Monthly Archives: enero 2019

Foto cortesía de / Image courtesy of: ContourGlobal.

Wärtsilä se ha adjudicado el contrato de un proyecto integrado de almacenamiento de energía de 6 MW para la isla caribeña de Bonaire. El proyecto de energía híbrida de ingeniería, adquisición y construcción (EPC) incluye tanto el hardware, que consiste en baterías e inversores, como el sistema GEMS, el software de gestión energética de Greensmith Energy, filial de Wärtsilä. El pedido con ContourGlobal Bonaire, subsidiaria de ContourGlobal con sede en Londres, se realizó en el cuarto trimestre de 2018.

El sistema de almacenamiento de energía permitirá a Bonaire, parte de las Antillas Holandesas, aumentar su uso de energías renovables como eólica y solar. Con el fin de integrar más energía renovable y su naturaleza intermitente, la solución de almacenamiento de energía de Wärtsilä proporcionará la estabilidad y fiabilidad de red requeridas para la isla. La solución de almacenamiento de energía también evitará situaciones en las que la generación a partir de fuentes renovables tendría que reducirse.

El proyecto integrará múltiples activos de generación, incluidos todos los activos existentes de generación de energía, almacenamiento de energía, energía eólica y solar de la isla. El software GEMS controlará la red aislada de Bonaire, una isla de 19.000 habitantes. El trabajo en el proyecto EPC de Wärtsilä ha comenzado y se espera que finalice el próximo mes de abril.

La plataforma de software GEMS de Greensmith ofrece la gama más amplia de aplicaciones de almacenamiento de energía para optimizar el almacenamiento de energía, a menudo integrada con una creciente variedad de activos de generación térmica y renovable.

Las empresas compraron una cantidad récord de energía limpia a través de acuerdos de compra de energía, o PPAs, en 2018, rompiendo el récord anterior establecido en 2017. Los puntos destacados incluyeron una ola de pequeños compradores corporativos de energía que agregaron sus compras, y los primeros acuerdos corporativos de compra energía limpia en mercados como Polonia.

BloombergNEF (BNEF) desvela en su informe 1H 2019 Corporate Energy Market Outlook, que 121 empresas en 21 países diferentes firmaron aproximadamente 13,4 GW de contratos de energía limpia en 2018, superando los 6,1 GW de 2017. Esto posiciona a las empresas junto con las compañías energéticas como los mayores compradores de energía limpia a nivel mundial.

Las empresas han firmado contratos para comprar más de 32 GW de energía limpia desde 2008, una cantidad comparable a la capacidad de generación de Holanda. El 86% de esta actividad viene desde 2015 y más del 40% solo en 2018.

Más del 60% de la actividad mundial en 2018 ocurrió en EE.UU., donde las empresas firmaron acuerdos para adquirir 8,5 GW de energía limpia, casi el triple de la cantidad firmada en 2017. México y Brasil también experimentaron un crecimiento en las compras corporativas, completando 9,1 GW de energía limpia comprada por empresas en la región de las Américas en 2018.

Facebook encabezó el contingente de compradores de energía corporativos con experiencia en EE.UU., comprando más de 2,6 GW de energías renovables a nivel mundial en 2018, principalmente con empresas energéticas en mercados regulados de EE.UU. a través de programas conocidos como tarifas ecológicas. Esta cantidad superó en tres veces al siguiente mayor comprador corporativo de energía, AT&T. ExxonMobil se convirtió en la primera petrolera en firmar un PPA de energía limpia para sus propias operaciones, comprando 575 MW de energía solar y eólica en Texas.

bnef_ppas
Volúmenes de PPAs corporativos a nivel global. Fuente: BloombergNEF.

En EE.UU., una característica importante fue el surgimiento de nuevos y más pequeños compradores corporativos de energía limpia. En 2018, unas 34 nuevas empresas firmaron sus primeras PPA de energía limpia, representando el 31% de la actividad total en EE.UU. Estas empresas agregan su demanda de electricidad para aprovechar las economías de escala de los grandes proyectos de energía solar y eólica. En muchos casos, se benefician al asociarse con un comprador más grande y más experimentado, que puede ofrecer un balance más sólido y experiencia en matices legales y contables al firmar un PPA.

