Monthly Archives: enero 2018

0 0

La CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) ha aprobado el Informe sobre el Proyecto de Real Decreto del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital (MINETAD) de cierre de centrales eléctricas de producción de energía. A través de este proyecto normativo, el MINETAD introduce nuevos criterios y un procedimiento de subasta, para evitar el cierre definitivo de centrales de generación eléctrica (ciclos combinados, centrales de carbón, nucleares, etc).

En la actualidad, el artículo 53 de la Ley del Sector Eléctrico establece que las empresas eléctricas tienen que pedir autorización al Ministerio si quieren cerrar una central. Ese cierre está condicionado a que no ponga en peligro la seguridad del suministro eléctrico en España.

Sin embargo, el RD que plantea ahora el MINETAD añade criterios adicionales al de seguridad del suministro, como son que no afecte negativamente a los precios, a la competencia, al suministro de materias primas o a los objetivos de planificación.

Además, el MINETAD plantea que en el caso de que se deniegue la autorización al propietario de la central, éste podrá transferir la central a terceros o adherirse a un procedimiento de subasta reglado. Esta solución en última instancia podría llevar a que, si no hay interesados en la subasta, se adjudique a un tercero a cambio de una compensación.

En su informe, la CNMC considera que los nuevos criterios que plantea el MINETAD en su Proyecto de Real Decreto no están suficientemente desarrollados ni previstos en la normativa vigente. Además, le confieren un excesivo margen de discrecionalidad y estima que crean inseguridad jurídica para las nuevas inversiones, pudiendo resultar contraproducentes para la competencia en el sector eléctrico.

Contrarios a la normativa europea

Además, la Comisión recuerda que no están incluidos en la Ley 24/2013 del sector eléctrico y podrían ir en contra de la normativa europea recogida en la Propuesta de la Comisión Europea de Reglamento relativo al mercado interior planteado en el Paquete de Invierno (Winter Package).

En cuanto al mecanismo de subasta que propone el Real Decreto, la CNMC considera que es muy complejo. Además, la CNMC observa que la compensación a un tercero por mantener una central si la subasta queda desierta sería una ayuda de Estado conforme a la normativa de la Unión Europea, lo cual aconseja que se notifique previamente la propuesta a la Comisión Europea.

Sobrecapacidad del sistema eléctrico

La CNMC recuerda que el sistema eléctrico español no presenta problemas de seguridad de suministro en el medio y largo plazo sino todo lo contario. En el peor escenario (punta de demanda de 46.000 MW y baja generación), se podría prescindir sin riesgo de una parte significativa del parque de carbón existente.

En este sentido, la Comisión considera que el exceso de capacidad debería analizarse sin precipitación y teniendo en cuenta que los consumidores españoles, desde la liberación del sector eléctrico, han sufragado importantes pagos por la disponibilidad de centrales y otros conceptos.

La CNMC concluye que para evaluar el impacto del cierre de centrales en el sistema eléctrico es necesario revisar el marco normativo de forma global: metodología de seguridad de suministro, hibernación de centrales, mecanismo de pagos por capacidad, y el procedimiento de autorización de nuevas instalaciones.

0 0

La Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom) mantendrá su representación en la asociación europea del sector (Aebiom), tras la reelección de su representante como ‘director de junta’ en el máximo órgano de dirección de la entidad.

El representante de Avebiom, Pablo Rodero Masdemont, ha sido uno de los ocho directores elegidos para un nuevo mandato de dos años entre los 14 candidatos que se presentaron.

Javier Díaz, presidente de Avebiom, ha manifestado que la presencia del sector español en la asociación europea de la biomasa “es de gran importancia para la defensa de los intereses del sector y responde al progresivo crecimiento que está adquiriendo la biomasa como fuente de energía en España, tanto en términos de negocio, cerca de 4.000 millones de euros, como de empleo, con casi 25.000 trabajadores”.

Avebiom defiende la implantación de sistemas de control de la huella de carbono en las instalaciones de más de 20MW, que representan el 75% del consumo de biomasa, tal y como contempla la nueva Directiva de Sostenibilidad, actualmente en proceso de debate en el Parlamento Europeo. En este sentido, Avebiom aboga por fijar un porcentaje de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero superior al 70% fijado inicialmente por el Parlamento Europeo, el pasado 17 de enero, para las instalaciones que comiencen a funcionar a partir del 1 de enero de 2021.

