Inicio Blog

FuturENERGY estrena página web

¡Te invitamos a visitarla!

Hemos dado un cambio a nuestra web para que sea un fiel reflejo de la continua evolución que la revista está teniendo desde su lanzamiento y que nos ha permitido posicionarnos como líderes en el mercado internacional con especial enfoque en Latinoamérica, donde ya hemos abierto nuestra primera delegación en México. Además, durante este período FuturENERGY ha potenciado y se ha adaptado a las necesidades del mercado actual, particularmente el de la Eficiencia Energética donde se ha establecido como publicación de referencia del sector.

Como verás, le hemos dado un diseño cómodo y atractivo, con un rápido acceso por Temas, para facilitarte la localización y acceso a cualquier noticia, artículo, reportaje o evento de tu interés dentro del sector que más te interese.

En nuestra sección de Actualidad encontrarás las principales novedades nacionales e internacionales en el mundo de la energía y la eficiencia energética. La noticia que se está produciendo y en el momento que se produce.

Otra de nuestras secciones estrella es la de Especiales y Reportajes. En ella encontrarás todos los reportajes de plantas y especiales temáticos (eficiencia energética en hoteles, eficiencia energética en el sector residencial, vehículo eléctrico…) perfectamente clasificados por temas, que se han publicado en FuturENERGY.

Los principales eventos nacionales e internacionales del sector los encontrarás en la sección Agenda. ¡Para que no te pierdas ninguno!

Y por supuesto no dejes de visitar FuturENERGY Digital:

  • Con lo más destacado del Número Actual.
  • Todas las versiones digitales editadas.
  • Y un apartado especial para que conozcas nuestra oferta digital: newsletter y alertas de la versión digital.

Así que sin más, te invitamos a conocer nuestra nueva web.

UNEF se congratula de que la Ley de Cambio Climático final facilite la transición ecológica e incorpore la certidumbre a las inversiones como principio

UNEF se congratula de que la Ley de Cambio Climático final facilite la transición ecológica e incorpore la certidumbre a las inversiones como principio

Unión Española Fotovoltaica (UNEF) cree que la emergencia climática reclama una respuesta urgente que tiene en el despliegue de renovables unos de sus principales instrumentos. Lograr el objetivo de descarbonización para mediados de siglo y hacerlo de manera respetuosa con la biodiversidad y el entorno donde se emplacen las instalaciones así lo requiere.

Por eso, celebra la aprobación definitiva de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética tras su ratificación definitiva. Es un paso fundamental para la consecución de los objetivos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030.

La Unión Española Fotovoltaica se congratula de que finalmente la Ley incluya parte de las enmiendas que ha solicitado en los últimos meses. De esta manera, la redacción actual de la LCCTE incluye ahora la certidumbre a las inversiones como principio, una petición expresa de UNEF y un factor clave fundamental para acometer con éxito y en un ambiente de seguridad y estabilidad la transición energética.

Con respecto al autoconsumo, que no tenía ninguna mención en la versión original, toma visibilidad con el nuevo texto y, además, se favorece en la rehabilitación de viviendas. Asimismo, el texto aprobado establece que el Gobierno proponga la modificación de la Ley de Propiedad Horizontal, una petición que desde UNEF defendemos con insistencia puesto que flexibilizaría las instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo en las Comunidades de Propietarios al facilitar el acuerdo entre los vecinos exigiendo un quorum menor para aprobar el proyecto.  

Desde UNEF aplaudimos también que el texto definitivo de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética prevea una futura reforma del Sector Eléctrico, en la que se impulsarán las inversiones en la generación de energía renovable variable y flexible, la generación distribuida y el almacenamiento.

Asimismo, como defensores del fomento de la economía y el empleo verde, consideramos muy positivo que valore la capacitación de perfiles profesionales propios de la sostenibilidad medioambiental y del cambio climático y la transición energética en el ámbito de la Formación Profesional. Esperamos que pronto se rectifiquen los currículos académicos de las universidades para adecuarse a la nueva realidad tecnológica y los desafíos que comporta el cambio climático.

De la misma manera que nos parece vital la innovación tecnológica para la competitividad del sector, aplaudimos que el texto haga mención al apoyo a la investigación, al desarrollo y a la investigación en energías renovables.

Por último, desde UNEF esperamos que, en línea con el espíritu de la ley, los objetivos de renovables y, en concreto, de la energía fotovoltaica por ser la tecnología que menor impacto tiene en el entorno y su alto grado de competitividad, se revisen al alza.

La Ley de Cambio Climático es un buen punto de partida para seguir avanzando en la descarbonización total de nuestra economía. Tenemos que seguir haciendo camino en ese sentido desarrollando sus principios a través de la regulación lo antes posible.

La Ley de Cambio Climático y Transición Energética: el inicio del largo camino hasta la neutralidad climática en 2050

La Ley de Cambio Climático y Transición Energética: el inicio del largo camino hasta la neutralidad climática en 2050

Para Climate Strategy, ECODES, Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente, Fundación Renovables, SEO/BirdLife y Transport & Environment, la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, aprobada tras prácticamente un año de tramitación parlamentaria, puede considerarse como un aceptable punto de partida en el largo camino que queda por delante para alcanzar la descarbonización plena de nuestra economía antes de 2050. Aunque ha recibido críticas por su falta de ambición, y es cierto que tiene aún un amplio margen de mejora, esta ley sienta unas bases para poder hacer frente a la emergencia climática en los próximos años.

Las citadas organizaciones consideran que el proyecto de ley ha sido objeto de mejoras durante su tramitación parlamentaria y se congratulan de haber contribuido a ello con una serie de propuestas de enmiendas que presentaron a todos los grupos parlamentarios del Congreso, y que fueron registradas como propias por diversos partidos (Compromís, Más País- Equo y ERC, en mayor medida, pero también por PSOE, Partido Popular, Unidas Podemos, Ciudadanos, Bildu o Teruel Existe) y defendidas durante las discusiones posteriores hasta su aceptación definitiva.

En ese sentido, entre las propuestas de mejoras que estas organizaciones habían planteado y se han conseguido introducir en la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, destacan principalmente:

  • Incorporar los informes del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de las Naciones Unidas como nuevo principio rector que regirá todas las actuaciones derivadas de esta ley y de su desarrollo.
  • Obligación de ciertas empresas de elaborar y publicar un plan de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero que deberá contemplar un objetivo cuantificado de reducción en un horizonte temporal de cinco años, junto con medidas para su consecución.
  • La integración del grado de alineación con los objetivos climáticos del Acuerdo de París en base a escenarios futuros debe añadirse al informe que el Banco de España, la Comisión Nacional del Mercado de Valores y la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones deben realizar cada dos años, en el ámbito de sus respectivas competencias, para evaluar el riesgo de cambio climático en el sistema financiero y energético.
  • El Operador del sistema eléctrico, el Gestor Técnico del sistema gasista y la Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH) deberán informar al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico sobre el grado de alineación de sus actividades con el Reglamento de Taxonomía de la UE [Reglamento (UE) 2020/852].
  • Se mantiene la obligatoriedad de que los municipios de más de 50.000 implementen Zonas de Bajas Emisiones (medida que previamente habíamos logrado que fuera incorporado al texto original) y que esto se haga “antes de 2023” en vez de “no más tarde de 2023” como decía el
    texto original.
  • Se logra incrementar de 50 kW a 150 kW la potencia de los puntos de carga a instalar en las gasolineras de mayor volumen de ventas.
  • Se establecen medidas dirigidas a estimular el suministro eléctrico en buques atracados.
  • La prohibición de la minería del uranio en España.
  • Se mantiene la prohibición de nuevos proyectos de exploración y explotación de hidrocarburos en todo el territorio nacional (terrestre y marítimo).
  • En temas de protección de la biodiversidad frente al cambio climático y a los impactos de la transición energética, entre otras cuestiones, se tendrá que establecer una zonificación que defina zonas de sensibilidad y exclusión a las energías renovables por su importancia para la biodiversidad, conectividad y provisión de servicios ecosistémicos y se incluirán en los planes o instrumentos de gestión de los Espacios Naturales Protegidos y espacios de la red Natura 2000 un apartado sobre adaptación de los mismos al cambio climático.