El modelo de agregación anuncia una nueva generación de compradores corporativos de energía limpia. Estas empresas ya no necesitan abordar las complejidades de la adquisición de energía limpia por sí solas. Pueden compartir los riesgos asociados con el crédito y la volatilidad del mercado energético con sus socios.

En la región de Europa, Medio Oriente y África (EMEA), las empresas también compraron volúmenes récord de energía limpia, firmado ofertas por 2,3 GW y duplicando la cantidad de 1,1 GW firmada en 2017. Los países nórdicos fueron una vez más el punto caliente para esta actividad, con empresas atraídas por los importantes recursos eólicos y el apoyo crediticio de los organismos gubernamentales. Los productores de aluminio Norsk Hydro y Alcoa Corp compraron la mayor cantidad de energía limpia en Europa en 2018, pero la región también vio actividad de empresas tecnológicas multinacionales como Facebook, Amazon y la filial de Alphabet, Google.

Varios países europeos que vieron poca o ninguna actividad de compras corporativas en 2017 aumentaron su interés en 2018. Se firmaron acuerdos corporativos de compra de energía por primera vez en Polonia, y solo la segunda vez en Dinamarca y Finlandia. También hubo nuevos acuerdos firmados en el Reino Unido, después de una pausa después de la expiración de un programa nacional de subsidios. Varias solicitudes de propuestas y cambios en la política sugieren que también se abran nuevos mercados en Alemania y Francia.

En la región de Asia-Pacífico (APAC), todavía un mercado incipiente para la adquisición corporativa, las empresas firmaron un récord de 2 GW de PPAs de energía limpia, más que los dos años anteriores juntos. Casi toda esta actividad ocurrió en India y Australia, con aproximadamente 1,3 GW y 0,7 GW de energía limpia comprada, respectivamente. Ambos mercados permiten a las empresas comprar energía limpia a gran escala a través de acuerdos de compra de energía externos, lo que los convierte en una rareza para la región.

La demanda aún supera con creces a la oferta en el resto de la región APAC, aunque cambios recientes en varios mercados sugieren un posible aumento importante en la actividad. Los mecanismos de PPA corporativos externos ahora están disponibles en nueve provincias de China, y la inminente aprobación de un estándar de cartera renovable dará a más de 30,000 grandes empresas industriales y comerciales objetivos de electricidad renovable. En Japón, la tercera subasta de certificados no fósiles del país hizo que las empresas compraran 21 TWh, triplicando la actividad combinada en las dos primeras subastas. Trece empresas en Japón también han establecido 100 objetivos de electricidad renovable, más que el resto de la región APAC en conjunto.

La señal más saludable de un crecimiento continuo a nivel global de las adquisiciones corporativas es la creciente alianza de empresas que establecen compromisos de energía limpia y sostenibilidad. Una de esas campañas, conocida como RE100, que contaba con cerca de 160 signatarios a finales de 2018 que han establecido objetivos de electricidad 100% renovable, tiene empresas domiciliadas en 23 mercados diferentes. En conjunto, estas compañías consumieron aproximadamente 189 TWh de electricidad en 2017, equivalente al consumo de electricidad de Egipto.

BNEF estima que estas compañías necesitarán comprar 190 TWh adicionales de electricidad limpia en 2030 para cumplir con los objetivos de RE100. Si este déficit se satisface con las PPA solares y eólicas externas, catalizaría un estimado de 102 GW de nueva generación solar y eólica a nivel mundial, mayor que el tamaño de la flota de generación eléctrica de Reino Unido en 2017.

Un año más, Vaillant participará en la próxima edición del Salón Internacional de Aire Acondicionado, Calefacción, Ventilación, Frío Industrial y Comercial – Climatización & Refrigeración 2019- que se celebrará en Ifema (Madrid) del 26 de febrero al 1 de marzo.

