Monthly Archives: julio 2018

Solarwatt, fabricante de sistemas fotovoltaicos integrados, e Implica-T, empresa de ingeniería especializada en energías renovables, se unen con el objetivo de liderar en la Comunidad Valenciana la transición a un modelo energético basado en el autoconsumo fotovoltaico. La energía solar fotovoltaica se ha convertido en un punto de especial interés para esta Comunidad dadas las óptimas condiciones naturales para su implantación y, en general, para el impulso de las energías renovables que permitan avanzar en la transición energética.

El acuerdo al que han llegado Solarwatt e Implica-T tiene por objetivo diseñar e instalar sistemas de autoconsumo fotovoltaico doméstico o comercial en las provincias de Valencia y Castellón. Por su parte, Implica-T será quien abandere los productos de Solarwatt en esa parte del territorio con la instalación a lo largo de 2018 de sistemas de autoconsumo directo o con batería. Solarwatt se prestará apoyo y formará a su nuevo partner en asuntos técnicos y comerciales.

Comercialización de la tecnología de Solarwatt

Implica-T comercializará así soluciones de autoconsumo con tecnología Solarwatt. Entre los productos que ofrece Solarwatt destaca la nueva batería inteligente MyReserve que, con las recientes novedades que incorpora y por su arquitectura modular, es escalable hasta rendimientos aptos para uso comercial (60 kW). Además, esta batería ya puede trabajar como back up gracias al nuevo inversor Fronius y puede instalarse en exterior.

Se trata de un producto de alta tecnología con la mayor garantía de rendimiento y durabilidad, cubriendo 10 años sin límite de ciclos de carga-descarga, al final de los cuales, cargará al menos un 80% de su capacidad nominal inicial. En cuanto a los módulos, Implica-T dispondrá ya de la nueva tecnología inteligente (smart modules) que, gracias a un medidor individual, evita el impacto en todo el string cuando uno de los módulos deja de funcionar o lo hace de manera defectuosa o insuficiente. Los módulos Solarwatt vidrio-vidrio son prácticamente irrompibles y tienen una garantía de 30 años. Al final de ellos, su rendimiento no bajará del 87% de su potencia nominal inicial.

Durante junio de 2018 se han matriculado 1.356 vehículos eléctricos puros (BEV) y 911 híbridos enchufables (PHEV), lo que supone un acumulado en los seis primeros meses del año de 6.890 eléctricos puros y 2.671 híbridos enchufables.

Estas cifras suponen crecimientos del 123% y del 137% en BEV y PHEV, respectivamente, en relación con el mismo periodo del año pasado.

Por marcas en turismos, SMART destaca en ventas de eléctricos puros con 78 unidades y en furgonetas lo hace Nissan, con 37 vehículos de su eNV200.

En ciclomotores, destaca Gogoro, con 548 unidades matriculadas, que se suman a las 300 del pasado mes de mayo, para ar cobertura al motosharing de COUP en Madrid.

En motocicletas, la firma SILENCE sigue liderando el rango con 140 unidades matriculadas el pasado mes.

Por provincias, Madrid acumula en los seis primeros meses de 2018 un total de 2.546 vehículos entre turismos (1.033), furgonetas (352), Quads (1), Cuadriciclos (20), Ciclomotores (1.086), Motocicletas (53) y Camiones ligeros (1)

Barcelona continúa el ránking de provincias con 2.062 matriculaciones de vehículos eléctricos puros entre turismos (474), furgonetas (147), Cuadriciclos (22), Ciclomotores (790) y Motocicletas (629).

En cuanto a híbridos enchufables destaca en turismos Kia, con 382 vehículos, fruto del despliegue del Carsharing WiBLE, y un sorprendente crecimiento de Mini hasta alcanzar las 150 unidades en Junio, cuando en Mayo solo contabilizó 11 matriculaciones.

Por provincias, Madrid lidera el ranking de acumulaciones de matriculaciones de híbridos enchufables en 2018 con 1.712 unidades, seguida de Barcelona con 274 vehículos.