Además, entre otras medidas, Avebiom promueve la implantación de una tasa específica a las emisiones de CO2, con el fin de contribuir de manera efectiva a paliar las causas que generan el ‘efecto invernadero’.

Según ha manifestado Rodero Masdemont, buena parte de su trabajo como representante español en Aebiom, en este nuevo periodo, se centrará en la formulación de alegaciones y comentarios a las directivas en proceso de elaboración, como son las de ‘energías limpias’; es decir, las directivas de eficiencia energética (EED) y la que se está elaborando específicamente para los edificios (EPBD).

Así mismo, ha añadido, “durante 2018 trabajaremos en la actualización del Sistema de Certificación ENplus, que contará con un nuevo manual, al tiempo que exploraremos la posibilidad de crear sistemas de certificación para la sostenibilidad de la biomasa y para la calidad de la astilla”.

0 0

Acciona ha entrado a formar parte del ranking “2018 Global 100 Most Sustainable Corporations” presentado por Corporate Knights en el World Economic Forum de Davos. La compañía ha sido elegida tras competir con un universo de casi 6.000 compañías de 22 países. La metodología de selección se basa en 17 parámetros de sostenibilidad (medioambiental, social y gobernanza). Acciona es, junto con Amadeus, la única representación española en el índice.

Por primera vez, a la hora de seleccionar las compañías presentes en el ranking, se han tenido en cuenta indicadores clave de las empresas en cada industria. En el caso de ACCIONA, dentro del sector “utilities”, un factor importante ha sido el hito de conseguir desde 2016 ser una empresa neutra en carbono, habiendo compensado voluntariamente todas las emisiones generadas con la adquisición Certificados de Reducción de Emisiones, otorgados por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) procedentes de proyectos eólicos en México.

Así mismo, otra novedad en la elaboración del ranking ha sido valorar la aportación de las compañías a la llamada “Economía Verde” del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). En 2016, el 42% de las ventas globales y un 72% del beneficio bruto de ACCIONA provinieron de las actividades relacionadas con energías renovables, agua y otras actividades medioambientales, consideradas “Economía Verde”.

Presencia en Davos

José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona, participará este año en la sesión de trabajo organizada por Alliance of CEO Climate Leaders, un grupo de 70 CEO de empresas de todo el mundo comprometidos con la acción climática.

GS YUASA CORPORATION, propietario de GS YUASA BATTERY EUROPE y GS YUASA BATTERY IBERIA S.A. establecerá una nueva filial en Europa, GS YUASA HUNGARY LTD, que se encargará de construir una nueva planta de fabricación de baterías de ion-litio.

Estas nuevas baterías se ensamblarán en una nueva planta con células de iones de litio fabricadas en Japón. Destacarán por utilizar una tecnología más segura, eliminando riesgos de explosión e ignición en caso de sobrecarga. Se fabricarán principalmente para arranque, iluminación y movilidad.

Con esta nueva filial, GS YUASA da un paso más hacia adelante posicionándose para atender la próxima demanda y expansión del mercado europeo en esta tecnología.

Desde esta nueva planta, GS YUASA estudiará la fabricación en el futuro de células de ion de litio.
Asimismo continuará respondiendo a los cambios del entorno en un mercado donde son continuos los desarrollos de nuevas tecnologías.

Desde finales del 2017, Uruguay cuenta con una ruta con puntos de recarga para vehículos eléctricos ubicados cada 60 km y una longitud total de 300 km cubiertos por seis postes de carga AC diseñados y fabricados por Circontrol.

El recorrido une Colonia y Punta Este, dos ciudades turísticas que reciben una gran afluencia de visitantes anualmente. A pesar de priorizar el litoral uruguayo, está previsto que en marzo la ruta conecte con el interior hasta la ciudad de Chuy y, en una segunda fase de implementación, abarque todo el país y forma parte de un plan completo para desarrollar la movilidad eléctrica en el país. En esta primera etapa se han instalado seis equipos de carga de Circontrol, 4 de 22 kW y 2 de 43 kW de potencia.