La marca alemana estará presente con un stand, mayor que en ediciones pasadas, en el Pabellón 10 (Stand 10D16), en el que mostrará la amplia gama de soluciones con bomba de calor que los profesionales tienen a su disposición para ofrecer las soluciones de clima-tización más eficientes y sostenibles.

Vaillant, como proveedor integral de soluciones de climatización, ha destacado en los últi-mos años por ofrecer los sistemas más eficientes e innovadores, para diferentes tipos de edificios, capaces de obtener el mayor aprovechamiento de las energías renovables.
Algunos ejemplos de estos sistemas se podrán ver en su stand, como las soluciones con geotermia y aerotermia para instalaciones centralizadas o la hibridación de bomba de calor con energía solar fotovoltaica, que proporciona la máxima eficiencia en autoconsumo, entre otros.

Además, la marca aprovechará su presencia en el certamen para dar a conocer algunos de los lanzamientos que tiene previstos este 2019, entre los que destacan herramientas que facilitan el trabajo de los profesionales o la nueva bomba de calor de ACS y un nuevo equipo de ventilación, entre otros

0 0

El consumo eléctrico de las grandes y medianas empresas en diciembre ha descendido un 3% respecto al mismo mes del año anterior, según los datos del Índice Red Eléctrica (IRE). Desglosado por sectores, el consumo industrial ha descendido un 3% y el de los servicios un 2,4%. En el cálculo de estos datos se han tenido en cuenta los efectos de la composición del calendario y la evolución de las temperaturas.

Comparado con diciembre del 2017, y si nos centramos en las cinco actividades con mayor consumo eléctrico, la demanda de la metalurgia ha descendido un 3,7% y la industria química un 7%; la fabricación de otros productos minerales no metálicos ha aumentado un 4,4%, y la industria de la alimentación un 2,8%; mientras que la industria del papel ha descendido un 0,1%.

Las actividades que más han aportado al consumo de las grandes empresas durante este mes han sido la fabricación de otros productos minerales no metálicos con un aumento del 4,4%, la industria de la alimentación (2,8%), el suministro de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado (8,7%), otras industrias extractivas (4,1%), y el comercio al por mayor e intermediarios del comercio excepto de vehículos de motor y motocicletas (1,5%).

Si se observan los datos de los últimos doce meses, el consumo eléctrico de estas empresas, corregidos los efectos de la laboralidad y las temperaturas, ha descendido un 1,3% respecto al mismo periodo del año anterior. Por sectores, el consumo de la industria ha descendido un 2,5% y el de los servicios ha aumentado un 0,6%.

Todos los datos de consumo eléctrico de cada una de las actividades económicas se pueden consultar con más detalle en la sección del IRE en la web de Red Eléctrica.

El IRE es un indicador cuyo objetivo es facilitar información sobre la evolución del consumo eléctrico del conjunto de las grandes y medianas empresas, entendidas como aquellas que tienen una potencia contratada superior a 450 kilovatios. Las medidas se recogen en más de 23.400 puntos de alrededor de 13.900 empresas. El consumo que representa el IRE supone en torno al 45% de la demanda eléctrica total, correspondiendo el resto de la demanda a consumidores residenciales y otros tipos de consumo.

El Presidente de la Fundación Renovables, Fernando Ferrando, defendió el día 24 ante la Ponencia encargada de las relaciones con el Consejo de Seguridad Nuclear en el Congreso de los Diputados el cierre programado de todas las centrales nucleares antes de 2024. En esta línea, trasladó a sus miembros su preocupación por la posibilidad de que el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, que el Gobierno prevé enviar a Bruselas en los próximos días, posponga el cierre total de las centrales nucleares hasta el año 2035, lo que supondría alargar la vida útil de algunas de estas instalaciones más allá de los 40 años, posibilidad, citada por varios medios en los últimos días.

