World Energy Outlook 2017. Cambios en el sistema energético mundial (Parte II)

Cuatro cambios a gran escala en el sistema energético marcan el World Energy Outlook 2017 (WEO 2017): la rápida expansión y reducción de costes de las tecnologías energéticas limpias, la creciente electrificación de la energía, el cambio hacia una economía más orientada a los servicios y un mix energético más limpio en China y la resiliencia del gas de esquisto y del gas de formaciones compactas en EE.UU. Estos cambios llegan en un momento en que las distinciones tradicionales entre productores y consumidores de energía se están volviendo borrosas, y en que un nuevo grupo de grandes países en vías de desarrollo, liderados por India, avanza hacia el centro de la escena. Cómo evolucionan e interactúan estas dinámicas son el tema de este WEO. (La primera parte de este amplio resumen del WEO 2017 fue publicada en nuestra edición de Noviembre).

El GNL conduce a un nuevo orden en los mercados mundiales de gas

El gas natural crece hasta representar un cuarto de la demanda energética mundial en 2040 en el Escenario Nuevas Políticas, convirtiéndose en el segundo combustible más importante del mix mundial después del petróleo. En regiones ricas en recursos, como Oriente Medio, los argumentos a favor de la generalización del uso de gas son relativamente evidentes, sobre todo cuando este puede sustituir al petróleo. En EE.UU, las numerosas reservas contribuyen a mantener una fuerte proporción de
generación de electricidad con gas hasta 2040, incluso sin políticas nacionales que limiten el uso de carbón. Pero el 80% del crecimiento previsto para la demanda de gas se registra en las economías en desarrollo, lideradas por China, India y otros países asiáticos, donde gran parte del gas debe ser importado y a menudo no existe infraestructura.

El panorama es extraordinariamente competitivo, no solo debido al carbón, sino también a las renovables, que en algunos países se convierten en una forma más barata de nueva generación eléctrica que el gas hacia mediados de la década de 2020, empujando a las centrales de gas al papel de garantizar el equilibrio del sistema eléctrico en vez de la generación eléctrica de base. Las políticas sobre
eficiencia también desempeñan un papel importante a la hora de restringir el consumo de gas: mientras la electricidad generada con gas crece en más de la mitad para 2040, el uso de gas para generación
eléctrica aumenta solo un tercio debido a una mayor proporción de centrales altamente eficientes. Leer más…

Artículo publicado en: FuturENERGY Diciembre 2017-Enero 2018