Este tipo de infraestructuras son clave para hacer frente a uno de los retos más importantes para la introducción del vehículo eléctrico: el rango de autonomía. No es la primera vez que Circontrol participa en un proyecto de estas características, de hecho, en 2015 11 cargadores rápidos se instalaron entre las ciudades de Perth y Augusta, completando la primera autopista eléctrica de Australia, un país de largas distancias donde asegurar la autonomía de los coches eléctricos es fundamental.

El operador de recarga Blaudrive ha completado la que, hasta el momento, es la mayor instalación de recarga para coches eléctricos de España. Una instalación que será utilizada para un evento de presentación en nuestro país de la nueva generación del coche eléctrico más vendido del mundo: el Nissan LEAF.

La instalación cuenta con 20 puntos de recarga, entre los que hay 4 equipos ABB Terra 53 de 50 kW de potencia, 12 Blaubox Wall con 22 kW de potencia y 4 Blaubox Ground con dos salidas también 22 kW de potencia cada una. En total, se pueden recargar hasta 28 coches eléctricos simultáneamente, sumando entre todos los cargadores una potencia máxima de salida de nada menos que 640 kilovatios. Es la primera vez que se realiza un despliegue de infraestructura de recarga de estas características en nuestro país y permitirá a Nissan llevar a cabo una jornada intensiva de conducción de su nuevo Nissan LEAF.

El cargador ABB Terra 53 es capaz de recargar hasta 150 kilómetros de autonomía en apenas 25 minutos gracias a su recarga rápida en corriente continua, mientras que tanto el Blaubox Wall como el Blaubox Ground permiten recargar hasta 120 kilómetros de autonomía en una hora.

Unos equipos que, gracias a la llegada de las ayudas del Plan MOVALT para infraestructura de recarga, pueden instalarse ahora con hasta un 60% de descuento. Precisamente hoy 23 de Enero a las 10.00h se abre el plazo para solicitar la subvención.

El Nissan LEAF de nueva generación, que debería llegar a los primeros propietarios en nuestro país en los próximos días, cuenta con 378 kilómetros de autonomía homologada con una sola carga gracias a sus 40 kWh de capacidad de batería. Además, incluye un sistema de recarga rápida con conector CHAdeMO para recuperar hasta el 80 % de la batería en solo 40 minutos.

España tiene una dependencia energética del 72,8%, la media europea se sitúa en un 53,4%,  y el hidrógeno podría ser una solución a  este problema. Esta es una de las conclusiones que ha podido extraerse de la “Jornada sobre Hidrógeno y Pila de Combustible” organizada por la Asociación Española del Hidrógeno (AeH2) y la Fundación de la Energía de la Comunidad de Madrid (FENERCOM).

La bienvenida a dicha jornada ha corrido a cargo de Francisco Javier Abajo Dávila, Director General de Industria, Energía y Minas de la Comunidad de Madrid y Javier Brey Sánchez, presidente de la AeH2.

Un gran sector de la población desconoce el uso del  hidrógeno. El presidente de la AeH2, ha sido el encargado de de aclarar que la utilización del hidrógeno está lejos de una moda temporal, tiene un presente, pasado y futuro. El pasado está vinculado a un uso industrial, en la actualidad el transporte es el protagonista y el mañana estará protagonizado por el almacenamiento energético.

El desarrollo de tecnologías relacionadas con el hidrógeno y pilas de combustible ayudaría a alcanzar ciertos objetivos, que de otra manera sería complicado. Así, se busca una reducción de emisiones provenientes del transporte del 40% para 2030, cuando en la actualidad más del 30% de las emisiones proviene de este sector. De igual manera, la limitación del incremento de la temperatura global anual a 2ºC requerirá reducir las emisiones de carbono más de un 50% de los niveles actuales, y para lograrlo, se deberá contribuir en todos los sectores energéticos.

Estos objetivos hacen que los vehículos eléctricos de pila de combustible de hidrógeno (FCEV) jueguen un papel esencial. La descarbonización completa del transporte requerirá el desarrollo de vehículos cero-emisiones como los FCEVs y los BEVs (eléctricos). Se estima que la demanda de hidrógeno en 2025 en la Unión Europea será 120.00 toneladas/año.