Durante su comparecencia, convocada para el estudio del Informe de las actividades realizadas por el CSN durante el año 2017, tuvo la oportunidad de exponer las propuestas de la Fundación Renovables en torno a la cuestión nuclear y responder a los distintos planteamientos expuestos por los representantes de los Grupos Parlamentarios tras su intervención. Fernando Ferrando explicó que la Fundación Renovables propone el cierre programado de todas las centrales nucleares antes de 2024 porque son insostenibles, medioambientalmente no asumibles y no competitivas para la sociedad.

La aportación nuclear -en torno a los 50 TWh- puede ser sustituida perfectamente por electricidad producida con las fuentes de energía renovables ya planificadas: las subastas celebradas en 2016 y 2017 (8.737 MW) y la propuesta del Gobierno de subastar 3.000 MW/año. En cualquier caso, desde la Fundación Renovables queremos manifestar que los objetivos del Gobierno -tanto en subastas como en autoconsumo y en electrificación de la demanda- son poco exigentes y que España debería tener un compromiso mayor no solo para alcanzar el desarrollo renovable deseado sino también para cumplir con los compromisos de la Unión Europea.

Además, la Fundación Renovables apuesta por que la propuesta de cierre lleve implícita una auditoría técnica sobre el estado de la central y la definición de la fecha de cierre en función de la generación de residuos, criterios de seguridad y la viabilidad de su almacenamiento. A estos efectos, los propietarios tienen que asumir todos los elementos de coste en cuanto a cobertura de riesgos y a las dificultades de gestionabilidad, así como las inversiones necesarias para mantener el máximo grado de seguridad.

La energía nuclear no debe formar parte del escenario energético deseable para España. Si lo es para el sector eléctrico es por que disfrutan de un régimen de funcionamiento y de no asunción de costes no equitativo con otras fuentes con las que deberían competir. En primer lugar, los riesgos que implica la radiactividad se incrementan a medida que envejecen las instalaciones. La vida media de las centrales en España va de los 31 años de Trillo a los 39 de Almaraz I. Mientras tanto, las inspecciones en centrales de países como Francia y Alemania han provocado el cierre de algunas de estas centrales o el abandono de esta tecnología.

A todo ello hay que añadir la aparición de riesgos provocados por fenómenos naturales y por la amenaza de atentados terroristas frente a la cada vez mayor vulnerabilidad de los sistemas y la inoperancia de los organismos de control y supervisión, sin mencionar el problema de los residuos, cuya vida radiactiva es de tal magnitud que no permite su control y sí el traspaso a generaciones venideras.

Por otra parte, la Fundación Renovables critica que la gestión y garantía del tratamiento de residuos actual esté enmarcada en el Plan General de Residuos Radioactivos elaborado y aprobado en 2006. Es difícilmente comprensible que este Plan no haya sido actualizado cuando desde 2006 se han producido sucesos de vital importancia como el desmantelamiento de Zorita, el accidente de Fukushima, el efecto de la bajada de tipos de interés por la crisis económica o la reducción de la demanda de electricidad, entre otros.

El resultado es que el Tribunal de Cuentas en 2015 identificó un desfase no dotado por parte de las empresas propietarias de las centrales a ENRESA, encargada de gestionar el fondo para los desmantelamientos, de 1.500 millones de euros (M€). A finales de 2017 el monto disponible era de 5.326 M€, una cantidad claramente insuficiente para asumir los costes derivados de la gestión de residuos y el desmantelamiento que conlleva el cierre de las centrales. Esta situación conduce, tal y como señala la Ley 15/2012 de 27 de diciembre sobre medidas fiscales para la sostenibilidad energética (preámbulo, apartado III), a que estas cargas recaigan en la sociedad.

La Fundación Renovables también ha denunciado la falta de control por parte de los organismos de supervisión -CSN, ENRESA, CNMV y CNMC-, cuya laxitud en el papel que desempeñan supone un elemento de riesgo adicional. Ha pedido que el funcionamiento de las centrales nucleares sea intervenido hasta que se cierren y que estos organismos controlen, además de su operación, su contabilidad analítica y financiera. Se trata de procurar que las cargas económicas que pudieran recaer en la sociedad no sean mayores de lo que debieran.