Por otro lado, también se lamentan de que no se haya aceptado incluir:

  • Un nuevo artículo para que el Gobierno elaborara presupuestos de carbono de carácter quinquenal para establecer la senda que permita alcanzar los objetivos a 2030 y la neutralidad climática antes de 2050.
  • Que el Comité de Personas Expertas de Cambio Climático y Transición Energética fuera independiente de influencias políticas y empresariales y que contara con presupuesto propio y una estructura, composición y funciones definidas en la Ley para quedar fuera de cualquier control gubernamental, como se refleja en todas las leyes climáticas de nuestro entorno.
  • Adelantar a 2035 la fecha de prohibición de los coches de combustión. La fecha que se contempla la ley a ese respecto, 2040, es incoherente con el objetivo de lograr la descarbonización de la economía española a más tardar en 2050, ya que la vida media de los coches en España ronda los 15 años.
  • Incrementar de 50 kW a 150 kW la potencia de los puntos de carga a instalar en las gasolineras de mediano y pequeño volumen de ventas.
  • Evitar dar prórrogas a las concesiones de explotación de hidrocarburos cuyos actuales permisos caduquen antes del 31 de diciembre de 2042 (fecha límite fijada por esta ley para el fin de la explotación de hidrocarburos en España).
  • Que la Secretaría de Estado de Presupuestos y Gastos a través de la Dirección General de Presupuestos informe sobre la alineación de los Presupuestos Generales del Estado (en porcentaje) con la taxonomía (según el Reglamento de Taxonomía de la UE) en los ámbitos de Fomento, Industria, Agricultura, Territorial, Transición, Economía y Empresa, Ciencia y Exteriores e otros que pueda tener un impacto significativo en la consecución de objetivos climáticos.
  • La obligación de incluir el grado de alineamiento con las metas climáticas del Acuerdo de París
    basado en escenarios futuros en los informes sobre integración del riesgo del cambio climático que deben hacer las entidades cuyos valores estén admitidos a negociación en mercados regulados, entidades de crédito, entidades aseguradoras y reaseguradoras y sociedades por razón de tamaño.
  • En temas de protección de la biodiversidad frente al cambio climático, no se ha aceptado que las Comunidades Autónomas aprueben un plan de conectividad de su territorio que asegure la adecuada conectividad de los espacios protegidos ni que el Estado elabore un catálogo español de especies altamente vulnerables al cambio climático que incluya todos aquellos taxones o poblaciones animales o vegetales silvestres cuya principal amenaza sea el cambio climático y requieran medidas específicas para evitar su declive o su extinción.

En su nota de prensa estas asociaciones indican que seguirán trabajando para que lo plasmado en esta ley no se quede en el papel y que su desarrollo reglamentario sea el óptimo, así como para tratar de fomentar sus líneas de acción positivas y frenar o minimizar las erróneas (por ejemplo, dejar, en el Artículo 13, la puerta abierta al uso de combustibles sintéticos de origen renovable en el transporte por carretera, una opción altamente costosa e ineficiente).

Así mismo, promoverán, en la próxima revisión, prevista en 2023, el mayor incremento posible de los objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, energías renovables y eficiencia energética establecidos en el Artículo 3. Para ello, se tiene que establecer con rapidez el nuevo comité experto previsto en la ley, para que el Gobierno cuente con recomendaciones objetivas y basadas en el conocimiento a la hora de revisar los objetivos al alza.

Declaraciones

Peter Sweatman, Presidente de Climate Strategy: «Hay empresas españolas líderes dentro de los grupos de mejores prácticas mundiales en la carrera hasta cero neto emisiones, y por eso la obligación legal de elaborar y publicar los planes de reducción de emisiones, objetivos cuantificados junto con medidas para su consecución beneficiaran esos líderes y ayudaran a los demás«.

Cristian Quílez, Policy Officer en ECODES: “Satisface saber que, tras cinco años desde su anuncio, España cuenta finalmente con una Ley que aborde la actual emergencia climática a la que nos estamos enfrentando. Sabemos que el proceso ha supuesto un gran esfuerzo para el Gobierno, los grupos parlamentarios y toda la sociedad civil que, cómo en el caso de ECODES, han trabajado haciendo propuestas y visibilizando esfuerzos para crear el mejor texto legal posible. Sin embargo, causa decepción la escasa ambición y concreción del articulado relativo al sector del transporte y la movilidad. Consciente del gran paso que supone para el futuro, y aunque es un gran avance, dar un impulso al gas y derivados como combustibles o establecer una fecha que es demasiado tardía para la prohibición de venta de vehículos de combustión interna son ejemplos que muestran cierta insuficiencia para conseguir la descarbonización del sector dentro de los plazos establecidos”.

Ana Barreira, Directora del Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente: “La Ley que hoy se aprueba es una Ley marco en muchos aspectos ya que requiere la adopción de nuevos instrumentos normativos para su aplicación tan urgente. Desde IIDMA trabajamos intensamente para que el Comité de personas Expertas en Cambio Climático estuviera bien definido en esta Ley así como el establecimiento de presupuestos de carbono, ambos mecanismos de gobernanza esenciales. Como ha señalado recientemente la Agencia Europea de Medio Ambiente, los esfuerzos para abordar el cambio climático a nivel nacional pueden ser más eficaces si se cuenta con marcos de gobernanza sólidos y con organismos consultivos que funcionen bien y cuenten con los recursos necesarios.”

Ismael Morales, Responsable de Comunicación de Fundación Renovables: “Desde que el Proyecto de Ley se envió a las Cortes el día 20 de mayo de 2020, empezamos a trabajar en analizar el contenido y proponer mejoras y enmiendas para tener una ley ambiciosa, fuerte y de gran calado normativo que nos permitiera liderar la lucha contra el cambio climático a nivel europeo. Revisando su articulado y las enmiendas aprobadas, no podemos sino reflejar una desilusión objetiva al observar las carencias, que podían haber sido subsanadas, perdiendo así otra oportunidad para hacer una reforma profunda del marco legal y de seguir un camino que difícilmente podremos recuperar hacia la creación de un futuro sostenible. Esperamos que se subsane en la revisión prevista para 2023”.

David Howell, Responsable de Clima y Energía de SEO/BirdLife: “SEO/BirdLife celebra esta ley como un hito importante en España. Llega con retraso y su contenido es insuficiente en algunos aspectos, pero parece el mejor resultado posible dada la situación política actual en España y las inercias de su economía. Entre muchas tareas prioritarias ahora, se debería asegurar que el despliegue de la energía renovable se centra en las zonas de menos sensibilidad ambiental: todavía es demasiado poco habitual ver placas solares en las ciudades y zonas industriales y centros comerciales. La ley establece un nuevo comité experto, figura que ha jugado un papel fundamental en los anuncios de otros países de acelerar la descarbonización, como Alemania y el Reino Unido. El Gobierno de España no debería tener miedo a un ‘amigo crítico’ parecido, con un papel independiente y fuerte y los recursos necesarios para hacer su trabajo. El Gobierno debería aclarar estas dos cuestiones urgentes con un real decreto y el comité experto debería empezar a funcionar antes de terminar el año”.

