Analítica avanzada para plantas fotovoltaicas en operación

FuturENERGY Septiembre-Octubre 2020

Desde los comienzos de la industria solar, los propietarios de activos han dedicado pocos recursos al seguimiento de la operación de plantas fotovoltaicas. La aparente ausencia de palancas accionables, las tarifas reguladas, así como la supuesta sencillez de datos y métricas obtenibles han provocado, históricamente, escasez de recursos asignados a una actividad crítica para el negocio y que por supuesto no es trivial. El parque operacional fotovoltaico sigue creciendo globalmente con aproximadamente 770 GW acumulados previstos a final de 2020, lo que pone en valor la importancia de proporcionar, en un mercado ultra-competitivo como el actual, unas métricas y analíticas adecuadas para maximizar la generación de nuestros activos y mejorar los retornos de la inversión.

La metodología de UL se apoya en pasos fundamentales, cuya ejecución requiere de herramientas y códigos perfeccionados por UL durante años dando servicio a la industria global. La automatización del proceso le permite abordar tareas masivas, que sin los códigos adecuados se tornan muy complejas si se busca precisión en el resultado.

1. Tratamiento de datos: todas las variables de SCADA, incluyendo datos de irradiación, temperatura, inversores, seguidores y contadores de energía se compilan y procesan algorítmicamente para detectar y corregir cualquier posible influencia con efecto en una menor calidad de datos incluyendo huecos de datos, problemas de sincronización, o problemas con los sensores como desorientación, obstrucción o derivas metrológicas. Este paso es crítico para la precisión de los resultados.