Monthly Archives: enero 2019

El recurso fotovoltaico tiene un gran futuro en el sur de Europa. Las regiones de la parte sur del continente europeo pueden convertirse en el futuro en zonas desarrolladas con industrias basadas en el conocimiento gracias a la energía fotovoltaica

Hay quien nace en un país pobre, otros en un país rico. En una región con un alto nivel de educación o en una con muy pocos recursos. Ciudades ricas o pueblos muy pobres. ¿Qué determina el destino de un país o una región? Un factor importante son los recursos naturales, bien gestionados, con inversiones en infraestructuras e inversiones en conocimiento. ¿Puede un país pobre cambiar en pocos años gracias a los recursos naturales bien gestionados? Dubái es un ejemplo. Gracias a los yacimientos de petróleo el país ha dado un salto al futuro desde lo más profundo de la pobreza. Un país con recursos energéticos bien gestionados puede avanzar ilimitadamente.

La tecnología fotovoltaica ha ido disminuyendo los precios de las placas solares hasta llegar al umbral de la rentabilidad pudiendo vender la energía directamente en el mercado sin ayudas.

Las regiones del sur de Europa son en general las menos desarrolladas. No obstante, la naturaleza las ha dotado del mejor recurso energético, la energía solar. Gracias a la tecnología fotovoltaica y a la gran cantidad de horas de sol en el sur del continente, más de 2.000 horas, el sur de Europa es una mina inagotable de energía limpia.

Conjuntamente con la energía eólica y la hidroeléctrica, la energía fotovoltaica irá sustituyendo las energías fósiles contaminantes, primero el carbón y después el gas. También irán sustituyendo a la energía nuclear. Afortunadamente un futuro más limpio es posible. La electricidad obtenida con fuentes renovables limpias irá sustituyendo al resto de energías en todos los ámbitos: industria, doméstico y transporte.

El uso del hidrógeno se irá extendiendo en motores de combustión interna y como fuente de energía en celdas electroquímicas. El transporte del futuro próximo será eléctrico, con baterías o pilas de hidrógeno. Se logrará una atmósfera más limpia y también ciudades sin contaminación del aire y sin los ruidos del transporte.

¿Qué pasará con los precios de la energía? Puede pensarse que una tecnología que usa energía solar fotovoltaica, con precios cada vez menores y además bajos costes de mantenimiento va a hacer que el precio de mercado de la electricidad vaya disminuyendo. En AleaSoft consideran que en los próximos 20 años se mantendrá un equilibrio de mercado en Europa. Las energías renovables irán sustituyendo a las no renovables pero también la demanda eléctrica irá en aumento. En España, según un análisis de Red Eléctrica, por cada millón de coches eléctricos la demanda aumentará un uno por ciento. Pero en el caso del transporte no solo se habla de coches eléctricos sino de todo tipo de transporte eléctrico terrestre y marítimo. Los barcos del futuro tendrán como combustible el hidrógeno que se fabrica con electricidad.

Las fuentes cercanas de energía son un reclamo para la instalación de nuevas infraestructuras productivas. El autoconsumo fotovoltaico se incentivará en las zonas del sur de Europa.

Una nueva industria requiere de gran cantidad de energía: la industria del conocimiento, de la inteligencia artificial, de los servidores masivos, de la información en la nube, del blockchain, del big data, en resumen la principal industria del futuro.

Al igual que un país como Dubái que gracias a la energía se ha convertido en un referente mundial de desarrollo, en la revolución fotovoltaica muchas regiones del mundo van a tener una oportunidad de crecer y desarrollarse. En el sur de Europa se dan todas las condiciones para que las regiones hasta ahora más desfavorecidas puedan participar de esta mina inagotable de recursos energéticos.

Las administraciones europeas, nacionales y regionales deben incentivar las inversiones en energías renovables, principalmente la fotovoltaica.

El Ministerio para la Transición Ecológica, tras aprobación en Consejo de Ministros, ha anunciado hace escasos días los inicios de tramitación de anteproyecto de ley para las nuevas tasas de retribución financiera aplicables a las distintas actividades con retribución regulada del sistema eléctrico para el periodo 2020-2025. El anteproyecto de ley estima retribuir a las instalaciones de energía renovable en el próximo periodo regulatorio que abarca de 2020 a 2015 un 7,09%, una cifra inferior a la retribución actual

Además, con el objeto de garantizar un marco retributivo estable, el anteproyecto plantea además que la tasa de retribución que tienen reconocida en la actualidad no pueda modificarse hasta 2031 en el caso de las instalaciones de energía renovable, cogeneración y residuos con derecho a retribución primada con anterioridad a la entrada en vigor del Real Decreto-Ley 9/2013, cuya aplicación ha generado litigios y arbitrios donde España ha sido penalizada. En el actual periodo regulatorio la cifra ha sido del 7,503%, excepto para las instalaciones anteriores al Real Decreto-ley 9/2013, que tienen una tasa de retribución del 7,389%.