0 0

Un nuevo informe, ‘The Power of Onshore Wind‘ de los consultores de energía renovable BVG Associates (BVGA) ha demostrado que adjudicar contratos por 5 GW de nueva energía eólica terrestre entre 2019 y 2025 podría ofrecer un retorno neto a los consumidores de Reino Unido de 1.600 M£. El informe cuenta con el respaldo de ScottishPower Renewables, Vattenfall, Innogy y Statkraft.

El análisis considera cinco subastas nuevas de Contratos por Diferencia (CfD, por sus siglas en inglés) realizadas a partir de 2019 y a intervalos de 18 meses a partir de entonces. Cada una de una capacidad máxima de 1 GW.

Las previsiones muestran que los costes de los nuevos proyectos eólicos en tierra caerán por debajo del precio de electricidad mayorista pronosticado por el Gobierno a partir de 2023, ofreciendo un beneficio neto para los consumidores de electricidad de Reino Unido.

En las cinco subastas, se espera que el 86% de los proyectos por capacidad se construirán en Escocia y el 12% en Gales. En Inglaterra se construirá menos del 2% compuesto por proyectos de pequeña escala (menos de 50 MW) de un tipo desarrollado típicamente por las comunidades.

Alrededor de 18.000 empleos cualificados serán generados durante los años pico de la construcción, con 8.500 personas empleadas en empleos cualificados a largo plazo cuando todos los parques eólicos estén funcionando. Se prevé que el 60% de los empleos se crearán en Escocia, el 17% en Gales y el 23% en Inglaterra.

Un claro compromiso con cinco subastas estimularía la inversión en la cadena de suministro, aumentando la ya elevada proporción de contenido de Reino Unido en los proyectos a casi el 70%. Las mayores oportunidades se encuentran en la fabricación de torres y palas, la renovación parcial y el desarrollo de equipos de instalación en Reino Unido.

0 0

La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía y Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA) participan, junto a otros seis socios, en el proyecto europeo ICT-BIOCHAIN, financiado por la iniciativa conjunta BioBased Industries (BBI), en el marco de Horizonte 2020 para impulsar la digitalización de las cadenas de suministro de biomasa. La reunión de lanzamiento del proyecto se celebró a finales de junio en Bruselas (Bélgica).

La biomasa es un recurso biológico renovable que puede utilizarse como fuente de compuestos químicos, bioquímicos y bioenergía que sustituyan a aquellos basados en el petróleo y sus derivados, favoreciendo así el desarrollo de la bioeconomía.

El proyecto ICT-BIOCHAIN cuenta con un presupuesto cercano a 1 millón de euros, con plazo de ejecución de dos años y un incentivo de casi 950.000 euros aportado por la iniciativa conjunta Bio-Based Industries Joint Undertaking (BBI JU) en el marco del programa europeo para la innovación e investigación Horizonte 2020 (H2020).

Liderado por la Consejería de Agricultura de la Junta de Andalucía, el proyecto ICT-BIOCHAIN cuenta con 8 socios de 5 países europeos (España, Irlanda, Finlandia, Alemania y Reino Unido), entre los que se encuentran el prestigioso instituto alemán de investigación aplicada Fraunhofer y el también reconocido centro de investigación finlandés VTT.

En 2016, la UE seleccionó 6 “regiones modelo de demostración” para liderar el camino hacia la producción de químicos sostenibles, entre las que se encuentran Andalucía y sudeste de Irlanda. El proyecto ICT-BIOCHAIN utilizará Andalucía y el sudeste de Irlanda como regiones piloto para desarrollar Digital Innovation Hubs o centros de innovación digital que promuevan la aplicación de las TIC, la IoT (internet de las cosas) y la industria 4.0 a las cadenas de suministro de biomasa, de forma que ésta resulte más sostenible y a precios competitivos, lo que ayudará al despliegue de la bioeconomía en la Unión Europea.

El proyecto ICT-BIOCHAIN construirá redes con otras regiones clave para el desarrollo de la bioeconomía europea, proporcionando una hoja de ruta y capacitación que promueva la implantación de más centros digitales de innovación para el sector de base biotecnológica en Europa.

