Aristóteles imita al cerebro humano para gestionar energía renovable

Aristóteles, la plataforma digital, creada como una asociación tecnológica entre Kaiserwetter y SAP, emplean un mecanismo de “eliminación de desechos” para retirar la información “tóxica” de los administradores de activos, mientras usan lo útil para comparar métricas productivas clave. Es un papel similar al de dormir en el cerebro: usar proteínas para lavar la basura celular de la noche que surge de la actividad cerebral durante el período activo. El proceso fisiológico no es muy diferente.

Como neurocientíficos se especializan en el estudio y reparación del cerebro y el sistema nervioso para el rendimiento normal, las plataformas digitales estudian y reparan los sistemas de generación de electricidad para obtener el máximo rendimiento. Para hacer esto, los neurocientíficos utilizan técnicas de imágenes no invasivas, mientras que las plataformas digitales usan el “succionador de datos” no invasivo del servidor de la computadora de cada planta.

Ahí radica la difícil tarea de descifrar los comandos del cerebro y las complejas funciones del generador. “Todas las plataformas digitales no son creadas iguales. La mayoría, procesa datos técnicos o financieros, pero no integra ambos. Aristóteles ya lo hace y tiene un plan de tres años para integrar otros aspectos como el análisis predictivo, blockchain, las capacidades de almacenamiento del sistema y las huellas ambientales”, señala Rodrigo Villamizar, Head of Strategy de Kaiserwetter para América.

Para eso, nuevamente, la investigación del sueño ha ayudado en el desarrollo de las plataformas de activos de portafolio de energía digital más sofisticadas. El cerebro humano explorándose a sí mismo y la tecnología digital más el IoT que permite capturar, procesar y entregar métricas útiles es uno de los aspectos más fascinantes de esta era: el análisis inteligente de los datos.

Aristóteles desempeña un papel clave en un acto complejo de procesamiento de datos. Los algoritmos funcionan de manera muy similar a la forma en que el cerebro organiza la información en un marco útil y realiza conexiones entre diferentes datos, es decir, información técnica y financiera obtenida de cada planta generadora o parque solar o parque eólico. Existen una gran cantidad de elementos comunes entre la forma en que se construyen los recuerdos en el cerebro humano y la forma de maximizar los rendimientos y minimizar los riesgos en la generación de electricidad.

Gracias a esta tecnología, los inversionistas y los bancos financieros obtienen una visión general de sus activos y carteras en tiempo real. Aristóteles, construido con soluciones SAP, es la respuesta a las inversiones de capital en energía renovable, a nivel mundial, para maximizar los retornos y minimizar los riesgos.

El sector de energías renovables en México tiene una perspectiva de crecimiento sostenido en los próximos años. Y Aristóteles está disponible al alcance de los inversionistas en México y de todo el mundo, para ayudarlos a impulsar las energías renovables y sean parte importante de la profunda transformación que está viviendo el sector eléctrico para combatir el cambio climático”, finaliza Villamizar