Wärtsilä presenta una nueva solución híbrida de almacenamiento y solar fotovoltaica

En Intersolar Europe 2018 Wärtsilä presenta una nueva solución híbrida de almacenamiento y energía solar fotovoltaica, Wärtsilä Hybrid Solar integra la generación y el almacenamiento de energía solar fotovoltaica para ofrecer una verdadera solución renovable que no solo es amigable con el clima, aumenta la resiliencia y la eficiencia, sino que puede ser soportada por la infraestructura de red existente de un productor de energía.

La AIE estima que para 2040, la capacidad total de generación mundial aumentará en un 60%, y las fuentes de energía renovables, como la solar, la eólica y la hidráulica, representarán más del 45% de ese total. A medida que el mundo avanza hacia el 100% de energía renovable, los servicios públicos, los productores de independientes energía (IPP) y otros proveedores de energía están motivados para aprovechar su potencial.

Un componente crítico para maximizar el valor de la solución híbrida es la plataforma de software y control que optimiza su rendimiento. Greensmith Energy, una compañía de Wärtsilä, desarrolla y despliega la plataforma GEMS, ahora en su quinta generación. GEMS permite aplicaciones de energía inteligente, que se enfocan en monitorizar y operar plantas de energía para almacenamiento de energía y plantas de energía híbrida formadas por almacenamiento de energía, generación térmica y fuentes renovables. GEMS garantiza la optimización de los activos de almacenamiento y generación de energía a través de cambios en las condiciones del mercado y las estructuras de tarifas.

Esta es la última solución energética híbrida que Wärtsilä ha lanzado al mercado. Más recientemente, Wärtsilä entregó una planta híbrida de energía solar fotovoltaica de 15 MW, la más grande del mundo, a Essakane Solar SAS en Burkina Faso, que opera junto con una planta de energía térmica Wärtsilä de 55 MW. La planta fotovoltaica y la central eléctrica de motores ahora se controlan y operan de forma sincronizada, formando así la mayor planta energética híbrida fotovoltaica-motor de África. La capacidad de controlar y optimizar el uso de los motores y de la energía solar permitirá a la mina disminuir su consumo de combustible en aproximadamente 6 millones de litros por año y reducir sus emisiones anuales de CO2 en 18,500 t.