El hidrógeno es un elemento masivamente utilizado, un combustible conocido y un vector energético limpio y eficiente. Además, es integrable con diversas energías renovables, existe ya un mercado, y su disponibilidad es inmediata. Por ello, la mayor barrera para su uso no es técnica, sino económica”, afirma Javier Brey, presidente de la AeH2.

El apartado más técnico sobre la obtención y aplicaciones del hidrógeno corrió a cargo de Emilio Nieto, director del Centro Nacional del Hidrógeno, quien explico el potencial de nuestro país como productor y exportador de hidrógeno verde.

Situación nacional

Por su parte, Jaime Berni Wennekers, Bulk & Onsite Iberian Product Manager de Air Liquide fue el encargado de mostrar la situación de España en el ámbito del hidrógeno.

En la actualidad, España cuenta con seis hidrogeneras (estaciones de repostaje de hidrógeno)  situadas en: Albacete, Huesca, Zaragoza, Puertollano y dos en Sevilla.  El Marco de Acción Nacional de Energías Alternativas en el Transporte prevé llegar a veinte estaciones en 2020 para facilitar la expansión de vehículos con esta tecnología.

El esfuerzo de los últimos años se traduce en más de 200 proyectos de I+D+i, más de 80 empresas participantes, más de 40 centros de investigación, universidades y Organismos Públicos de Investigación y más de 500 millones de euros en proyectos  de investigación.

A estas cifras, hay que sumar el volumen de negocio y empleo actual que alcanza los 71 millones de euros y 550 profesionales, respectivamente y se estima  que para 2030 las cifras se multipliquen hasta alcanzar los 227.000 puestos de trabajo y 22.000 millones de euros en cifras de negocio. A su vez, la no apuesta por el hidrógeno puede acarrear la destrucción de más de 800.000 puestos.

Situación Internacional

El ámbito internacional también ha sido analizado durante la jornada y Antonio González García-Conde, vicepresidente de la AeH2, ha sido el encargado de indicar las principales pautas.

En la actualidad, existen países con una clara apuesta  por la utilización del hidrógeno y con programas específicos de apoyo al desarrollo de la tecnología y a la industria. Destacan países como Estados Unidos, Japón, Corea, Alemania, Europa, Reino Unido o Canadá.

Por su parte, Europa, en su conjunto, cuenta con un Plan Estratégico Europeo de Tecnologías Energéticas que propone concentrar, reforzar e impulsar los esfuerzos europeos con el objetivo de acelerar la innovación en las tecnologías punta de baja emisión de carbono.

El objetivo de la Unión Europea para 2020 es recortar las emisiones de CO2 en un 20%, mejorar la eficiencia energética en otro 20% y que el 20% de la energía se que consuma proceda de fuentes renovables. En este sentido, la tecnología de pilas de combustible es clave para alcanzar estos objetivos.

Además, existe una alianza público-privada con la Comisión Europea con el objetivo de desarrollar la investigación y el desarrollo tecnológico del hidrógeno y pilas de combustible que cuentan con un presupuesto de 1,33 millones de euros.

Las empresas firmaron un volumen récord de acuerdos de compra de energía (PPAs) de energía verde en 2017. El aumento en la actividad fue impulsado por iniciativas de sostenibilidad y la creciente competitividad en costes de las energías renovables, tal y como recoge un nuevo informe de Bloomberg New Energy Finance (BNEF) sobre la actividad de compras corporativas a nivel mundial.

Un total de 5,4 GW de contratos de energía limpia fueron firmados por 43 empresas en 10 países diferentes en 2017, de acuerdo con BNEF en su primera publicación Corporate Energy Market Outlook. Esto representa un crecimiento respecto de los de 4,3 GW en 2016 y el récord previo de 4,4 GW en 2015, y ocurrió a pesar de los interrogantes sobre cómo la evolución política podría afectar las compras corporativas en EE.UU. y Europa, los dos mercados más grandes.

Las empresas han firmado contratos para comprar casi 19 GW de energía limpia desde 2008, una cantidad comparable a la capacidad de generación de Portugal, con un 76% de esta actividad desde 2015.

La mayor parte de esta actividad en 2017 ocurrió en EE.UU., donde las empresas firmaron 2,8 GW de acuerdos de compra de energía, un 19% más que en 2016. La más notable de estas transacciones fue el PPA de 200 MW de Apple con NV Energy para comprar electricidad al proyecto Techren Solar, el mayor acuerdo jamás firmado en EE.UU. entre una empresa y una compañía energética.

