vendieron casi 580.000 vehículos eléctricos en 2017, un aumento del 72% con respecto al año anterior. EE.UU. registró la segunda cifra más alta, con alrededor de 280.000 vehículos eléctricos vendidos en 2017, frente a los 160.000 de 2016.

Los países nórdicos siguen siendo líderes en cuota de mercado. Los vehículos eléctricos representaron el 39% de las ventas de automóviles nuevos en Noruega, por lo que es el líder mundial en cuota de mercado de vehículos eléctricos. En Islandia, las nuevas ventas de vehículos eléctricos representaron el 12% del total, mientras que la participación alcanzó el 6% en Suecia. Alemania y Japón también experimentaron un fuerte crecimiento, con ventas que se duplicaron en ambos países respecto de sus niveles de 2016.

La movilidad eléctrica no está limitada a los automóviles. En 2017, el stock de autobuses eléctricos aumentó a 370.000 desde 345.000 en 2016, y los vehículos eléctricos de dos ruedas alcanzaron los 250 millones. La electrificación de estos modos de transporte ha sido impulsada casi en su totalidad por China, que representa más del 99% de las existencias de autobuses eléctricos y vehículos eléctricos de dos ruedas, aunque los registros en Europa e India también están creciendo.

La infraestructura de recarga también sigue el ritmo. En 2017, el número de cargadores privados en hogares y lugares de trabajo se estimó en casi 3 millones en todo el mundo. Además, en 2017 había alrededor de 430.000 estaciones de recarga de acceso público en todo el mundo, un cuarto de los cuales eran de carga rápida. Los cargadores rápidos son especialmente importantes en las ciudades densamente pobladas y cumplen una función esencial para aumentar el atractivo de los vehículos eléctricos al permitir viajes de larga distancia.

El crecimiento de los vehículos eléctricos ha sido impulsado en gran medida por políticas gubernamentales, incluidos los programas de compras públicas, incentivos financieros que reducen el coste de compra de los vehículos eléctricos, normas más estrictas sobre economía del combustible y regulaciones sobre emisión de contaminantes locales, mandatos de vehículos de bajas y cero emisiones y una variedad de medidas locales, como restricciones a la circulación de vehículos en función de su rendimiento de emisiones contaminantes.

La rápida aceptación de los vehículos eléctricos también se ha visto favorecida por los progresos realizados en los últimos años para mejorar el rendimiento y reducir los costes de las baterías de iones de litio. Sin embargo, la reducción del coste de la batería y la mejora del rendimiento son esenciales para mejorar el atractivo de los vehículos eléctricos. Esto se puede lograr con una combinación de químicas mejoradas, una mayor escala de producción y tamaños de batería, según el informe. Se pueden realizar mejoras adicionales con la transición a tecnologías más allá del ion de litio.

También se necesitarán innovaciones en la química de las baterías para mantener el crecimiento, ya que existen problemas de suministro con los elementos básicos que componen las baterías de iones de litio, como el níquel, el litio y el cobalto. El suministro de cobalto está especialmente expuesto a riesgos ya que casi el 60% de la producción mundial de cobalto se concentra actualmente en la República Democrática del Congo.

Además, la capacidad de refinar y procesar el cobalto en bruto está muy concentrada, con China controlando el 90% de la capacidad de refinación. Incluso teniendo en cuenta los desarrollos en curso en la química de las baterías, para 2030 se espera que la demanda de cobalto para los vehículos eléctricos sea entre 10 y 25 veces mayor que los niveles actuales.

El informe señala que garantizar la mayor aceptación de los vehículos eléctricos, al tiempo que se cumplen los objetivos de sostenibilidad social y ambiental, requiere la adopción y el cumplimiento de normas mínimas sobre las condiciones laborales y ambientales. La sostenibilidad ambiental de las baterías también requiere la mejora de los procesos de finalización de la vida útil y el reciclaje de los materiales.

De cara al futuro, es probable que las políticas de apoyo y las reducciones de costes generen un crecimiento significativo continuo en el mercado de vehículos eléctricos. En el Escenario de Nuevas Políticas de la AIE, que toma en cuenta las políticas actuales y planificadas, se proyecta que la cantidad de vehículos eléctricos llegará a 125 millones de unidades para 2030. Las ambiciones políticas deberían aumentar aún más para cumplir con los objetivos climáticos y otros objetivos de sostenibilidad del escenario EV30@30, en el que el número de vehículos eléctricos en la carretera podría llegar a 220 millones en 2030.

El último informe de la IEA Tracking Clean Energy Progress muestra que los vehículos eléctricos son una de las cuatro tecnologías de 38 que están en camino de alcanzar los objetivos de sostenibilidad a largo plazo.