Air Liquide suministra el hidrógeno para un de autobús de pila de combustible que el grupo AVANZA y CRMT ponen en marcha en Madrid

Avanza junto con el Consorcio de Transportes de Madrid, el fabricante Solaris y la multinacional Air Liquide van a realizar, en España, una de las primeras pruebas de un autobús de pila de combustible (autobús de hidrógeno) con pasajeros. El periodo de pruebas con pasajeros tendrá lugar del 1 al 15 de marzo, en diferentes zonas del área metropolitana de Madrid y el repostaje del autobús de pila de combustible se efectuará en las instalaciones de Avanza en Pozuelo de Alarcón, donde se ubicará una estación portátil de repostaje de hidrógeno.

El suministro correrá a cargo de Air Liquide, compañía con más de 50 años de experiencia en toda la cadena de suministro del hidrógeno: desde la producción y almacenamiento hasta la distribución y su posterior aplicación en múltiples sectores. Air Liquide es pionera en la promoción del uso del hidrógeno como vector de energía para una movilidad más sostenible, impulsando su uso para la descarbonización de las flotas de vehículos pesados. Por su parte, Avanza, líder en movilidad, está analizando realizar una fuerte apuesta por el hidrógeno, tecnología que va a sufrir un potente impulso con el fin de implantar una movilidad más sostenible.

Las pruebas, que se realizarán específicamente en las líneas 3 de Pozuelo, 561 (línea interurbana Madrid/Aluche-Pozuelo-Majadahonda-Las Rozas) y 3 de Getafe, tienen como objetivo monitorizar y medir el procedimiento de repostaje, prestaciones del vehículo vs diésel y vs eléctrico, su autonomía, consumo, fiabilidad y disponibilidad. En definitiva, el objetivo de estas exigentes pruebas es comprobar que este vehículo puede prestar el servicio en cualquiera de las líneas regulares del Consorcio de Transportes de Madrid que opera Avanza, tanto en ámbito urbano como suburbano con total garantía.

De esta manera, la compañía quiere verificar de manera detallada que el autobús es capaz de cumplir con los horarios establecidos, con al menos las mismas prestaciones que los vehículos diésel o híbridos utilizados actualmente, y que dispone de autonomía suficiente para cumplir con todas las garantías del servicio de transporte regular, comparándose también con vehículos eléctricos probados anteriormente.

El hidrógeno es una alternativa para afrontar el reto del transporte limpio y contribuye a mejorar la calidad del aire. Utilizado en una pila de combustible, el hidrógeno se combina con el oxígeno del aire para producir electricidad, emitiendo únicamente agua. No genera ninguna contaminación en el punto de uso: cero gases de efecto  invernadero,  cero partículas y cero ruidos. El hidrógeno ofrece una respuesta concreta a los desafíos que plantean  la  movilidad sostenible y la contaminación local en las zonas urbanas.

Para las empresas que quieren combinar innovación y conciencia medioambiental, como Avanza, Solaris o Air Liquide, el hidrógeno es la solución perfecta. El uso de esta energía permite reducir drásticamente la huella de carbono. Los vehículos de pila de combustible de hidrógeno tienen todas las ventajas de los vehículos eléctricos sin sus desventajas: cero contaminación pero una mayor autonomía y un tiempo de recarga más rápido.