106.000 empleos en energía limpia perdidos en marzo debido a la crisis económica del COVID-19

Foto cortesía de COMSA/AEMER

Más de 106.000 trabajadores de energía limpia perdieron sus empleos en marzo en EE.UU., y se prevén cientos de miles más de pérdidas de empleo en los próximos meses. De acuerdo con un análisis de los datos de desempleo publicado por E2 (Environmental Entrepreneurs), el Consejo Americano de Energía Renovable (ACORE), E4TheFuture y BW Research Partnership.

El análisis de los datos del Departamento de Trabajo de EE.UU. indica que 106.472 trabajadores con ocupaciones en energía limpia solicitaron la prestación por desempleo el mes pasado, eliminando toda la creación de empleo en energía limpia de 2019 en: energía renovable, eficiencia energética, vehículos limpios, almacenamiento de energía y combustibles limpios. Estos empleos incluyen electricistas, técnicos de climatización, oficios mecánicos, trabajadores de la construcción que trabajan en eficiencia energética, instaladores solares, ingenieros y técnicos de la industria eólica, trabajadores de fabricación y proveedores de la industria del vehículo eléctrico y otros vehículos limpios.

La energía limpia ha sido uno de los sectores de empleo más grandes y de mayor crecimiento de la economía de EE.UU. en la última década, con un crecimiento del 10,4% desde 2015. Según el informe Clean Jobs America 2020 de E2, los empleos en energía limpia en EE.UU. aumentaron a casi 3,4 millones al final de 2019. El informe descubrió que la industria representaba más de la mitad del crecimiento laboral de todo el sector energético en 2019, agregando más de 70.000 empleos con una tasa de crecimiento del 2,2%; un ritmo más rápido que la fuerza laboral de EE.UU. en su conjunto.

A principios de 2020, la fuerza laboral del sector de la energía limpia en EE.UU. representaba más de uno de cada 50 trabajadores estadounidenses. Eso convirtió a la energía limpia en el mayor empleador en energía, empleando a casi tres veces más trabajadores que la industria de los combustibles fósiles.

Pero todo ese crecimiento se detuvo en marzo debido a la pandemia del COVID-19 y sus consecuencias económicas. Los despidos de marzo son solo el primer indicio de cuán gravemente se verá afectada la industria de la energía limpia por la crisis, y el análisis proyecta que más de 500.000 trabajadores de este sector, el 15% de toda la fuerza laboral de energía limpia, perderán sus empleos en próximos meses, a menos que el Congreso y la administración Trump tomen medidas rápidas y sustantivas. Una pérdida de esta magnitud borraría el crecimiento del empleo total de la industria de la energía limpia en los últimos cinco años.

Las industrias más golpeadas

Según el análisis de datos de desempleo, la eficiencia energética perdió más empleos que cualquier otro sector de la industria de la energía limpia en marzo, casi 70.000. Las pérdidas en el sector de eficiencia energética representaron aproximadamente dos tercios de todas las solicitudes de desempleo de energía limpia, ya que los electricistas, fontaneros, trabajadores de la construcción, auditores energéticos y otros no podían acceder a hogares, oficinas y otros edificios debido a las cuarentenas de coronavirus.

La energía renovable perdió más de 16.000 empleos, y se espera que las solicitudes aumenten sustancialmente en las próximas semanas a medida que las compañías de energía solar y eólica luchan con problemas financieros repentinos y masivos, que están dando como resultado proyectos cancelados y retrasados.

El sector de los vehículos limpios también se vio gravemente afectado, perdiendo 12.000 empleos en las fábricas de vehículos eléctricos e híbridos y las piezas que los integran. Esto representa el mayor porcentaje de pérdida de empleos (4,5%) de cualquier sector de la energía limpia. Esto no incluye a los 20.000 trabajadores que Tesla Inc. suspendió, u otras pérdidas publicadas después de que se recopilaron los datos de marzo.

Tendencia de crecimiento invertida

Los despidos generalizados en este sector corren el riesgo de descarrilar una industria que lideraba la creación de empleo en el país. A principios de 2020, el empleo en energía limpia aumentó por quinto año consecutivo, llegando a casi 3,4 millones de trabajadores en todo el país. La energía renovable lideró el camino, creciendo un 3,2% a aproximadamente 523.000 empleos.

La eficiencia energética continúa siendo la sección más grande de la economía de la energía limpia, empleando a 2,4 millones de estadounidenses a finales de 2019, un 2,3% más que en 2018 a pesar de los retrocesos federales y las demoras en los estándares de eficiencia energética.

El sector de los vehículos limpios fue el único sector de la energía limpia que experimentó una disminución en el empleo en 2019, cayendo un 2,3% hasta más de 266.000 empleos, en parte debido a la incertidumbre de la industria sobre los retrocesos de las emisiones federales de vehículos y los estándares de kilometraje, que se finalizaron recientemente. La pérdida de empleos del sector se produce después de un año récord en 2018 que vio a la industria de vehículos limpios crecer un 17% y agregar más de 40.000 empleos.