Volkswagen Vehículos Comerciales refuerza su apuesta por el Gas Natural Comprimido (GNC) firmando un acuerdo con Gasnam. Con este acuerdo, la marca establece su férreo compromiso con el desarrollo y a la promoción del GNC como alternativa real en España, un mercado en el que esta opción es todavía minoritaria a pesar de sus múltiples ventajas.

Volkswagen Vehículos Comerciales ya rompió una lanza en favor del gas natural el año pasado con el lanzamiento del Caddy GNC. Con tres variantes (Furgón, Kombi y Trendline) y un motor 1.4 TGI de 110 CV, en unos meses se ha convertido en el vehículo comercial con esta tecnología más vendido en España durante el 2018, con 443 unidades entregadas. El acuerdo con Gasnam renueva la apuesta de la marca por esta alternativa más limpia y económica.

Gasnam es una asociación que fomenta el uso del gas natural y renovable en la movilidad, tanto terrestre como marítima, en la península ibérica. Sus objetivos son la mejora de la calidad del aire, la descarbonización del transporte y el impulso de la economía circular. Cuenta con 126 socios de múltiples sectores relacionados con la movilidad ECO en sus distintas facetas: energía, automoción, ingeniería, transporte de mercancías y viajeros, puertos, navieras, astilleros, universidades y administraciones.

Con este acuerdo Volkswagen Vehículos Comerciales contribuirá al desarrollo de la movilidad ECO participando activamente en los Grupos de Trabajo donde se acuerdan las posiciones que se defenderán ante la administración para impulsar la movilidad sostenible mediante el uso de GNC. Como socio preferente de Gasnam, Volkswagen Vehículos Comerciales contará con 16 votos en la Junta Directiva y se beneficiará de las numerosas sinergias derivadas de su participación activa en talleres y desayunos de trabajo, entre otros. Asimismo, la marca unirá sus esfuerzos a los de Gasnam para la difusión de las actuaciones que lleve a cabo, con el fin de potenciar la movilidad sostenible.

El GNC es un combustible más limpio, silencioso y económico que el diésel o la gasolina, pudiendo ahorrar un hasta un 30% frente al primero y hasta un 50% frente al segundo. Además, gracias a su etiqueta ECO, vehículos como el Caddy GNC disfrutan de acceso libre a ciudades como Madrid o Barcelona en caso de episodios de contaminación altos, además de facilidades para aparcar. El motor de GNC registra unos niveles de emisión considerablemente inferiores, hasta un 23% menos de emisiones de CO2 y un 80% menos de emisiones de nitrógeno de óxido (NOx).

Volkswagen Vehículos Comerciales ha cerrado el mejor año de la historia de la marca en España. Con más de 18.600 unidades matriculadas en 2018, el resultado de la marca se incrementó un 12,2%. Un crecimiento superior al del mercado total, que se situó en el 7,7% con 214.207 unidades matriculadas.

0 2

El 85% del pellet fabricado en España está certificado con el sello de calidad ENplus®, según ha informado hoy la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa, Avebiom, que gestiona esta certificación desde su implantación en 2011.

Desde 2011 a 2018 se han emitido en España un total de 52 certificados ENplus® con alcance de producción y 26 con alcance de comercialización, lo que sitúa a España entre los países con más empresas certificadas de Europa, junto a Alemania, Austria e Italia. Aunque si se contabilizan únicamente las empresas productoras, España ocupa el segundo puesto europeo, solo por detrás de Alemania.

El pellet es el tipo de biocombustible fabricado con biomasa que ha irrumpido con más fuerza en el mercado nacional durante los últimos siete años, con un crecimiento por encima del 170%, al pasar de las 250.000 toneladas fabricadas en 2012 a las 684.000 de 2018, según las estimaciones de Avebiom.

Sin embargo, en términos de consumo el crecimiento ha sido sensiblemente mayor (por encima del 240%), ya que la estimación de ventas en 2018 asciende a casi 600.000 toneladas, frente a las 175.000 de 2012.