Carlos Bravo, portavoz de Transport & Environment: «Pese a que el sector transporte es el que más contribuye al cambio climático en España, con casi un 30% del total de emisiones de gases de efecto invernadero en 2019, la Ley de Cambio Climático y Transición Energética no ha dado a este sector la importancia debida. No hay mención alguna a la movilidad cero emisiones en el transporte pesado de mercancías ni una apuesta decidida por los combustibles cero emisiones en el transporte marítimo. Un grave error de la ley es abrir la puerta al uso de electro combustibles en el transporte por carretera, por ser ésta una opción muy ineficiente y costosa. Entre los aciertos, valoramos muy positivamente la obligación de implementar zonas de bajas emisiones en los municipios de más de 50.000 habitantes antes de 2023, pero es importante que se desarrolle una normativa estándar de lo que estas zonas deben incluir para que su aplicación sea homogénea y eficaz«.

VEM2021, la sexta edición de la feria y exposición de movilidad eléctrica de Madrid organizada por AEDIVE y el Ayuntamiento, tendrá lugar durante la Semana Europea de la Movilidad

VEM2021, la sexta edición de la feria y exposición de movilidad eléctrica de Madrid organizada por AEDIVE y el Ayuntamiento, tendrá lugar durante la Semana Europea de la Movilidad

Del 17 al 19 de septiembre se celebrará, en el marco de la Semana Europea de la Movilidad, la sexta edición de VEM2021, la exposición y feria de muestras de vehículos eléctricos de Madrid que desde el año 2015 organizan AEDIVE, la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica, y el Ayuntamiento de Madrid, para que los madrileños puedan probar toda clase de vehículos eléctricos y conocer de primera mano su ecosistema, incluyendo los puntos de recarga y servicios asociados.

De este modo y tras un parón en 2020 a consecuencia de la COVID-19, la Feria VEM volverá a acercar al público madrileño los últimos modelos de coches, motos, patinetes, bicicletas y camiones eléctricos de las grandes marcas automovilísticas, las diferentes opciones de infraestructuras de recarga existentes en el mercado y todo lo relacionado con una movilidad cero emisiones.

Más modelos de vehículos y soluciones de recarga en el año con más ayudas a la compra

Esta edición estará marcada por la llegada de nuevos modelos de vehículos eléctricos en un año especial, marcado por un plan de incentivos como el MOVES III, dotado con 400 millones de euros (ampliables a 800M€), que supone más de 57 millones de euros en ayudas a la compra de vehículos eléctricos e infraestructuras de recarga en la región de Madrid, que es la que más vehículos eléctricos matricula de España.

La edición de VEM2021 contará con los protocolos oportunos frente a la COVID-19 para garantizar en todo momento la seguridad de los visitantes y profesionales que coincidan en la Plaza de Colón durante los tres días del evento, en los que se ofrecerá una visión completa de los avances de la movilidad eléctrica ampliando el espacio destinado a las pruebas de vehículos eléctricos y aumentando las opciones de formación e información a los ciudadanos.

Uno de cada cuatro usuarios conoce la existencia del Plan Moves y la gran mayoría desconoce el coste tiene realizar la carga de un vehículo eléctrico”, según un estudio realizado por coches.net y Snap On Business Solutions para AEDIVE. Por eso, “en VEM2021 se pretende cubrir ese hueco creando un espacio único en plena ciudad para que la industria y la sociedad interactúen y favorezcan un mayor conocimiento de los beneficios de la movilidad eléctrica” señaló Arturo Pérez de Lucia, director general de AEDIVE.

Asimismo, el Ayuntamiento de Madrid pondrá en valor la apuesta por la movilidad eléctrica que está impulsando en la región, no solo a través de la EMT en cuanto al despliegue de infraestructuras de recarga (de hecho, Madrid ha adelantado a 2023 la obligación de tener un punto de carga eléctrica en los parkings no residenciales) y adquisición de autobuses eléctricos, sino también en la cesión de aparcamientos dedicados a los servicios de movilidad compartida y el incremento en los vehículos y estaciones del servicio BiciMad.

Por otro lado, la Comunidad de Madrid está impulsando a través de la Mesa de la Movilidad Eléctrica, presidida por la consejera de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad, Paloma Martín, planes de incentivos para la compra de vehículos eléctricos de dos ruedas y un plan de achatarramiento por kilómetros para motivar que los ciudadanos de la región achatarren sus viejos vehículos de combustión y reciban un bono de movilidad para utilizar los servicios de movilidad compartida de coche y moto existentes en Madrid.

Así, más de 50 marcas del mundo de la movilidad eléctrica, entre fabricantes de vehículos e infraestructuras de recarga, comercializadoras eléctricas y otros servicios de movilidad, se reunirán en la Plaza de Colón en VEM2021, junto con los servicios de movilidad eléctrica compartida, operadores de recarga y servicios asociados.

Acabar con la aprensión de ponerse a los mandos de un vehículo eléctrico y comprobar lo cómoda y relajada que resulta su conducción es uno de los principales objetivos de la Feria VEM2021. Por ello, este año se amplía la zona de pruebas también al parking de la Plaza de Colón, dando cabida a un 30% más de vehículos.

UNEF calcula que el plan de 900 M€ para inversiones al autoconsumo anunciado por el MITECO permitirá la instalación de 3.500 MW nuevos

UNEF calcula que el plan de 900 M€ para inversiones al autoconsumo anunciado por el MITECO permitirá la instalación de 3.500 MW nuevos

La Unión Española Fotovoltaica (UNEF) aplaude el presupuesto inicial de 450 M€, ampliables a 900 M€, que el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) dedicará para impulsar instalaciones de autoconsumo entre todos los agentes públicos y privados en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

Para UNEF esta partida supone una gran oportunidad para el autoconsumo, no sólo para continuar siendo un instrumento vital en la lucha contra el cambio climático, sustituyendo el uso de combustibles fósiles por instalaciones fotovoltaicas que usan una energía limpia y que no liberan emisiones como es la procedente del sol, sino también para ser un elemento tractor de la recuperación económica española. Además, calcula que permitirá la instalación de 3.500 MW nuevos.

En concreto, estas ayudas destinarán 200 M€ al sector residencial y las Administraciones Públicas, 150 M€ a la industria y al sector agropecuario y 100 M€ de euros al sector servicios. En total, 450 M€, un primer paquete que se ampliará más tarde a 900 M€.

UNEF estima que este reparto permitirá la instalación de 1.400 MW nuevos en el sector industrial, 1.600 MW en el sector servicios y en las Administraciones Públicas y 500 MW nuevos residenciales.

Las Comunidades Autónomas serán las encargadas de gestionar su distribución. UNEF valora que se haya previsto el acceso a estas partidas por concurrencia simple y señala que la clave del éxito de este reparto es que la gestión de estas ayudas se lleve a cabo de manera ágil y rápida. Además, para conseguir el efecto deseado, será necesario que se dote al personal responsable de esa gestión de los medios adecuados. El MITECO también ha anunciado una partida de 110 M€, ampliables a 220 M€, para almacenamiento detrás del contador. Financiará la adquisición de baterías tanto para instalaciones de autoconsumo fotovoltaicas nuevas como ya existentes. El objetivo es que empresas y familias puedan tener un mayor control sobre la gestión y el consumo de su energía.

