Vectia implantará la primera línea con autobuses eléctricos de Euskadi en la localidad de Irún

Vectia, filial Grupo CAF dedicada al desarrollo de soluciones de transporte urbano híbridas y eléctricas, se ha adjudicado un proyecto para incorporar autobuses eléctricos en la línea 1 de Irún, que une Zaisa con Ospitalea, con una longitud de 12,5 km. De este modo, esta línea –la más larga y concurrida de la ciudad- se convertirá en la primera de Euskadi en operar en modo totalmente eléctrico. Así, Irún se sitúa a la vanguardia en la habilitación de soluciones de transporte urbano basadas en la electromovilidad

El proyecto que la empresa implantará en Irún es similar al desarrollado por la compañía el año pasado en Valladolid, ciudad que también ha confiado en Vectia la electrificación de una de sus líneas urbanas. De este modo, las líneas eléctricas con sistema de carga rápida que hasta la fecha se han licitado a nivel estatal serán desarrolladas por Vectia.

En Irún, Vectia suministrará cuatro autobuses modelo Veris.12 Fast Charge, que operarán en modo eléctrico y podrán cargar sus baterías, en tan solo tres minutos, en dos puntos habilitados especialmente para ello que se ubicarán en los extremos de la ruta y de cuyo suministro, instalación y mantenimiento se ocupará Vectia. El contrato con Irún incluye, igualmente, el mantenimiento de los vehículos suministrados.

El contrato incluye, además la financiación y el mantenimiento de los vehículos, y el suministro, instalación y mantenimiento de los puntos de carga. La operación de la línea eléctrica correrá a cargo de AUIF, concesionario y operador de la flota actual de autobuses en la ciudad.

Sobre el modelo Veris.12

Los cuatro Veris.12 Fast Charge que Vectia pondrá en marcha en Irún están dotados de una cadena de tracción totalmente eléctrica y de un sistema de acumulación de energía basada en baterías de ion-litio, lo que le permite operar en modo cero emisiones todo el día. Serán autobuses de 12 metros de longitud, piso bajo integral y rampa doble para garantizar la accesibilidad de pasajeros con movilidad reducida. Además, destaca la seguridad, el gran confort de marcha, el diseño interior y la
ergonomía del puesto de conductor, éste especialmente cuidado. Su tracción continua, el control de potencia y frenado y la reducción de ruidos y vibraciones en su interior permiten una experiencia de viaje placentera.

Referente en electromovilidad

Con esta adjudicación “Vectia sigue consolidándose como uno de los actores más relevantes en electromovilidad urbana”, tal y como señalan fuentes de la empresa, que afirman que una vez finalice 2018 serán más de 80 los autobuses de la empresa que circulen por diferentes ciudades españolas. “Una cifra importante para una empresa relativamente joven, cuya salida al mercado data de 2016”, añaden.

Las adjudicación de Irún, el proyecto desarrollado para Auvasa en Valladolid (compañía que acaba de confiar nuevamente en Vectia) o los pedidos de operadoras de peso como la catalana TMB (con 16 unidades) o la vasca Tuvisa (con 10 unidades) suponen un espaldarazo importante a la labor de Vectia que experimenta así un importante salto cualitativo.

Las soluciones de Vectia tienen éxito porque ayudan a las ciudades a cumplir las premisas de los modelos de smart cities. En este sentido, se espera que para el año 2025 una parte importante de los urbanos que circulen por las grandes urbes europeas sean eléctricos y, en este apartado, Vectia está en condiciones de ofrecer respuestas solventes y contrastadas a las ciudades que se estén planteando dar el salto a este tipo de tecnologías.

Ahorro económico

Junto a esto, en el interés de las operadoras de transporte por la propuesta de valor de Vectia influye el hecho de que ésta favorece también la sostenibilidad económica de sus flotas de urbanos. Son autobuses que ayudan a las ciudades a cumplir las premisas de los modelos de ciudades inteligentes. Y, paralelamente, favorecen el ahorro “puesto que posibilitan que se reduzca el coste de la explotación de la ruta”, se afirma desde Vectia.

Además, el sistema que Vectia desarrollará en Irún está basado en un modelo de carga rápida (de sólo tres minutos). Esto permite utilizar menos baterías embarcadas que, a su vez, almacenan menor cantidad de energía más veces a lo largo del día gracias a su carga recurrente y, por ese motivo, pesan y cuestan menos. La eliminación de consumo de combustibles fósiles y de emisiones contaminantes, y el coste de no contaminación representan ventajas económicas adicionales.