Por comunidades autónomas, en las que ubican las fábricas con un mayor volumen de producción de pellet son: Galicia, donde el 97% del total producido cuenta con el sello ENplus®; Andalucía (96%), Castilla y León (92%) y Cataluña (91%).

En otras comunidades con volúmenes de fabricación de pellet más modestos, como Asturias, La Rioja y Cantabria, prácticamente el 100% del total producido cuenta con la certificación ENplus®.

Control de calidad adicional

El presidente de Avebiom, Javier Díaz, ha destacado “el avance tan importante que se ha registrado en España, desde el punto de vista de la calidad del pellet”, valorando de forma muy destacada “la total implicación” de los fabricantes, que incluso “propusieron a Avebiom implantar en 2013 controles más exhaustivos, en lo que han sido pioneros”. Se trata, dijo, “de un sistema de vigilancia adicional a los establecidos en el manual de certificación, que implica la realización de dos auditorías aleatorias no programadas, una en planta y otra en un punto de venta”.

Según ha informado el responsable de la certificación ENplus® en Avebiom, Pablo Rodero, esta medida adicional “ha elevado a 300 el número total de los análisis realizados entre las empresas productoras y comercializadoras desde 2012, sin que hasta el momento se hayan detectado desviaciones graves, salvo un caso que ha supuesto la retirada del sello de calidad y otros cinco en los que se procedió a la suspensión temporal del mismo hasta la corrección de las deficiencias, de acuerdo con los resultados de la auditoría extraordinaria realizada a tal efecto”.

Esta iniciativa, añadió Rodero, que “financian los propios productores y que coordina Avebiom, ha sido muy bien acogida en las asambleas generales del European Pellet Council, que estudia la posibilidad de incorporarla al manual de certificación en una próxima actualización del mismo”.

Avebiom cuenta con la licencia de ENplus® y posee los derechos de la marca en España, cuya entidad certificadora es Aenor.

Fundeen es la primera plataforma española que permite a usuarios particulares invertir en proyectos de energías renovables, desde 500 €. La aprobación de la CNMV llega tras un proceso de 15 meses, y convierte a sus fundadores en los directivos más jóvenes de la historia de España en conseguirla. La startup, finalista en la última edición del South Summit, entre las 100 mejores del mundo

Si un usuario dispone de 500 euros para hacer una inversión y quiere obtener un beneficio, en lugar de tenerlos ‘inactivos’en el banco, puede destinarlos en uno proyecto fotovoltaico e incentivar el sector de las energías renovables. Es la apuesta de Fundeen, una startup procedente de Ávila, que acaba de obtener la autorización de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), convirtiendo a sus fundadores, los hermanos Bautista, en los directivos más jóvenes de la historia de España en conseguirla.

Fundeen está liderada por los hermanos Nacho y Adrián Bautista y la autorización de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) llega tras un largo proceso que ha durado casi 15 meses, pero ha sido un paso de gigante para una startup joven como Fundeen. “El crowdfunding de inversión es un negocio regulado en España y está supervisado por la CNMV, como cualquier otro producto de inversión que se pueda contratar en una entidad financiera´ explica su CEO, Nacho Bautista. Esta aprobación “aporta profesionalidad a nuestro servicio y confianza a nuestros inversores, que son para los que nos dejamos la piel en cada proyecto que evaluamos”.

La startup nació en 2017, tras recibir el galardón del programa de emprendimiento Santander Yuzz de la UAX, que les dio la oportunidad de viajar a Silicon Valley. La idea surge, como cuenta Nacho, con la convicción de que “nuestra generación tiene la responsabilidad de generar su propio impacto positivo en el medio ambiente, algo que se puede conseguir apoyando el desarrollo de tecnologías limpias. Es por eso por lo que Fundeen pretende democratizar la inversión en proyectos de energía renovable y hacerlo accesible a todos y cada uno de nosotros“, apunta Bautista.