El sector gasista celebra la aprobación de la Ley de Cambio Climático y pone de relieve el papel de los gases renovables en la descarbonización de la economía

El sector gasista celebra la aprobación de la Ley de Cambio Climático y pone de relieve el papel de los gases renovables en la descarbonización de la economía

La Asociación Española del Gas, SEDIGAS, celebra la aprobación por parte del Congreso de los Diputados de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética. El sector gasista ha puesto de relieve la importancia de la aprobación de la Ley como hoja de ruta para la descarbonización de la economía española para 2050 y la considera una herramienta imprescindible para hacer frente al cambio climático. Una Ley que da respuesta al reto de la descarbonización de nuestra economía haciéndola más sostenible y resiliente y donde se contemplan los gases renovables como vector energético de la transición energética.

En este sentido, el sector gasista, comprometido con los objetivos de descarbonización y la lucha contra el cambio climático, es consciente de la necesidad de buscar la manera para alcanzarlos de una forma que sea eficiente en costes y sostenible desde el punto de vista de la competitividad. Es aquí donde el sector del gas considera que los gases renovables, como el hidrógeno o el biometano, van a jugar un papel protagonista, aprovechando las estructuras existentes y fomentando la economía circular.

SEDIGAS además pone de relieve la función esencial del gas, que tiene el potencial de generar riqueza y empleo, contribuyendo a la recuperación y reactivación económica en un contexto como el actual y al reequilibrio territorial, sobre todo en la España rural, con el desarrollo del biometano.

En la consecución de un modelo de crecimiento sostenible, capaz de crear empleo de elevado valor añadido y resolver los retos de la sociedad a que hacemos frente, sin duda los gases renovables están llamados a ocupar un papel protagonista aportando soluciones en movilidad, tanto terrestre como marítima, así como en el desarrollo de nuestro tejido industrial.

La aprobación de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética es un paso decisivo y esperado por el sector eólico

La aprobación de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética es un paso decisivo y esperado por el sector eólico

La Asociación Empresarial Eólica (AEE) se congratula por la aprobación de Ley de Cambio Climático y Transición Energética que supone una herramienta fundamental para luchar contra el cambio climático en España y alcanzar la descarbonización de la economía española en 2050, además de establecer unos objetivos necesarios de renovables para 2030. El sector eólico está preparado para aportar su experiencia, competitividad, eficiencia económica y liderazgo tecnológico en esta transición energética a 2050.

El sector eólico español se suma al reto renovable para conseguir los objetivos que la Ley indica para los próximos años. En los últimos 20 años, la eólica ha evitado la emisión de 406 millones de toneladas de CO2 y, según los objetivos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), hasta 2030 está llamada a evitar otros 490 M de toneladas de CO2. La eólica es la tecnología que tendrá mayor presencia de forma sostenida en el sistema energético del país.

AEE considera que esta nueva Ley enmarca los esfuerzos de tres generaciones de españoles y es una gran oportunidad para crear una sociedad más sostenible y contar con nuevos sectores económicos, convirtiendo la transición energética en uno de los pilares de la recuperación económica y de reindustrialización en España.

Además, el gran protagonista en la consecución de los objetivos de la Ley es el territorio. Es fundamental que la transición energética se haga velando por minimizar los impactos medioambientales y aumentando las oportunidades económicas y laborales para los territorios donde se van a ubicar las nuevas instalaciones de energías renovables. Los nuevos parques eólicos ofrecen una oportunidad de desarrollo socioeconómico en el entorno y un aprovechamiento del terreno para usos diversificados.

La Ley de Cambio Climático y Transición Energética supone un impulso para la industria eólica. Contamos, en España, con una cadena de suministro completa, y es necesario que su desarrollo e impulso se contemple como un proyecto de país. Para Juan Virgilio Márquez, CEO de AEE, “Tenemos que identificar aquellas palancas que faciliten la recuperación de la economía y la generación de empleo. La eólica es, sin duda, una de estas palancas. El sector eólico emplea a más de 30.000 personas, y mantiene unas cifras relevantes para el país (0,35% del PIB, con unas exportaciones valoradas en 2.000 millones de euros y casi 600 millones de euros pagados en impuestos y tributos). Es necesario destacar que en España contamos con la cadena de valor completa, fabricando en nuestros 240 centros industriales cada uno de los componentes necesarios para el mercado interior y su exportación”.

Una nueva Ley comprometida con la descarbonización

La Ley de Cambio y Transición Energética en España contempla una hoja de ruta para la descarbonización en nuestro país de aquí a 2050, una fecha en la que se marca el reto de alcanzar la neutralidad climática.

La nueva Ley marca objetivos de reducción de emisiones de aquí a 2030, que prevén un descenso del 23% de los gases de efecto invernadero respecto a 1990; alcanzar una penetración de energías de origen renovable en el consumo de energía final de, como mínimo, un 42%; y lograr un sistema eléctrico con, por lo menos, un 74% de generación a partir de energías renovables, entre otras medidas para reducir emisiones de gases de efecto invernadero, energías renovables y eficiencia energética.

El Congreso aprueba el Proyecto de Ley de cambio climático y transición energética

El Congreso aprueba el Proyecto de Ley de cambio climático y transición energética
La vicepresidenta Teresa Ribera a la salida del hemiciclo junto a representantes de organizaciones medioambientales y portavoces de los grupos parlamentarios

El Pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado la Ley de cambio climático y transición energética, una vez votados y ratificados los cambios realizados durante su tramitación en el Senado. En la sesión plenaria del jueves, 13 de mayo, la Cámara Baja ha dado luz verde a la Ley de cambio climático y transición energética, que persigue, entre otros objetivos, la reducción de emisiones y la mejora de la eficiencia energética. La norma entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE). No obstante, para los contratos de concesión en ejecución a la entrada en vigor de esta ley, el apartado 11 del artículo 15 no entrará en vigor hasta el momento en que lo haga la disposición reglamentaria que determine las obligaciones en materia de instalación de puntos de recarga eléctrica a efectos de garantizar unas condiciones suficientes de suministro al tráfico de vehículos eléctricos que circulen por las citadas vías.

Objetivos mínimos nacionales para los años 2030 y 2050

En relación a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, energías renovables y eficiencia energética, esta norma establece varios objetivos mínimos nacionales para el año 2030, como la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en, al menos, un 23% respecto del año 1990; alcanzar una penetración de energías de origen renovable en el consumo de energía final de, como mínimo, un 42%; lograr una sistema eléctrico con, por lo menos, un 74% de generación a partir de energías de origen renovable, y mejorar la eficiencia energética disminuyendo el consumo de energía  primaria en, al menos, un 39,5% con respecto a la línea de base conforme a la normativa comunitaria. De igual modo, antes de 2050 y en todo caso, en el más corto plazo posible, España deberá alcanzar la neutralidad climática y el sistema eléctrico deberá estar basado, exclusivamente, en fuentes de generación de origen renovable. 

