Alstom presenta su primer tren con pila de combustible

Alstom ha presentado su tren cero emisiones de pila de combustible de hidrógeno en InnoTrans, la principal feria de la industria del ferrocarril, que se celebra en Berlín del 20 al 23 de septiembre de 2016. El primer tren con esta tecnología comenzarán a circular en 2018 en Alemania, y supondrá la primera solución completamente libre de emisiones para líneas ferroviarias no electrificadas. El tren con pila de combustible será una alternativa ecológica y económica a la propulsión diésel tradicional.

A pesar de los numerosos proyectos de electrificación existentes en varios países europeos, una buena parte de la red ferroviaria europea seguirá siendo no electrificada durante mucho tiempo. En muchos países, el número de trenes diésel en circulación es aún alto (más de 4.000 coches en Alemania, por ejemplo).

Como alternativa al diésel, el hidrógeno cumple con todos los requisitos esenciales para ferrocarril: se trata de una tecnología madura y su precio hace que su funcionamiento resulte económico. Se ha investigado ya durante décadas en tecnologías con hidrógeno y su seguridad ha quedado demostrada en numerosas aplicaciones.

La aplicación de la pila de combustible como sistema de propulsión ferroviaria permitirá así crear una nueva generación de trenes respetuosos con el medioambiente, silenciosos y eficientes. Además, los trenes incorporarán, junto a la pila de combustible, otras tecnologías de eficiencia energética, como baterías de almacenamiento de energía, y sistemas inteligentes de gestión y recuperación de la energía.

Tecnología, sostenibilidad y eficiencia

Las pilas de combustible son el eje central del sistema, la fuente de energía primaria para propulsar el tren. Éstas son alimentadas a demanda con hidrógeno, y los trenes son propulsados por una unidad de tracción eléctrica. Las pilas de combustible proporcionan electricidad, gracias a la mezcla del hidrógeno -almacenado en los depósitos- con el oxígeno -del aire exterior-. En este proceso, lo único que se emite es vapor de agua y agua condensada, no se generan gases ni partículas contaminantes. La electricidad se produce sin generador ni turbina, lo cual hace que el proceso sea mucho más rápido y eficiente.

La eficiencia del sistema también se basa en el almacenamiento de energía en baterías de ion de litio de alto rendimiento. La batería almacena energía de las pilas de combustible cuando ésta no se necesita para la tracción, o de la energía cinética durante el frenado eléctrico, permitiendo así suministrar energía de apoyo durante las fases de aceleración. Las baterías acumulan la energía que no se utiliza inmediatamente con el fin de suministrarla posteriormente según se necesite. El resultado es una mejor gestión del consumo de combustible.

Arquitectura probada

El nuevo tren, denominado Coradia iLint, pertenece a la familia de trenes regionales Coradia de Alstom, con una trayectoria de servicio probada (16 años en circulación y 2.400 trenes Coradia vendidos en todo el mundo). Las prestaciones del nuevo iLint serán equiparables a las de última generación de trenes regionales de tracción diésel, tanto en aceleración y frenado como en velocidad máxima (140 km/h), autonomía (entre 600 y 800 km, dependiendo de la orografía). Además, dispondrán del mismo nivel de confort y la misma capacidad, de hasta 300 pasajeros. Los nuevos iLint se fabricarán en la planta de Salzgitter, en Alemania.

Para llevar a cabo la implementación del Coradia iLint de la manera más sencilla posible para los operadores, Alstom ofrece un paquete completo que incluye tanto el material rodante y su mantenimiento posterior, como, en colaboración con sus socios, la infraestructura completa para el suministro de hidrógeno.