Europa también experimentó un año casi récord, con más de 1 GW firmado, alrededor del 95% de este volumen proviene de proyectos Holanda, Noruega y Suecia. En esos países, los mecanismos políticos permiten a los promotores obtener subsidios y, a la vez, otorgan a las empresas la capacidad de recibir certificados para cumplir con los objetivos de sostenibilidad. El mayor acuerdo fue el compromiso del productor de aluminio Norsk Hydro de comprar la mayor parte de la electricidad del parque eólico Markbygden Ett de 650 MW en Suecia, desde 2021 hasta 2039. Los mercados emergentes también experimentaron una nueva actividad, con la firma de los primeros PPAs corporativos en Burkina Faso, Eritrea, Egipto, Ghana, Namibia, Panamá y Tailandia.

La actividad en EE.UU. persiste a pesar de un clima político tumultuoso y una energía al por mayor barata. Se espera que se aplique una tarifa aún por determinar a la importación de módulos fotovoltaicos, lo que podría aumentar el coste de la generación solar. La falta de claridad sobre la severidad de esta tarifa significa que mientras tanto los promotores no pueden establecer precios de PPAs con empresas y otros compradores.

En Europa, se espera que el paquete de invierno de la UE lo haga para que los promotores que reciben subsidios de energía renovable ya no sean elegibles para recibir certificados, y en su lugar tendrán que adquirirlos a través de una subasta obligatoria. Si se aplican estas políticas a ambos lados del Atlántico, podrían afectar los cálculos económicos de las empresas interesadas en comprar energía limpia.

BNEF espera que los volúmenes crezcan aún más en 2018, superando el nivel de actividad récord de 2017. Los compromisos por parte de las empresas de utilizar electricidad renovable, incluidos los realizados a través de la campaña RE100, siguen siendo la fuente de demanda más prometedora.

Unas 35 nuevas empresas se adhirieron a la iniciativa RE100 en 2017, con varias oficinas centrales en mercados menos desarrollados para las compras corporativas, como Japón y Singapur. RE100 reúne a las empresas que se comprometen a obtener el 100% de su electricidad a partir de fuentes renovables en el futuro. El número total de miembros de RE100 llegó a 119 a fines del año pasado. En 2016, estas compañías consumieron 159 TWh de electricidad en todo el mundo, casi el equivalente al consumo de electricidad de Suecia.

Latinoamérica y Asia son dos mercados de compras corporativas históricamente inactivos que se espera que atraigan una gran actividad en 2018 y en los próximos años. En México, las empresas privadas ahora pueden firmar PPAs bilaterales con los promotores, y también se espera que los principales compradores cumplan con los mandatos de energía limpia, una vez que comience un nuevo mercado de certificados en 2018. Los grandes consumidores en Argentina ahora son elegibles para comprar energía limpia directamente de los promotores, en lugar de solo la compañía eléctrica nacional.

En Asia, la mayoría de los 3,2 GW de contratos PPA externos firmados desde 2008 han estado en India. La energía renovable barata resultante de las subastas competitivas, junto con una red no fiable, han llevado a numerosas empresas indias y multinacionales a firmar acuerdos de compra de energía, a pesar de que solo tres empresas indias formaban parte de la campaña RE100.

En Australia, donde las empresas firmaron acuerdos de compra de energía por más de 400 MW en 2017, la energía al por mayor cara y la disponibilidad de certificados de energía renovable han aumentado el incentivo económico para fijar precios de electricidad renovables relativamente baratos a largo plazo.

Sin embargo, Japón y China continúan teniendo pocas oportunidades de adquisiciones corporativas debido a las barreras regulatorias, aunque ambos están sometidos a reformas del mercado energético que cambiarán las cosas rápidamente. En China, las empresas han construido aproximadamente 7 GW de proyectos solares para el autoconsumo in situ desde 2010, aprovechando los bajos costes y los generosos subsidios para el balance neto. La mayoría de estos proyectos son propiedad de un tercero y tienen un acuerdo de compra de energía a largo plazo con un comprador externo.

