Víctor Calvo-Sotelo destaca la posición de liderazgo de España en materia de ciudades inteligentes

Cerca de 300 personas se dieron cita los pasados 24 y 25 de marzo en el I Congreso Ciudades Inteligentes, un foro de encuentro transversal, abierto e interactivo centrado en el desarrollo de las ciudades inteligentes en España, organizado por Grupo Tecma Red y la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI), en el Centro Cultural Conde Duque de Madrid. El congreso fue inaugurado por el secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información, Víctor Calvo-Sotelo, quien afirmó que el desarrollo de las ciudades inteligentes es una apuesta estratégica para la Secretaría de Estado que preside: “Contamos con una industria experimentada, una red de ciudades consolidada y una Administración Pública comprometida, lo que está permitiendo a España situarse en una posición de liderazgo a nivel internacional en el ámbito de las ciudades inteligentes”.

Calvo-Sotelo ha elogiado el papel de RECI como “una auténtica innovación institucional única en el mundo, una plataforma muy valiosa para el intercambio de experiencias y desarrollos en torno a las ciudades inteligentes que nos está permitiendo obtener un diagnóstico sólido y contrastado de las necesidades y requisitos de las ciudades inteligentes, de gran valor para la industria y para quienes diseñamos las políticas públicas en esta materia”.

FuturENERGY
Por otra parte, ha destacado que España vive actualmente un momento de aceleración tecnológica que afecta a todos los aspectos de la sociedad, y que las nuevas tecnologías permiten dar un salto cualitativo en la prestación de los servicios al ciudadano: “En torno a las tecnologías han surgido nuevos ecosistemas de actores, servicios y aplicaciones con un gran potencial, que sin duda representan un aumento de oportunidades para la industria y los emprendedores, y por tanto para el crecimiento de la economía y la generación de empleo”.

Conferencia magistral

La conferencia magistral del congreso corrió a cargo de Íñigo de la Serna, presidente de RECI, quien aseguró que vivimos un momento especial para las ciudades inteligentes desde tres puntos de vista esenciales. El primero es el político, porque existe un liderazgo comprometido de responsables públicos locales que creen en la innovación tecnológica como herramienta para transformar la gestión de sus ciudades, mejorar los servicios públicos y generar activos económicos y de empleo.

El segundo aspecto es la financiación, porque el ámbito local presenta una buena situación económica: las 8.117 entidades locales que existen en nuestro país sólo representan sólo el 3,6% del total de la deuda pública española, según los últimos datos de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), que también preside De la Serna. Por tanto, las ciudades tienen más pulmón financiero para acometer proyectos de innovación, mientras que también el sector privado comienza a tener más facilidades de acceso a financiación y crédito. Asimismo, está previsto que a través del programa Horizonte 2020 de la Comisión Europea, nuestras ciudades reciban próximamente 1.000 M€ para el desarrollo de proyectos inteligentes relacionados con eficiencia energética, movilidad, tecnología, etc.

Y el tercer punto es el ciudadano. Para el presidente de RECI, el desapego actual de la ciudadanía hacia el escenario político, la disgregación o fragmentación existente, no se debe sólo al descontento provocado por la crisis o la corrupción –que también han existido en otras épocas–, sino que está relacionado con el nuevo papel que están adoptando los propios ciudadanos en la sociedad: han pasado de ser únicamente receptores a convertirse en productores de servicios que ellos mismos difunden a través de las tecnologías, formando parte de un ecosistema que ya no es vertical y asumiendo más capacidad de tomar decisiones. Con todo esto ha surgido una nueva forma de relación que las administraciones públicas han de saber canalizar para responder a las nuevas necesidades, y deben comprender que la reformulación de los servicios urbanos requiere de cierta labor pedagógica y didáctica para conseguir que el concepto de ciudad inteligente llegue mejor al ciudadano.

Niveles de desarrollo de la ciudad inteligente

Por otro lado, De la Serna explicó que existen cuatro capas o niveles de desarrollo en la ciudad inteligente: la primera es la introducción de tecnología en los diferentes entornos urbanos (gestión de aguas, de residuos, movilidad, etc.), que ya presenta una amplia implantación en nuestras ciudades. La segunda es el desarrollo de plataformas tecnológicas municipales que permitan gestionar todos los servicios de forma integrada. Para avanzar en esta capa, que se encuentra aún en una fase incipiente, es necesario evitar problemas de interoperabilidad entre plataformas, impulsando la estandarización de sistemas y el trabajo coordinado. La tercera capa será la aplicación de sistemas de inteligencia a esa plataforma, de lo cual aún no existe ningún modelo en España. Y la cuarta y última ofrecerá la posibilidad de tomar decisiones de forma predictiva, adelantándonos a las circunstancias en base a datos estadísticos.

Teniendo en cuenta estas capas o niveles de desarrollo, el presidente de RECI sostuvo en su intervención “que nos encontramos en una fase inicial de despegue de un cambio estructural que va a revolucionar la forma de entender las ciudades”.

Éxito de convocatoria

El I Congreso Ciudades Inteligentes pretende reafirmar a la ciudad de Madrid como referente nacional en torno a las ciudades inteligentes, y tuvo un amplio poder de convocatoria, con 190 comunicaciones recibidas en su llamamiento de comunicaciones, como explicó la directora del congreso, Inés Leal. Por otra parte, cabe destacar el sólido apoyo institucional recibido de entidades como Madrid Emprende (Ayuntamiento de Madrid), la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones (Ministerio de Industria, Energía y Turismo), la Dirección General de Innovación y Competitividad (Ministerio de Economía y Competitividad), la Dirección General de Arquitectura Vivienda y Suelo (Ministerio de Fomento), la Oficina Española de Cambio Climático (Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente) y el CEAPAT (Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad).