Alfa Laval forma parte del desarrollo de una solución sostenible de almacenamiento de energía

Alfa Laval forma parte del desarrollo de una solución sostenible de almacenamiento de energía

El cambio hacia energías renovables es una de las maneras de reducir las emisiones de CO2 y crear una fuente de energía más sostenible. La dificultad de sustituir los combustibles fósiles por energías renovables es la intermitencia, ya que no siempre se produce energía cuando la demanda es mayor y la producción depende de que brille el sol y sople el viento. La solución al problema de la intermitencia es el almacenamiento de energía.

Alfa Laval, compañía sueca, líder mundial en transmisión de calor, separación centrífuga y gestión de fluidos, es copropietaria de la empresa tecnológica Malta Inc., que se encuentra desarrollando una solución de almacenamiento de energía completamente nueva que facilitará la transición hacia el uso de energías renovables. Además de ser copropietaria, Alfa Laval también colabora con Malta en el desarrollo de un innovador intercambiador de calor, un componente clave de la solución técnica.

La innovadora tecnología de transferencia de calor de Alfa Laval es un componente esencial del sistema electrotérmico que puede almacenar energía de cualquier fuente (eólica, solar, etc.) en cualquier ubicación. El sistema puede almacenar energía durante varios días, pero los primeros sistemas se centrarán en las aplicaciones a corto plazo para duraciones de entre 10 y 12 horas. La solución busca mejorar drásticamente la estabilidad y la resiliencia de la red eléctrica y lleva en desarrollo desde 2018.

Malta Inc. ha anunciado recientemente la incorporación al proyecto de 50 M$ de fondos adicionales, lo que supone un impulso importante hacia la finalización de la primera planta a escala completa. Estos fondos adicionales provienen de Proman y Dustin Moskovitz, inversores nuevos, así como de Alfa Laval y Breakthrough Energy Ventures, los inversores existentes, para dar el siguiente paso hacia el establecimiento de la primera planta a escala completa, la cual se espera que entre en funcionamiento en 2024 o 2025.