La mayoría de las compañías en Asia no están familiarizadas con el concepto de compras corporativas: de los 119 miembros de RE100, solo ocho tienen su sede en esta región“, dijo Justin Wu, Responsable para Asia-Pacífico de BNEF. “Pero todo esto está por cambiar a medida que las corporaciones multinacionales extienden sus promesas de sostenibilidad a sus cadenas de suministro con sede en Asia y sus competidores asiáticos comienzan a ver la necesidad de seguir su ejemplo. No pasará mucho tiempo antes de que las empresas asiáticas intenten aprovechar las grandes cantidades de energía renovable que ya están desplegadas en sus mercados nacionales.

La Fundación Renovables considera que, pese a las evidentes mejoras de los textos propuestos por la Comisión en el llamado paquete de invierno (directiva de renovables, de eficiencia energética y de Gobernanza de clima y energía), lo aprobado por el Parlamento Europeo el pasado miércoles resulta claramente insuficiente para la descarbonización de la energía que requiere la lucha contra el cambio climático y que la Unión Europea venía haciendo suya en documentos como la Hoja de Ruta 2050. Consideramos que el texto final que resulte de la negociación que ahora se abre entre Parlamento, Consejo y Comisión supondrá en cualquier caso un freno y no el decidido impulso que exige esta tarea plasmada en el Acuerdo de París.

Si el objetivo inicial propuesto por la Comisión Europea en 2014 (hecho suyo por el Consejo) de un 27% de renovables para 2030 podía calificarse de ridículo y disparatado, el 35% aprobado ahora por una amplia mayoría del Parlamento (gracias al loable esfuerzo del ponente José Blanco) debe considerarse como un escenario tendencial si tenemos en cuenta el impresionante descenso del coste de las tecnologías renovables y que seguro se alcanzará solo por la dinámica del mercado. La falta de ambición se percibe clamorosamente en la ausencia de objetivos vinculantes para cada uno de los estados, carencia que pone evidentemente en riesgo la consecución del objetivo conjunto. Algo similar cabe señalar del objetivo de mejora de la eficiencia energética que se queda en un 35% aunque se había barajado la posibilidad de llegar a un 40%.

Lo que la Fundación Renovables reclama de los dirigentes europeos es poner los mecanismos necesarios para acelerar la transformación de nuestro modelo energético dando prioridad a la eficiencia y las renovables para reducir de forma drástica las emisiones de gases de efecto invernadero. Esta labor requiere hacer desde ahora, cuando ya estamos percibiendo día a día los efectos del calentamiento global, el mayor esfuerzo posible en esa dinámica de cambio y no confiar en que los objetivos fijados para 2050 puedan conseguirse con un acelerón final en la década previa. Esta es la razón por la que en nuestras propuestas de política energética, “La energía como vector de cambio para una nueva economía, una nueva sociedad”, la Fundación reclamaba un objetivo del 50% que considera lo más realista para poder contribuir desde Europa a lograr que la temperatura media del planeta no aumente más allá del 1,5 grados a mitad de siglo.

Como aspecto positivo cabe destacar que el Parlamento Europeo ha puesto un límite a la utilización de los biocombustibles de primera generación como el aceite de palma con el que se pretendía forzar el cumplimiento de los objetivos renovables con un recurso que claramente no es sostenible.

También en esta línea debemos de hacer mención a la aprobación explícita, pese a la postura defendida por el gobierno español, de mecanismos que dificulten disposiciones retroactivas contra las inversiones realizadas por los ciudadanos en el ámbito renovable, como requisito imprescindible para dar certidumbre a las medidas de apoyo que los gobiernos vayan tomando, evitando situaciones retroactivas tan insólitas como dañinas, tales como las vividas en España en los últimos años.

Por último, la Fundación Renovables lamenta que los eurodiputados del PP votaran en contra de lo que votó el grupo popular europeo. Su soledad y aislamiento en estas votaciones son reflejo de las disparatadas tesis que el Ministro de Energía, Álvaro Nadal, está imponiendo en el Gobierno pese al discurso del Ministerio de Medio Ambiente que reconoce la necesidad de actuar contra el Cambio Climático. Es inconcebible como España, a pesar de ser entre los grandes el país de la UE con mayor dependencia energética, sigue apostando por mantener el estatus del gas, el carbón y petróleo en una apuesta que va contra el sentido común.