El término bioeconomía hace alusión a una economía derivada de la producción de recursos biológicos renovables y la conversión de estos recursos y los flujos de residuos en productos con valor añadido, como piensos, bioproductos o bioenergía. La bioeconomía se ha convertido en un concepto clave para un desarrollo sostenible y surge como respuesta a los diferentes retos a los que la sociedad actual debe hacer frente, como la garantía de suministro y reparto justo de los alimentos, la mitigación de los efectos del cambio climático y la reducción de la dependencia de combustibles fósiles.

Estrategia Andaluza de Bioeconomía

El proyecto ITC-Biochain entronca directamente con la apuesta del Gobierno andaluz por una cuestión que tiene su plasmación última en la Estrategia de Bioeconomía Circular 2030, que en la actualidad se encuentra en fase de información pública. Se trata de una herramienta que da respuesta a grades desafíos tales como la alimentación de una población creciente, garantizar el suministro y reparto justo de los alimentos o la mitigación de los efectos del cambio climático y la reducción de la dependencia de combustibles fósiles.

Con un marco temporal hasta 2030 y un presupuesto de 1.478 millones de euros, la Estrategia de Bioeconomía plantea un total de 39 actuaciones, entre las que destacan la puesta en marcha de un clúster de bioeconomía y la creación de una comisión interdepartamental para el impulso y seguimiento de medidas y acciones. A esto se unen la creación de un observatorio de bioeconomía, el desarrollo de una metodología para cuantificar y cualificar los recursos biomásicos, la creación de un distintivo para identificar los productos y procesos de la bioeconomía y la apertura de un sitio web específico.

Quién es quién en el proyecto

La BBI JU, entidad que financia el proyecto, es un partenariado público privado (Public-Private Partnership o PPP por sus siglas en inglés) que aglutina a la Comisión Europea y las principales industrias europeas relacionadas con la bioeconomía y que dispone de un presupuesto propio para movilizar proyectos, financiado en parte por capital privado y en parte por el programa marco H2020 de la UE. En este partenariado público-privado, la industria está representada a través del consorcio BIC (BioIndustries Consortium), del que CTA es miembro desde 2017.

En el proyecto ICT-BIOCHAIN, CTA desarrolla un papel de facilitador regional para la implementación del Digital Innovation Hub en colaboración con la Consejería de Agricultura, coordinara del proyecto, y promoverá su funcionamiento para que resulte fructífero.

Los socios del proyecto son:
– Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía – España
– Fundación Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA – España)
– Irish Bioeconomy Foundation CLG – Irlanda
– Institute of Technology Tralee – Irlanda
– Teknologian Tutkimuskeskus VTT Oy – Finlandia
– Fraunhofer Gesellschaft – Alemania
– Sustainable Innovations Europe SL – España
– University of Strathclyde – Reino Unido

Gamesa Electric será la empresa suministradora de las estaciones fotovoltaicas para seis proyectos fotovoltaicos que Opdenergy construirá en España. La potencia total de estas plantas fotovoltaicas suma 300 MW.

Para cada uno de estos proyectos, Gamesa Electric entregará nueve estaciones solares fotovoltaicas de 5,2 MVA. Cada una de ellas incluye dos inversores solares Gamesa E-2.5 MVA-SB-I de alta eficiencia y 1.500 Vdc, que registra uno de los mayores rendimientos del mercado (99% de rendimiento máximo; 98.8% de rendimiento europeo). Además, se incluyen el transformador elevador y la celda de protección, así coma la línea de media tensión.

gamesa_opde-2Todo ello viene integrado en una solución de contenedor de hormigón, con todas las interconexiones realizadas y probadas en fábrica, lo que permite una mayor facilidad en la instalación y montaje en campo.

Los seis proyectos se empezarán a construir previsiblemente a finales de este año. De ellos 200 MW forman parte de las subastas de energías renovables celebradas en 2017, con el compromiso de su puesta en marcha antes del fin de 2019.

COMEVAL