El Consejo de Ministros podrá revisar al alza los objetivos establecidos para, entre otros fines, adaptarlos a la evolución de los avances tecnológicos y del conocimiento científico y cumplir con el Acuerdo de París y la normativa de la Unión Europea.  Por otra parte, el texto recoge como instrumentos de planificación para abordar la transición energética los Planes Nacionales Integrados de Energía y Clima (PNIEC) y la  Estrategia de Descarbonización a 2050. El Gobierno deberá aprobar esta estrategia, mediante real  decreto, para establecer una senda de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y de incremento de las absorciones por los sumideros del conjunto de la economía  española hasta 2050, necesaria para cumplir con los objetivos señalados y de conformidad con lo exigido por la normativa de la Unión Europea.

Transición energética y movilidad sin emisiones

De acuerdo a esta norma, a partir de su entrada en vigor no se otorgarán en el territorio nacional, incluido el mar territorial, la zona económica exclusiva y la plataforma continental, nuevas autorizaciones de exploración, permisos de investigación de materiales con propiedades radiactivas y de hidrocarburos o concesiones de explotación para los mismos. Tampoco se admitirán actividades de explotación de hidrocarburos en las que estén previstas la utilización de la fracturación  hidráulica de alto volumen, conocida como «fracking«.

En lo que respecta al desarrollo de la estrategia de descarbonización a 2050, el texto prevé que se adopten las medidas necesarias, de acuerdo con la normativa de la Unión Europea, para que  los turismos y vehículos comerciales ligeros nuevos, excluidos los matriculados  como vehículos históricos, no destinados a usos comerciales, reduzcan  paulatinamente sus emisiones, de modo que no más tarde del año 2040 sean  vehículos con emisiones de 0 g CO2/km establecidas conforme la normativa  comunitaria.

Además, los municipios de más de 50.000 habitantes y los territorios insulares deberán adoptar planes de movilidad urbana sostenible, no más tarde de 2023, que introduzcan medidas de mitigación para permitir la reducción de las emisiones derivadas  de la movilidad.

Rehabilitación de edificios y desarrollo rural

Esta norma contempla que el Gobierno fomentará la renovación y rehabilitación de los  edificios existentes, tanto públicos como privados, para alcanzar la alta eficiencia energética y  descarbonización a 2050. Por ello, en un plazo inferior a seis meses desde la entrada en vigor  del texto, el Ejecutivo deberá elaborar un Plan de Rehabilitación de  Viviendas y Renovación urbana.

En cuanto al desarrollo rural, el despliegue de las energías renovables deberá llevarse a cabo de manera compatible con la conservación del patrimonio natural y la adecuada  ordenación territorial.

Por otro lado, las Administraciones Públicas fomentarán la mejora del conocimiento sobre los efectos del cambio climático en la salud pública y sobre las iniciativas encaminadas a su prevención. De igual forma, el Gobierno deberá revisar el tratamiento del cambio climático y la sostenibilidad en el currículo básico de las enseñanzas que forman parte del  sistema educativo de manera transversal.

Mediante este proyecto de ley también se crea el Comité de Expertos de Cambio Climático y Transición Energética como órgano responsable de evaluar y hacer recomendaciones sobre las  políticas y medidas de energía y cambio climático, incluidas las normativas. Para ello, deberá elaborar anualmente un informe que será remitido al Congreso de los  Diputados y sometido a debate en el mismo, con la participación del Gobierno.

Ribera presenta un plan de 1.670 millones para inversiones en autoconsumo, baterías, climatización renovable y rehabilitación energética

Ribera presenta un plan de 1.670 millones para inversiones en autoconsumo, baterías, climatización renovable y rehabilitación energética

La vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha acordado con las comunidades autónomas y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) un conjunto de propuestas con un presupuesto total de hasta 1.670 M€ para activar las primeras líneas de actuación en materia de autoconsumo, almacenamiento detrás del contador, climatización renovable, rehabilitación de vivienda y regeneración urbana en municipios de menos de 5.000 habitantes vinculadas al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

En el transcurso de la reunión de la Conferencia Sectorial de Energía, principal órgano de cooperación entre el Gobierno central y las comunidades autónomas en esta materia, Ribera ha detallado a los representantes territoriales las cuantías y criterios de reparto correspondientes a estas líneas de actuación en el marco del Plan de Recuperación, en consonancia con las propuestas para activar las primeras medidas que la vicepresidenta trasladó a las autonomías en la pasada Conferencia, celebrada en el mes de enero, y ha recordado que las comunidades que comprometan el 100% de su presupuesto inicial podrán solicitar cuantías adicionales para aumentar la dotación de las líneas agotadas.

Se tratará de convocatorias plurianuales con horizonte 2023 para permitir una mejor planificación y gestión.

En todas las líneas de gestión territorializada las comunidades autónomas deberán comprometer el 80% del presupuesto asignado inicialmente en el primer año de vigencia. En caso de no alcanzarse este hito deberán reintegrar la mitad del presupuesto no comprometido, que podrá dedicarse a otras líneas con mayor capacidad de absorción.

Promoción del autoconsumo

Entre las propuestas presentadas por el MITECO destaca un primer paquete de hasta 1.120 M€ de gestión territorializada destinados a autoconsumo y almacenamiento detrás del contador para potenciar este sector e impulsar medidas de las que se puedan beneficiar tanto el conjunto de la economía como, de forma especial, las familias y las pymes.

En concreto se dedicará un presupuesto inicial de 450 M€ ampliables a 900 M€ para impulsar instalaciones de autoconsumo en todas las actividades económicas, en el sector residencial, en las administraciones públicas y en el tercer sector para que todos los agentes públicos y privados puedan beneficiarse del impulso del autoconsumo.

También se destinará un presupuesto inicial de 110 M€ ampliables a 220 para incorporar el almacenamiento detrás del contador a instalaciones existentes de autoconsumo en estos mismos ámbitos, en línea con la Estrategia Nacional de Almacenamiento, para facilitar que empresas y familias puedan tener un mayor control sobre la gestión y el consumo de su energía.

La línea financiará la adquisición de baterías vinculadas a instalaciones de autoconsumo, tanto nuevas (podrán beneficiarse de la ayuda tanto la compra de la instalación renovable como de la batería) como existentes (beneficiándose de la ayuda para la compra de baterías).

Entre los criterios de reparto se ha tenido en cuenta el valor agregado bruto (VAB) de los diferentes sectores productivos y el censo de hogares de primera vivienda para las instalaciones vinculadas al sector residencial.

Climatización renovable

La vicepresidenta también ha presentado una línea de gestión autonómica dotada inicialmente con 100 M€ ampliables a 200 M€ para la instalación de sistemas de energía renovable para climatización y agua caliente sanitaria en el ámbito doméstico con el objetivo de sustituir o reducir el uso de combustibles fósiles en este sector.

La incorporación de renovables en los hogares mediante bomba de calor por aerotermia o geotermia, a través del aprovechamiento de biomasa donde exista o mediante energía solar térmica permite ahorrar desde el primer día en la factura energética. España cuenta con mano de obra cualificada en este ámbito, lo que permite activar estas actuaciones en el corto plazo y garantiza su retorno tanto en términos de reactivación económica como para la consecución de los objetivos energéticos y climáticos.

Los criterios para el reparto inicial del presupuesto están determinados por el censo de viviendas principales.

Todas estas líneas otorgarán cuantías adicionales para actuaciones y beneficiarios ubicados en municipios de menos de 5.000 habitantes y para pymes.