En cuanto el autoconsumo, que recibe un claro espaldarazo con la directiva de renovables cabe felicitarse de que los europarlamentarios hayan aprobado mayoritariamente los cambios introducidos por la comisión parlamentaria para asegurar que los consumidores que producen electricidad pueden consumirla, así como instalar sistemas de almacenamiento, “sin tener que pagar impuestos o tasas por ello”. El despropósito que supone el “impuesto al sol” en nuestro ordenamiento queda explícitamente desautorizado por los parlamentarios y parece difícil que el Consejo haga suya la defensa numantina que de esta aberración hace el ministro de Energía, Álvaro Nadal, quien hace pocas semanas ha presentado como respaldo del Consejo de Ministros de la Energía lo que fue solo un silencio a su defensa.

0 0

El Banco Europeo de Inversiones (BEI) apoyará el desarrollo de nuevas infraestructuras de distribución gas en España con una financiación de 125 millones de euros a través de un préstamo con Redexis Gas. El acuerdo ha sido firmado hoy en las Islas Canarias, a donde irán destinadas una parte importante de las inversiones facilitadas por esta financiación del BEI.

El préstamo y las inversiones tienen el objetivo de extender y mejorar las redes de distribución de gas en España. El proyecto de Redexis Gas cuenta con el apoyo del Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas (FEIE), el principal pilar del Plan de Inversiones para Europa de la Comisión Europea, conocido como el «Plan Juncker».

El acuerdo ha sido firmado hoy en Las Palmas de Gran Canaria por el vicepresidente del BEI, Román Escolano y el presidente ejecutivo de Redexis Gas, Fernando Bergasa, en presencia de Pedro Ortega, consejero de Economía de la Comunidad Canaria, región a la que irá destinada una parte importante de las inversiones que se financian bajo estos préstamos.

La financiación facilitada por el BEI permitirá a Redexis Gas desarrollar nuevas redes de distribución en 11 comunidades autónomas, cinco de ellas son regiones de convergencia, con el objetivo de suministrar gas a un mayor número de ciudadanos, negocios e industrias. En concreto, Redexis Gas ampliará su red de distribución de gas canalizado con 845 nuevos kilómetros y 115.000 nuevos puntos de conexión. El acuerdo tendrá también un impacto positivo en el empleo: el proyecto requerirá la contratación de 2.400 personas durante la fase de ejecución.

Además de extender la red de distribución del gas canalizado en España, las inversiones de Redexis Gas financiadas por el BEI permitirán reducir la dependencia de fuentes de energía más contaminantes, contribuyendo, de esta forma, a reducir las emisiones de CO2. El proyecto financiado se destinará en parte a financiar la construcción por parte de Redexis Gas, en el periodo 2018-2019, de nuevas redes de gas canalizado que permitirán llevar el gas a 8 municipios sin acceso, hasta ahora, a esta fuente de energía. Para asegurar el suministro, dos islas, Tenerife y Gran Canaria, dispondrán en total de 8 nuevas plantas de aire propanado.

Gracias al apoyo del Plan de Inversiones para Europa, esta línea de financiación ayuda a fomentar proyectos que, por su estructura o naturaleza, contribuyen a aumentar el crecimiento económico, la innovación y la generación de empleo.

En el acto de firma, el vicepresidente del BEI, Román Escolano ha afirmado: «con el acuerdo que hoy ratificamos, el BEI da un paso más en sus esfuerzos para asegurar la calidad y sostenibilidad de fuentes de energía en España y, en particular, en las Islas Canarias. Gracias a este proyecto, miles de hogares y empresas del archipiélago podrán beneficiarse de un suministro de energía más estable y adaptado a las necesidades de las Islas, al tiempo que se avanza en la lucha contra el cambio climático».

El comisario europeo de Energía, Miguel Arias Cañete: “Me complace ver cómo el BEI continúa apoyando inversiones en infraestructura energética, clave para crear en Europa una Unión de la Energía. Acabar con el aislamiento energético de la Península Ibérica es una de las prioridades de la Comisión Europea, pero para ello es preciso mejorar primero la interconexión dentro de España. Gracias a la construcción de estas redes de distribución, aseguraremos un mercado energético español más seguro, asequible y sostenible para todos los ciudadanos.”

COMEVAL