Ya disponibles nuevas ayudas públicas en 2018 para la eficiencia energética de nuestras instalaciones

El Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, ha lanzado un programa de ayudas, desde el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), para la segunda convocatoria del programa de ayudas destinadas a proyectos de rehabilitación energética de edificios. La cuantía de estas ayudas se cifra en 125,6 millones de euros.

Entre los objetivos señalados para acceder a dichas ayudas, debemos señalar la importancia de fomentar la sostenibilidad y la eficiencia energética mediante acciones dirigidas a la reducción de las emisiones de CO2, como también la reducción del consumo energético en los edificios.

Entre las medidas de eficiencia energética, que promueven dichas ayudas, encontramos algunas como la mejora de la eficiencia energética de la envolvente térmica o la optimización en las instalaciones térmicas y de iluminación. También se estimula la sustitución de energía convencional por energía solar térmica y por energía geotérmica. En definitiva, cualquier medida de eficiencia energética es susceptible de implantarse en este contexto. Para ello, existen soluciones que permiten conocer y analizar las debilidades de nuestro consumo energético. De esta forma, podremos adoptar soluciones de optimización energética, como sistemas de telemedida o contadores inteligentes que nos permitan adoptar un consumo energético más responsable. Diversas empresas, como Linkener, ya proveen de este tipo de soluciones tecnológicas a sus clientes.

La finalidad es mejorar la calificación del certificado energético total de las instalaciones, con respecto a la calificación energética original del edificio. Y debe hacerlo, al menos, en una letra, dentro de la escala de emisiones de dióxido de carbono.

Entre las bases de las ayudas, se determina que pueden beneficiarse de estas ayudas los titulares de edificios destinados a cualquier uso, sea doméstico o empresarial. Independientemente de su personalidad jurídica, pública o privada.

También podrán beneficiarse las comunidades de propietarios, o agrupaciones de comunidades de propietarios de edificios residenciales. Y también podrán hacerlo las empresas explotadoras, arrendatarias o concesionarias de edificios. Por último, cabe destacar que podrán beneficiarse las empresas de servicios energéticos.

Condiciones para las ayudas

Todos estos posibles beneficiarios podrán percibir esta ayuda dineraria sin contraprestación en base a un criterio social, en función de su grado de eficiencia energética, y con un importe máximo de un 30% de la inversión.

Se detalla también que los beneficiarios podrán solicitar un anticipo, de hasta el 40% de la ayuda concedida. Dichas ayudas provienen del presupuesto de un programa del Fondo Nacional de Eficiencia Energética que, al mismo tiempo, es cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

Estas ayudas se inscriben dentro del marco del Plan Nacional de Acción de Eficiencia Energética 2014-2020.

Ventajas de adoptar medidas para la eficiencia energética

Cada vez más consumidores energéticos desean alcanzar la eficiencia en sus hogares y empresas. Un certificado energético de eficiencia es sinónimo de ahorro y rentabilidad. Por ello, gracias a estas ayudas, podemos implementar medidas sobre ámbitos tan diversos como el aislamiento térmico o la mejora de la calidad y confort interior. Además, es una forma de prevención y mantenimiento sobre nuestras instalaciones y equipamiento, debido al desgaste propio del paso de los años.

Y a ello, debemos añadir los beneficios de contribuir al cuidado del medio ambiente. De hecho, una de las claves de estas ayudas es alcanzar el objetivo de la reducción de nuestro consumo de energía para así frenar la emisión de CO2 a la atmósfera.

 Todos aquellos interesados, podrán iniciar los trámites de solicitud mediante la aplicación informática de IDAE en, www.idae.es, desde el día 3 de febrero de 2018.