Inversiones desde 500 euros, para construir un mundo “renovable”

Fundeen busca “que todos los particulares puedan, si quieren, participar en el sector de las energías renovables, que, además de ser rentable, tiene un carácter social y colaborativo, que contribuye a construir un mundo mejor”, explican los responsables de la empresa, que señalan cómo en España, tradicionalmente, estas inversiones las realizaban los fondos de inversión y las compañías eléctricas, al tratarse de proyectos muy grandes que precisan una inversión potente. “A día de hoy, con la tecnología, es factible crear sociedades que tengan muchos partícipes que pueden hacer pequeñas aportaciones“, explica el CEO.

A través de la plataforma se puede invertir a partir de 500 euros de dos maneras: o haciendo un préstamo promotor o adquiriendo participaciones de una sociedad. El objetivo de Nacho y Adrián es doble: por un lado, “aportar a los inversores una rentabilidad anual de en torno al 7%” y por otro, “que lo hagan apostando por un activo que genera un impacto muy positivo en la sociedad, al ayudar a hacer una transición energética hacia un modelo mucho más sostenible”.

La autorización de la CNMV da luz verde a Fundeen para lanzar sus primeros proyectos, que llevaban meses listos para ser financiados y que ahora pueden darse a conocer a través de esta plataforma. Entre ellos, La Línea Solar, una instalación fotovoltaica de autoconsumo que produciría energía para cubrir el 20% de la demanda energética de la fábrica que el consumidor tiene en Cádiz; y Cadí-Moizeró, el primer proyecto de biomasa de Fundeen, instalado en un hotel en Cataluña.

Carlo Gavazzi renueva el analizador de energía trifásico EM24-DIN con Modbus TCP sobre puerto Ethernet, adecuado para aplicaciones industriales y de automatización de edificios.

El protocolo Modbus TCP es una versión específica del tradicional Modbus RTU, que utiliza Ethernet sobre un puerto TCP. Se puede utilizar, sin añadir cableado adicional, en cualquier lugar donde esté instalada una red LAN.

Ahora la serie EM24 dispone de puerto Modbus TCP, sin requerir de un adaptador externo, manteniendo todas las ventajas de su tamaño compacto y su capacidad de medir hasta 65A de forma directa o con transformadores de intensidad hasta 5A. De esta manera completamos los protocolos de comunicación disponibles para la serie EM24 (Modbus RTU, Modbus TCP, M-Bus y Dupline).

EM24 también tiene también certificación MID, Módulos “B” + “D” anexo II, para metrología legal referente a los medidores activos de energía eléctrica. Por lo tanto, se puede utilizar junto con contadores de compañía eléctrica. Ambas versiones (65A y 5A) tienen certificación cULus para aplicaciones en Norteamérica hasta 480VLL.

Características técnicas principales:
•Clase 1 (kWh) de acuerdo a EN62053-21
•Clase B (kWh) de acuerdo a EN50470-1-3
•Precisión ±0.5% lectura (tensión e intensidad)
•Autoalimentado
•Dimensiones: 4 módulos DIN
•Grado de protección frontal: IP50

La crisis económica de la última década ha cambiado la manera de consumir electricidad de los hogares, las empresas y las industrias. Al ser la electricidad un gasto importante en la economía doméstica y de algunas industrias, la tendencia lógica es a reducir el consumo y optimizarlo de manera que el precio por kWh consumido sea más bajo.

La demanda de electricidad en España experimentó un importante crecimiento hasta 2008. Entre 1995 y 2008, el consumo de electricidad casi se duplicó con un aumento del 75,1%. Este aumento de la demanda estuvo ligado a un crecimiento prácticamente idéntico del Producto Interior Bruto (PIB) del país. La relación entre consumo de electricidad y PIB se hace evidente nuevamente entre 2008 y 2013, cuando la crisis económica hace caer el PIB un 8,9% y le siguió un descenso de la demanda eléctrica del 6,6%.