Actuaciones específicas en pequeños municipios

El MITECO también ha propuesto a las comunidades autónomas un conjunto de actuaciones de regeneración y reto demográfico en el marco de la componente dos del Plan de Recuperación, que ha duplicado el presupuesto previsto inicialmente hasta los 1.000 M€ para medidas que se lleven a cabo en estos municipios.

Estas inversiones se llevarán a cabo a través de tres grandes bloques de actuación: el Programa de Rehabilitación Energética de Edificios (PREE 5.000), el plan Desarrollo Local Sostenible (DLS 5.000) y la promoción de proyectos singulares, que juntos destinarán 350 M€ en 2021 a rehabilitación de vivienda y regeneración urbana. Estos programas se podrán seguir reforzando en ejercicios presupuestarios posteriores.

El PREE 5.000, de gestión territorializada y con un presupuesto inicial de 50 M€ ampliables a 100 M€, destina unos porcentajes de ayuda superiores al actual PREE y facilitará el abordaje de este tipo de actuaciones en pequeños municipios.

En el marco de este programa serán elegibles las actuaciones que supongan la mejora de al menos una letra en la calificación energética de los edificios mediante medidas como la sustitución de instalaciones de climatización por renovables o la mejora de la envolvente térmica, entre otras.

La edición actual del Programa PREE ya está en manos de las comunidades y ciudades autónomas y desde el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), dependiente del MITECO, se ha elaborado una guía en colaboración con el Consejo Superior de Arquitectos de España para optimizar la gestión técnico-administrativa en la tramitación de ayudas de este programa.

La vicepresidenta también ha propuesto a las comunidades autónomas iniciativas como el programa de Desarrollo Local Sostenible DLS 5.000, con un presupuesto inicial de 75 M€ ampliables a 150 M€ en inversiones directas por parte de las entidades locales para actuaciones que reduzcan la demanda y el consumo energético en edificios e infraestructuras públicas, instalaciones de generación eléctrica renovable para autoconsumo, instalaciones de generación térmica renovable, lucha contra la contaminación lumínica, eficiencia energética en alumbrado y movilidad sostenible, incluyendo proyectos de recuperación de espacio para los peatones, ciclistas, etcétera.

Para la identificación de proyectos beneficiarios y la canalización de esta línea, de gestión centralizada y concesión directa a las entidades locales, se llevará a cabo una estrecha coordinación con las comunidades autónomas. Los remanentes podrán redistribuirse para dar respuesta a los proyectos en lista de espera en otros territorios una vez haya transcurrido el primer año desde la entrada en vigor del DLS 5.000.

Los criterios de reparto del presupuesto tienen en cuenta tanto el número de municipios de menos de 5.000 habitantes de cada territorio como la población que representan estos municipios en cada comunidad y el nivel de dispersión de los núcleos. El reparto inicial del presupuesto de cada línea podrá ampliarse en aquellas comunidades que comprometan o agoten la asignación original.

Asimismo, la vicepresidenta Ribera ha anunciado la activación, tras el verano, de un programa por concurrencia competitiva de gestión centralizada y en colaboración con las comunidades autónomas que destine un presupuesto inicial de 100 M€ a proyectos singulares de transición energética para asentar actividad y población en el territorio promovidos por actores privados, públicos o en colaboración público-privada relativos a comunidades energéticas, movilidad sostenible, rehabilitación y regeneración energética o despliegue de renovables con el objetivo de incentivar actuaciones de mejora energética.

Criterios de reparto

La propuesta de reparto inicial de estas líneas, dirigida a pequeños municipios, incluye tanto a los de menos de 5.000 habitantes existentes en España con los últimos datos oficiales del Padrón Municipal de Habitantes a 1 de enero de 2020, como a aquellos municipios que superan este umbral pero tienen una población inferior a 20.000 personas, se sitúan fuera de las áreas urbanas de acuerdo con el Atlas de Áreas Urbanas del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y tienen una población inferior a los 5.000 habitantes en todos sus núcleos.

El reparto inicial entre las comunidades autónomas se lleva a cabo ponderando por igual el número de municipios de cada autonomía que cumplen estos criterios y la población en cada comunidad que habita en estos municipios. Las comunidades autónomas que ejecuten el 100% de su presupuesto inicial podrán recibir ampliaciones de estas cuantías.

Eficiencia energética en la industria

Además de las líneas contempladas en el Plan de Recuperación, el MITECO también ha trasladado a las comunidades la actualización de la línea de ayudas de eficiencia energética en la industria financiada con cargo al Fondo Nacional de Eficiencia Energética. A través de la modificación del Real Decreto que regula esta línea, el MITECO ampliará su vigencia hasta 2023 y eliminará una de las limitaciones de ayuda que se establecen en la norma para que la proporción de ayuda que puede asignarse corresponda con la que fijan los reglamentos europeos de aplicación, lo que beneficiará, en determinados supuestos, a pequeñas y medianas empresas.

Movilidad sostenible

La vicepresidenta Ribera ha recordado a las comunidades autónomas los avances en la línea de movilidad eléctrica que presentó ante ellas en la pasada Conferencia Sectorial. El Plan MOVES III, aprobado por el Gobierno el pasado mes de abril, repartirá 400 M€ ampliables a 800 M€ en ayudas directas a la compra de vehículos eléctricos o híbridos enchufables y la instalación de infraestructuras de recarga. Particulares y autónomos ya pueden adquirir vehículos y puntos de recarga sujetos a esta ayuda con continuidad, como mínimo, hasta el 31 de diciembre de 2023.

Plan de recuperación

Estas actuaciones se enmarcan en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, del que el MITECO gestionará 15.339 M€, el 21,95% del total. De este presupuesto, 5.390 M€ irán destinados a actuaciones vinculadas a energía en ámbitos como movilidad eléctrica, rehabilitación energética y regeneración urbana en municipios de menos de 5.000 habitantes, despliegue del parque de generación renovable, promoción de redes inteligentes, despliegue de la flexibilidad y el almacenamiento, hidrógeno renovable, transición justa y eficiencia energética y movilidad sostenible en la Administración General del Estado.

Manifestaciones de interés

A lo largo de estos meses el MITECO ha impulsado múltiples manifestaciones de interés que le han permitido conocer el estado de situación del mercado, las posibles entidades -empresas, asociaciones, consorcios, entidades públicas- con interés en desarrollar proyectos o nuevas líneas de actuación, así como los aspectos más relevantes de dichos proyectos y actuaciones, lo que le ha permitido identificar proyectos y nuevas líneas de actuación para diseñar y dimensionar las ayudas y los mecanismos del Plan de Recuperación.

El MITECO ha impulsado seis manifestaciones de interés sobre ámbitos como  el hidrógeno renovable, la electromovilidad, las comunidades energéticas locales, las redes inteligentes, el despliegue del almacenamiento energético, las energías renovables o el fomento de las energías sostenibles en las islas. De todas ellas se han recibido casi 4.000 aportaciones.

El Ministerio también la lanzado una manifestación de interés para identificar proyectos tractores para afrontar el reto demográfico y la lucha contra la despoblación, de la que se han recibido más de 4.000 aportaciones, de las que más de 2.000 corresponden a proyectos de transición energética.

