Almacenamiento de energía, una oportunidad de inversión de 1.200 b$ hasta 2040

Según el último pronóstico anual de la compañía de investigación BloombergNEF (BNEF), el derrumbe del coste de las baterías impulsará un auge en la instalación de sistemas de almacenamiento de energía en todo el mundo en los próximos años hasta 2040. El mercado global del almacenamiento de energía (excluyendo la hidroeléctrica con bombeo) crecerá a un acumulado de 942 GW/2.857 GWh para 2040, atrayendo 1.200 b$ en inversiones durante los próximos 22 años. Las baterías baratas significan que eólica y solar podrán funcionar cada vez más cuando el viento no sopla y el sol no brilla.

El último informe Long-Term Energy Storage Outlook de BNEF considera que el coste de capital de un sistema de almacenamiento de baterías de iones de litio a escala comercial se reducirá otro 52% entre 2018 y 2030, además de las fuertes caídas observadas a principios de esta década. Esto transformará el caso económico de las baterías tanto en el segmento de los vehículos eléctricos como en el sector eléctrico.

BNEF se ha vuelto mucho más optimista con respecto a las implementaciones de almacenamiento desde su último pronóstico hace un año. Esto se debe en parte a las caídas más rápidas de lo esperado de los costes de los sistemas de almacenamiento, y en parte a un mayor enfoque en dos aplicaciones emergentes para la tecnología: recarga de vehículos eléctricos y acceso a la energía en regiones remotas.

BNEF considera que el almacenamiento de energía crecerá hasta un punto en el que equivaldrá al 7% de la potencia eléctrica total instalada a nivel mundial en 2040. La mayoría de la capacidad de almacenamiento será a escala comercial hasta mediados de la década de 2030, cuando las aplicaciones “detrás del contador” las superarán.

En las aplicaciones “detras del contador” (BTM por sus siglas en inglés), las instalaciones se ubicarán en locales comerciales e industriales, y en millones de propiedades residenciales. Realizarán una gran variedad de tareas para sus propietarios, que incluyen desplazar la demanda de la red para reducir costes de electricidad, almacenar el exceso de energía solar generada por instalaciones sobre tejado, mejorar la calidad y fiabilidad de la energía, y obtener tarifas por ayudar a equilibrar la tensión en la red.

China, EE.UU., India, Japón, Alemania, Francia, Australia, Corea del Sur y Reino Unidos serán los países líderes. Estos nueve mercados representarán dos tercios de la capacidad instalada para 2040. A corto plazo, Corea del Sur dominará el mercado, EE.UU. asumirá el control a principios de la década de 2020, pero será superado por China a lo largo de esa década. Luego China liderará a lo largo de la década de 2040.

Especialmente los países en desarrollo de África también experimentarán un rápido crecimiento en el almacenamiento en baterías. Es probable que las compañías energéticas “reconozcan cada vez más que los activos aislados que combinan energía solar, diesel y baterías son más baratos en sitios remotos que una extensión de la red principal o un generador de combustible fósil”, señala el informe.

El análisis de BNEF estima el almacenamiento de energía en múltiples aplicaciones para satisfacer la oferta y la demanda variables y para operar la red de manera más eficiente, al tiempo que toma en cuenta los aspectos económicos del cliente para usar el almacenamiento, así como las necesidades a nivel del sistema. Agregar almacenamiento de energía BTM podría ser una alternativa viable a la escala comercial para muchas aplicaciones, pero pasarán años antes de que los marcos regulatorios de algunos países lo permitan completamente.

Existe una oportunidad importante para que el almacenamiento de energía brinde flexibilidad, para ayudar a equilibrar la oferta y la demanda variables, y los sistemas, sin duda, se utilizarán de manera compleja. El almacenamiento de energía se convertirá en una alternativa práctica a la generación de nueva construcción o al refuerzo de la red.

A pesar del rápido crecimiento con respecto a los niveles actuales, la demanda de baterías para almacenamiento estacionario representará solo el 7% de la demanda total de baterías en 2040. Será superado por el mercado de vehículos eléctricos, que tendrá un impacto más importante en el equilibrio entre la oferta y la demanda y en los precios de metales como el litio y el cobalto.