Pero el cambio interesante llega en 2014, cuando la economía empieza a mostrar signos de recuperación, y el PIB empieza a crecer de nuevo a un ritmo parecido a antes de 2008. También lo hace el consumo de electricidad, pero ahora a un ritmo mucho menor que el PIB. Entre 2014 y 2018, el PIB se estima que ha crecido alrededor de un 13%, mientras que la demanda de electricidad lo ha hecho un 4,6%. La reducción de la intensidad energética es un claro indicador del aumento de la eficiencia energética después de la crisis. La intensidad energética relaciona el consumo de energía con el PIB para determinar cuánta energía es necesaria para producir la riqueza del país, y es un indicador del uso de la energía y lo eficiente que es un país a la hora de producir bienes y servicios.

Además del aumento de la eficiencia eléctrica, también se ha mencionado la optimización del consumo para reducir el coste. Para determinar si se ha producido un cambio de hábitos para reducir el coste de la electricidad adquirida, AleaSoft ha analizado la evolución del rango diario de la demanda eléctrica horaria, es decir, la diferencia entre la demanda horaria mínima y máxima de cada día. Lo que se observa es que la evolución del rango diario de demanda y el volumen de demanda es muy parecida hasta 2013. A partir de entonces, a la salida de la crisis económica, el volumen de demanda se empieza a recuperar, pero el rango diario continúa descendiendo, indicando que la curva horaria de demanda se aplana reduciéndose la distancia entre el máximo y el mínimo. Este comportamiento es muy parecido al observado en el precio del mercado mayorista de electricidad que se explicó en una noticia anterior de AleaSoft. Sin duda, el aplanamiento de la curva de demanda ha sido un factor clave en el aplanamiento de la curva de precios.

Se observa un desplazamiento de la demanda desde las horas con mayor consumo durante el día hacia las horas con menos consumo durante la noche para aprovechar los precios más bajos en ese periodo. Esa tendencia a desplazar la demanda del pico del día al valle de la noche se corrobora por el número de contratos con discriminación horaria que sacan un rendimiento mucho mayor a la diferencia de precio final entre las horas del día y de la noche. Como se observa en el gráfico siguiente, el número de contratos domésticos con discriminación horaria está experimentando un crecimiento importante desde 2014 aproximadamente.

ESTACIONALIDAD DE LOS PATRONES DE DEMANDA ELÉCTRICA

La curva horaria de demanda eléctrica viene determinada por la actividad laboral, comercial y escolar que son las que determinan en gran medida el uso que se hace de la electricidad. La clara diferencia entre la noche, un valle con menos demanda, y el día, al menos un pico de demanda, se mantiene durante todo el año. Pero el comportamiento durante las horas fuera del valle tiene unas características determinadas dependiendo de la época del año. Durante los meses de invierno, se producen dos picos durante el día: uno con el máximo entre las 10:00 y las 12:00, y otro por la tarde-noche un poco más alto con el máximo entre las 19:00 y las 21:00. Estos picos coinciden con las horas del comienzo de las jornadas laborales y escolares, y con la hora de vuelta a casa y de la cena. En cambio, en verano, el máximo del pico de la mañana se atrasa entre las 12:00 y las 14:00 coincidiendo con las horas de más calor durante la jornada laboral, y el pico de la tarde prácticamente desaparece.

PERSPECTIVAS SOBRE LA EVOLUCIÓN DE LA DEMANDA ELÉCTRICA

De cara al futuro, la tendencia es a aumentar la eficiencia energética, lo que supondrá una rebaja de la intensidad energética, aunque el volumen de demanda continúe creciendo. La demanda de electricidad se enfrenta a retos muy importantes en los próximos años, entre los que destacan la adopción masiva del vehículo eléctrico, el aumento de las instalaciones de autoconsumo y el aumento de la capacidad de almacenamiento de electricidad con baterías e hidrógeno.

Además de la eficiencia, también aumentará la flexibilidad de la demanda. Esta flexibilidad, aparte de optimizar el coste de la electricidad, también se hará cada vez más necesaria para hacer frente al aumento de la producción renovable, la mayor parte de la cuál, eólica y fotovoltaica, será no gestionable. Un paso muy importante en esa dirección será la incorporación al sistema eléctrico de la figura del agregador de demanda, ya presente en varios países de Europa, que permitirá que el balance entre consumo y producción se pueda ajustar también desde el lado de la demanda.

COMEVAL