A pesar del aumento de la inversión en energía limpia, el mundo se encuentra en medio de una «recuperación económica desigual e insostenible»

Se prevé que las emisiones sufran su segundo mayor repunte de la historia

A pesar del aumento de la inversión en energía limpia, el mundo se encuentra en medio de una

La nueva actualización del Sustainable Recovery Tracker de la IEA muestra que la energía limpia representa solo el 3% del gasto en recuperación hasta la fecha, con un marcado desequilibrio entre las economías avanzadas y el mundo en desarrollo.

El gasto en energía limpia asciende al 3% de los 16,9 b$ que los gobiernos han movilizado hasta ahora para impulsar sus economías de la recesión desencadenada por la pandemia del COVID-19, según la última actualización de la Agencia Internacional de Energía. La proporción ha aumentado desde alrededor del 2% en julio, pero sigue dejando las emisiones globales de CO2 en trayectoria ascendente, y este año experimentarán su segundo mayor aumento anual de la historia.

Los gobiernos han aumentado la cantidad del gasto en la recuperación económica que se destina a inversiones en energía limpia en un 20% en los últimos tres meses, según muestran las nuevas estimaciones del Sustainable Recovery Tracker de la IEA. Pero el gasto está muy desequilibrado geográficamente, y la mayor parte se lleva a cabo en economías avanzadas en lugar de en el mundo en desarrollo, y aún está por debajo de lo que se necesita para que las emisiones globales de CO2 disminuyan de manera sostenida.

La IEA presentó el Sustainable Recovery Tracker en julio para evaluar cómo las medidas de recuperación que los gobiernos han adoptado hasta la fecha se comparan con el Plan de Recuperación Sostenible, que la Agencia publicó el año pasado. El Plan de la AIE recomendó 1 b$ de gasto anual en medidas de energía limpia en todo el mundo durante un período de tres años, para encaminar al mundo hacia los objetivos climáticos internacionales y, al mismo tiempo, impulsar el crecimiento económico y el empleo a nivel mundial. El Sustainable Recovery Tracker, que se lanzó como una contribución a la Presidencia de Italia del G20, continuará actualizándose periódicamente, según lo solicitado por los miembros del G20.

En los últimos tres meses, se han hecho 40 nuevos anuncios de financiación y 140 programas de gasto anunciados previamente han agregado nuevos detalles o gastos. Éstos amplían las 800 políticas de gasto que se cubrieron anteriormente en el Tracker. En total, los gobiernos han destinado hasta ahora un estimado de 470.000 M$ para inversiones en energía limpia de aquí a 2030, un aumento de 90.000 M$, o un 20%, respecto del nivel observado en julio.

El análisis de estas políticas muestra que las economías avanzadas se están moviendo fuertemente hacia la recuperación sostenible, pero el total global asciende a solo alrededor del 40% del nivel exigido por el Plan de Recuperación Sostenible de la AIE. No obstante, se trata de un aumento con respecto a la situación de julio, cuando la participación se estimó en un 35%.

Algunas economías avanzadas, incluidas Francia, Japón, Reino Unido y EE.UU., están en proceso de elaborar y aprobar nuevos programas de inversión. Esto podría poner a las economías avanzadas al alcance de su parte del Plan de Recuperación Sostenible, suponiendo que el apoyo gubernamental llegue rápidamente a proyectos viables, en medio de interrupciones de la cadena de suministro y turbulencias del mercado.

Sin embargo, las economías emergentes y en desarrollo, donde la mayoría de las inversiones en energía limpia deben realizarse en la próxima década, se están quedando atrás. En todas las economías emergentes y en desarrollo en su conjunto, se proyecta que el gasto en medidas de energía limpia será solo alrededor del 20% del nivel recomendado en el Plan de Recuperación Sostenible, con pocos nuevos gastos en trámite debido al endurecimiento de las restricciones fiscales como resultado de la pandemia. India destaca como una excepción con su anuncio de nuevos gastos potencialmente sustanciales a través del plan de infraestructura Gati Shakti, que podría incluir nuevas disposiciones para inversiones en energía limpia.

Por primera vez, el Tracker también ha evaluado los impactos en el empleo asociados con el gasto en recuperación sostenible. Se estima que los planes de gasto del gobierno actual están establecidos para crear una demanda de 5 millones de empleos adicionales en energía limpia a nivel mundial para 2023, la mayoría de ellos en el sector de edificios, así como en infraestructura eléctrica, energías renovables y vehículos eléctricos. La falta de trabajadores cualificados para ocupar estos puestos podría ser un cuello de botella importante, lo que subraya el papel central de la capacitación, en particular del desarrollo de nuevas habilidades para los trabajadores que se trasladan a diferentes industrias, para garantizar una recuperación sostenible exitosa.