La industria emergente del hidrógeno puede ayudar a afrontar el cambio climático, pero hay que gestionar riesgos complejos

La industria emergente del hidrógeno puede ayudar a afrontar el cambio climático, pero hay que gestionar riesgos complejos

Impulsado por programas de financiación gubernamental en todo el mundo, se prevé que el hidrógeno desempeñe un papel destacado en la transición energética hacia una economía de bajas emisiones de carbono. Como alternativa a los combustibles fósiles como el petróleo y el carbón, las soluciones de hidrógeno pueden ser clave para abordar el cambio climático en el futuro, ayudando a muchas industrias a reducir sus emisiones de carbono. Aunque la tecnología del hidrógeno se utiliza desde hace décadas, los megaproyectos que se están planificando en la actualidad requieren un aumento de la gestión de riesgos. Un nuevo informe de Allianz Global Corporate & Specialty (AGCS) destaca algunas de las oportunidades y retos de la industria emergente del hidrógeno, subrayando que los riesgos potenciales en torno a la producción, el almacenamiento y el transporte del hidrógeno – sobre todo el fuego y la explosión, pero también los fallos técnicos y la interrupción del negocio – deben gestionarse de forma proactiva.

«El hidrógeno (producido a partir de energías bajas en carbono o incluso renovables) tiene una importancia creciente para la sustitución de los combustibles fósiles en los ámbitos de la energía, el abastecimiento, la movilidad y la industria«, afirma Chris van Gend, Director Global de Energía y Construcción de AGCS. «Tiene el potencial de pasar de ser una fuente de energía de nicho a convertirse en un gran negocio, con países que han comprometido miles de millones para ampliar su infraestructura y con el lanzamiento de proyectos en todo el mundo. A pesar de estos éxitos, hay retos a superar para que el hidrógeno se convierta en una parte importante de la transición energética, como el coste de producción, la complejidad de la cadena de suministro y la necesidad de nuevas normas de seguridad.» 

Con el respaldo de los gobiernos: Más de 30 países han elaborado hojas de ruta del hidrógeno

El cambio global hacia la descarbonización ha provocado un fuerte impulso en la industria del hidrógeno. El hidrógeno ofrece varias opciones para la transición hacia una economía baja en carbono: como portador de energía y medio de almacenamiento para su reconversión en electricidad, como combustible para todos los medios de transporte y movilidad y como potencial sustituto de los hidrocarburos fósiles en industrias como la producción de acero o la petroquímica.

En todo el mundo existe un fuerte compromiso gubernamental con las iniciativas de hidrógeno, respaldado por el apoyo financiero y la regulación: a principios de 2021, más de 30 países han elaborado hojas de ruta para el hidrógeno y los gobiernos de todo el mundo han comprometido más de 70.000 M$ en financiación pública, según McKinsey. Hay más de 200 proyectos de producción a gran escala en marcha. En España, el pasado mes de febrero, una compañía de energía ha presentado al Ministerio de Transición Ecológica su interés por desarrollar hasta 23 proyectos de hidrógeno renovable en las distintas fases de la cadena de valor de este combustible. Uno de los anuncios más significativos ha sido la «estrategia del hidrógeno para una Europa climáticamente neutra» de la Comisión Europea, publicada en julio de 2020, que incluye un ambicioso objetivo de 40 GW de capacidad de electrolizadores para producir hidrógeno verde en Europa en 2030.

Evaluación del entorno de riesgo 

Muchas de las tecnologías utilizadas para la generación de hidrógeno o de energía a partir del hidrógeno son bien conocidas en principio. Los consultores de riesgos de AGCS tienen una gran experiencia en la gestión de proyectos de hidrógeno en diferentes ámbitos. «Hoy en día, la gran mayoría del hidrógeno se produce y se utiliza in situ en la industria. La novedad es que el tipo y la escala de su adaptación están cambiando fundamentalmente, con el rápido crecimiento previsto de las industrias en el futuro. Vemos el advenimiento de proyectos a escala gigantesca en muchos países, con la entrada en el mercado de varios actores nuevos y el redimensionamiento de los ya establecidos, y la gestión de riesgos tiene que seguir el ritmo«, dice Thomas Gellermann, consultor de riesgos de AGCS y experto del Centro de Tecnología de Allianz. Desde el punto de vista tecnológico, AGCS destaca los siguientes riesgos operativos:

  • Riesgos de incendio y explosión: El principal riesgo al manipular el hidrógeno es el de explosión cuando se mezcla con el aire. Además, las fugas son difíciles de identificar sin detectores específicos, ya que el hidrógeno es incoloro e inodoro. Una llama de hidrógeno es casi invisible a la luz del día. Las estadísticas de investigación de siniestros del sector muestran que aproximadamente uno de cada cuatro incendios de hidrógeno puede atribuirse a fugas, y que alrededor del 40% no se detectan antes del siniestro.

    «La protección contra incendios y explosiones debe considerarse en tres niveles diferentes«, explica Gellermann. «Impedir en lo posible el escape de gases inflamables. Garantizar un diseño seguro de las instalaciones eléctricas y de otro tipo en zonas en las que no puedan excluirse las fuentes de ignición, y construir edificios e instalaciones que soporten una explosión con daños limitados. La manipulación adecuada del gas hidrógeno es fundamental, y cualquier situación de emergencia requiere un equipo de seguridad contra incendios adecuado

Un análisis de la AGCS de más de 470.000 siniestros en todos los sectores industriales durante cinco años muestra lo caro que puede ser el riesgo de incendio y explosión. Los incendios y las explosiones causaron daños considerables y pérdidas por valor de más de 14.000 M€ (16.700 M) durante el periodo analizado. Excluyendo las catástrofes naturales, más de la mitad (11) de los 20 mayores siniestros de seguros analizados se debieron a esta causa, lo que la convierte en la primera causa de siniestro para las empresas de todo el mundo.

  • Fragilidad de los materiales: La difusión del hidrógeno puede hacer que el metal y el acero (especialmente los aceros de alta resistencia) se vuelvan frágiles y una amplia gama de componentes podría verse afectada, por ejemplo, tuberías, contenedores o componentes de maquinaria. Junto con la fragilidad, puede producirse la fisuración inducida por hidrógeno (HAC). Para la seguridad de los sistemas de hidrógeno, es importante que se tengan en cuenta en la fase de diseño problemas como el riesgo de fragilidad y el HAC. Esto se garantiza seleccionando materiales adecuados para las cargas previstas y considerando las condiciones de funcionamiento apropiadas (presión del gas, temperatura, carga mecánica). Los aceros de alta resistencia corren un riesgo especial de sufrir daños relacionados con el hidrógeno.
  • Riesgos de interrupción de los negocios (BI): La producción o el transporte de hidrógeno suelen implicar equipos de alta tecnología y el fallo de las piezas críticas podría dar lugar a una grave interrupción de la actividad y a importantes pérdidas financieras. Por ejemplo, en caso de daños en las celdas de electrólisis (utilizadas en la electrólisis del agua) o en los intercambiadores de calor de las plantas de licuefacción, podría llevar semanas, si no meses, sustituir estos equipos esenciales, lo que provocaría retrasos en la producción. Además, los costes de lucros cesantes tras un incendio pueden aumentar considerablemente el total de las pérdidas. Por ejemplo, el análisis de la AGCS muestra que, en todos los sectores de la industria, la pérdida media de BI de un incidente de incendio es alrededor de un 45% más alta que la pérdida media de propiedad directa.

Se espera un aumento significativo de la demanda de seguros

Si bien los proyectos de hidrógeno independientes han sido poco frecuentes en el mercado de seguros hasta la fecha, la producción de hidrógeno como parte de las instalaciones integradas de refinado y petroquímica ha sido durante mucho tiempo un elemento básico de la cartera de seguros de energía y construcción de AGCS. Dados los numerosos proyectos previstos en todo el mundo, las aseguradoras pueden esperar un aumento significativo de la demanda de cobertura en el futuro para construir y operar plantas de electrólisis o tuberías para el transporte de hidrógeno.