El sector fotovoltaico representado por UNEF, considera un paso vital para la industria fotovoltaica la fijación estable de la retribución financiera a la producción de energía solar fotovoltaica para recuperar la imagen de país estable que protege la seguridad jurídica de un mercado que necesita atraer 30.000 millones de euros de inversión para financiar la transición energética”, comenta Jorge Barredo, Presidente de UNEF.

La fijación de la retribución financiera en un 7,09% se acerca a las demandas realizadas por el sector y con esta medida, esperamos que se ponga fin al marco cambiante y a la incertidumbre jurídica institucionalizada y se defina una retribución sin alteraciones durante la vida regulatoria de las plantas fotovoltaicas”, añade Jorge Barredo, Presidente de UNEF.

Navantia ha logrado la adjudicación, por parte del contratista noruego Aibel, de la construcción de una subestación de alta tensión y corriente continua HVDC, la cual pertenece al campo petrolífero Johan Sverdrup, propiedad de Equinor, anteriormente Statoil, en Noruega.

El módulo, de aproximadamente 4.000 toneladas, se construirá en el astillero de Navantia en Puerto Real, dando continuidad a las dos subestaciones ya construidas en el mismo para los parques eólicos marinos Wikinger y East Anglia One. Navantia cooperará con Aibel en los próximos meses aportando detalles constructivos y coordinación de interfaces.

Se trata por tanto de un importante encargo que da continuidad en Puerto Real a la diversificación off-shore al construir una nueva subestación, tras las dos ya realizadas, y para un cliente distinto. De esta forma Navantia mejora su posicionamiento en este creciente negocio.

Los trabajos de fabricación comenzarán en agosto de 2019, con un alcance de medio millón de horas de trabajo, ocupando a una media de al menos 350 personas. La ejecución del proyecto se extenderá por un periodo de entre 17 y 25 meses, en función de las distintas opciones de contrato que se decidirán en las próximas semanas.

Ingeteam se ha embarcado en un nuevo proyecto Europeo para la mejora de los sistemas de energía mareomotriz. Este proyecto, RealTide, tiene como objetivo principal, identificar las causas más importantes de fallo en turbinas marinas y desarrollar nuevos diseños innovadores para mejorar los componentes más críticos como las palas y el sistema de conversión de energía.

Se trata de un proyecto financiado por la Comisión Europea que pretende reducir los costes de la energía mareomotriz que en España podría generar 8 veces más energía que todas las renovables juntas. En concreto, tiene un potencial para producir 800.000 GWh al año, frente a los 100.000 GWh al año (aprox.) que actualmente generan el resto de renovables juntas.

Mejora del rendimiento de la energía mareomotriz

Las corrientes generadas por las mareas son una fuente de energía muy prometedora. En determinadas zonas como cabos y canales, se encuentran tan concentradas que se pueden equiparar en términos de densidad a la energía de origen fósil y nuclear, haciendo posible la existencia de parques submarinos de varios gigavatios. Se ha estimado que la energía procedente de la corriente de las mareas podría producir entre 450.000 y 800.000 gigavatios-hora (GWh) al año.

El problema actual de esta tecnología es su falta de madurez que provoca costes elevados que impiden ofrecerla como una tecnología suficientemente atractiva para el mercado.

Para llegar a la fase comercial y competir con tecnologías como la fotovoltaica o la eólica, es necesario superar diferentes barreras. En primer lugar, avanzar en el conocimiento de las características hidrodinámicas de las corrientes para optimizar el diseño de los captadores de energía, evitando así sobredimensionar componentes críticos como las palas. En segundo lugar, es necesario desarrollar sistemas electrónicos de monitorización y control más robustos que permitan conocer remotamente el estado de salud de las turbinas y alargar al máximo los intervalos de mantenimiento. Y en tercer lugar, es clave disponer de datos fiables a fin de detectar fallos y posibilidades de mejora.