«Como en cualquier riesgo energético, el fuego y la explosión son peligros clave. La interrupción de la actividad y la responsabilidad civil también son fundamentales, así como los riesgos de tránsito, instalación y fallos mecánicos«, explica van Gend. Espera un aumento significativo de las oportunidades a las que AGCS pretende responder de forma proactiva. «Estamos desarrollando un enfoque de suscripción más detallado para los proyectos de hidrógeno, asegurándonos de que podemos servir a los clientes en todo el mundo. Existe, con razón, un gran entusiasmo en torno a las soluciones de hidrógeno como motor clave hacia una economía con bajas emisiones de carbono, pero no debemos pasar por alto que estos proyectos implican riesgos industriales y energéticos complejos y requieren altos niveles de experiencia en ingeniería y conocimientos de seguros para poder ofrecer cobertura. Aplicaremos el mismo rigor en la selección y suscripción de riesgos para los proyectos de hidrógeno que en nuestro actual negocio de construcción y explotación de energía.”

¿Un cambio de paradigma en la generación de demanda renovable?

¿Un cambio de paradigma en la generación de demanda renovable?

La demanda de energía renovable ha crecido un impresionante 8% entre 2019 y 2020, durante un año en el que el consumo de energía y la producción de la industria se han desplomado en la mayor parte de Europa, según las nuevas estadísticas de la Asociación de Organismos Emisores (AIB) analizadas por ECOHZ.

El crecimiento de la demanda continúa

A pesar de las alarmantes predicciones, la demanda de energía renovable ha seguido creciendo a un ritmo constante durante 2020. El impacto de la menor actividad industrial como resultado del COVID-19 ha sido limitado y la sed europea de energías renovables parece imparable. Esto se refleja directamente en las cifras anuales del mercado de Garantías de Origen (GO), elaboradas por la Asociación de Organismos Emisores (AIB).

La tendencia general en el mercado de GO es una demanda de mercado sólida y creciente, junto con una situación de oferta algo estable. La demanda del mercado ha crecido un impresionante 8% de 2019 a 2020. Esto durante un año en el que el consumo de energía y la producción de la industria se han desplomado en la mayor parte de Europa. El crecimiento anual (CAGR) de 2008 a 2020 es un sólido 17%.

Los motores del crecimiento

La necesidad del sector empresarial de más energía renovable sigue siendo el principal motor detrás del continuo aumento de la demanda. Pero el cambio de las políticas energéticas nacionales también está teniendo un impacto positivo. Específicamente, la implementación de la divulgación completa (varios modelos) en países como Países Bajos, Suiza y Austria ha contribuido significativamente. Especialmente en Países Bajos, la implementación de “mejores prácticas” de Divulgación total del consumo, impacta en el mercado de manera positiva”, dice Tom Lindberg, Director Gerente de ECOHZ.

Cabe señalar que Países Bajos, con una demanda creciente que alcanzó los 54,4 TWh en 2020, solo pueden cubrir alrededor del 50% de su demanda mediante producción local. Necesita importar el resto de otras fuentes renovables europeas.

Disminuye el excedente acumulado – caen los vencimientos

Aunque 2020 todavía muestra un ligero superávit agregado de GO en el mercado, la tendencia es claramente que el mercado se está moviendo hacia un mejor equilibrio entre la oferta y la demanda. Esto también se ve respaldado por la disminución del número de GO que vencen (después de 12 meses de validez), por tercer año consecutivo. A medida que el mercado se mueve lentamente de un mercado anual a un mercado mensual y diario, podemos esperar que los volúmenes vencidos vuelvan a crecer. Esta mayor complejidad del mercado y los períodos de coincidencia más cortos pueden dar lugar a que se emparejen menos compradores con el suministro correcto.

La proporción relativa de GO vencidos en comparación con los certificados emitidos durante los mismos períodos se ha reducido del 8,3% al 5,2% y al 3,4% en 2020. «Esta es una indicación muy clara de que el superávit histórico en el mercado está a punto de desaparecer«, afirma Lindberg.

Otras observaciones

  • AIB ahora incluye a la mayoría de los países europeos con volúmenes significativos de energías renovables, habiendo incluido mercados como Portugal, Serbia y Eslovaquia en 2020. El número de países que aún están fuera del AIB y que aspiran a unirse en los próximos años es limitado. Su producción agregada y, por lo tanto, el potencial de nuevo suministro renovable (emisión de GO) también es comparativamente bajo.
  • En cuanto a la tecnología, la tendencia principal es que el crecimiento de la energía eólica sigue superando a todas las demás tecnologías relacionadas con la emisión de GO. La energía hidroeléctrica sigue siendo la mayor fuente de suministro renovable, proporcionando más del doble del volumen que la eólica.
  • Noruega aparentemente tiene un fuerte aumento en la demanda en los últimos 2-3 años, pero la mayor parte de este aumento está relacionado con las exportaciones de GO al mercado de Reino Unido, a través del registro noruego. Cuando se corrigen las cifras de Noruega para esta exportación, Noruega tiene un desarrollo de la demanda plana de alrededor de 26 TWh.
  • Cada vez más, hemos visto que los países emiten GO de fuentes no renovables (fósiles y nucleares), pero ahora también vemos una demanda significativa de (cancelaciones) de GO que no son renovables. Esta cifra alcanzó casi los 90 TWh en 2020, impulsada principalmente por Países Bajos, Austria, Suiza, España y Suecia.

Perspectivas prometedoras para 2021

Las perspectivas para 2021 son prometedoras en términos de solidez del mercado. En resumen, hay cuatro indicadores clave que claramente pueden impulsar al mercado hacia un equilibrio, o incluso una situación en la que la demanda supere a la oferta durante períodos de tiempo:

  • Un probable repunte económico e industrial estimulará un fuerte repunte en la demanda corporativa de energías renovables.
  • Es probable que la situación hidrológica en la región nórdica resulte en niveles de producción de energía más bajos en 2021 que en 2019 y 2020. Esto puede resultar en una caída general en el suministro de GO nórdicos, con una reducción de hasta 10-15 TWh solo del mercado noruego.
  • El alejamiento de los esquemas de presentación de informes anuales hacia períodos de presentación de informes mensuales o incluso más breves, provenientes de los responsables de la formulación de políticas en un número selecto de países, así como de compradores corporativos influyentes, puede cambiar la dinámica del mercado de manera significativa.
  • Es probable que se reduzca el crecimiento futuro de la oferta y esto dependerá más de la nueva producción renovable y la emisión de GO relacionados, y menos del crecimiento de nuevos miembros de AIB. Pocos miembros potenciales de AIB tienen una producción renovable de tal tamaño que pueda influir significativamente en la demanda agregada.

Un «comodín» en el escenario de mercado descrito es el Brexit. Reino Unido limitará la importación de GO europeas en 2021, y es probable que el volumen total caiga de los 59 TWh importados en 2020. Como ocurre con muchas cuestiones relacionadas con el Brexit, el resultado final aún no está claro, pero significa que cierto volumen excedente deberá negociarse en Europa, si no se permite el acceso a compradores de Reino Unido. Dado que el volumen excedente está limitado a 30-40 TWh, es realista esperar que esto sea anulado por un mayor crecimiento de la demanda general en Europa.