RealTide

Las expectativas más optimistas de crecimiento para energía mareomotriz prevén una producción energética global cercana los 17,000 MWh para el año 2030. Ingeteam, siguiendo su política de liderar el mercado de las energías renovables, se ha implicado directamente en este proyecto de la mano de otros socios europeos líderes del sector: Bureau Veritas (Francia), La Universidad de Edinburgh (Reino Unido), EnerOcean S.L. (España), Sabella SAS (Francia), 1-TECH (Bélgica) y el Instituto de Francia de investigación para la explotación de la mar (Francia).

RealTide empezó en enero de 2018, tiene una duración de 3 años. Con un presupuesto total cercano a los 5 millones de euros, el consorcio pretende abaratar notablemente los costes de mantenimiento y tiempo total de parada, como consecuencia de aumentar la durabilidad y fiabilidad de las turbinas marinas y de los procesos de operación y mantenimiento.

La Asociación Empresarial Eólica (AEE) valora positivamente el anteproyecto de ley mediante el que se fijan las tasas de retribución de las actividades reguladas del sistema eléctrico en el periodo 2020-2025, presentado tras el Consejo de Ministros del 28 de diciembre por el Ministerio para la Transición Ecológica.

El anteproyecto de ley, en lo que se refiere al contenido relativo a la fijación de la tasa de retribución de las energías renovables, solventa una petición del sector de los últimos años, aportando estabilidad a la rentabilidad razonable de las instalaciones.

AEE considera que la metodología basada en el WACC, seleccionada por el Ministerio para la Transición Ecológica según indicaciones del informe solicitado a la CNMC, es la adecuada y la más común en los países de nuestro entorno, así como validada por los principales agentes financieros.

Esta medida recupera la seguridad jurídica, dotando de estabilidad a la rentabilidad razonable, y generando confianza para los inversores y el propio sector renovable en España. Para alcanzar los objetivos de nueva potencia renovable en los próximos años, es importante un esfuerzo inversor para el que es necesario una planificación a medio y largo plazo y, por supuesto, una estabilidad regulatoria que ayude a financiar los futuros proyectos.

La transición energética es una enorme oportunidad para España. Contamos con los recursos renovables necesarios, los conocimientos tecnológicos, los expertos, las empresas y los centros de investigación para llevarla a cabo con éxito. El sector considera que las perspectivas de futuro son positivas y es preciso una visión ambiciosa de la aportación de las energías renovables. Por ello, este anteproyecto viene a sentar las bases para garantizar las inversiones necesarias.

El mes de diciembre de 2018 se ha saldado con 2.232 vehículos eléctricos puros matriculados y 832 híbridos enchufables, lo que supone un acumulado total del año de 21.181 matriculaciones entre 15.495 eléctricos puros (BEV) y 5.686 híbridos enchufables (PHEV), cuando el 2017 cerró con un total de 13.021 matriculaciones.

Estas cifras de diciembre suponen crecimientos en torno al 60% y 70% en BEV y PHEV, respectivamente, en relación con el mismo periodo del año pasado.

En 2018 se han matriculado 6.132 turismos, 1.825 furgonetas, 3.938 ciclomotores y 3.352 motocicletas. Por marcas, Smart destaca con 1.459 turismos eléctricos puros. En furgonetas, Renault con 767 unidades. En ciclomotores, Gogoro con 848 unidades. En motocicletas, Silence con 2.083 unidades y en autobuses, Irizar con 9 unidades.

Por provincias, Madrid acumula en 2018 un total de 6.995 vehículos entre turismos (3.283), furgonetas (786), quads (1), cuadriciclos (55), ciclomotores (1.526), motocicletas (1.334), camiones ligeros (2) y autobuses (8).

El incremento de matriculaciones en diciembre en la Comunidad de Madrid se ha debido, principalmente, al plan de ayudas lanzado por el gobierno regional en el décimo segundo mes del año y que ha permitido que la cifra de matriculaciones de eléctricos puros fuera de 1.018 unidades y 650 híbridos enchufables en los últimos 31 días de 2018.

Barcelona continúa el ránking de provincias con 3.811 matriculaciones de vehículos eléctricos puros entre turismos (962), furgonetas (266), quads (2), cuadriciclos (37), ciclomotores (1.674), motocicletas (862), camiones medios (1) y autobuses (7).

En cuanto a híbridos enchufables destaca en turismos Mitsubishi con 1.157 en todo el año.

II premios ABB a la mejor practica en digitalizacion
COMEVAL