Bahía H2 Offshore un proyecto para poner a Cantabria a la vanguardia tecnológica en la producción de hidrógeno verde

Bahía H2 Offshore un proyecto para poner a Cantabria a la vanguardia tecnológica en la producción de hidrógeno verde
Foto cortesía: Puerto de Santander

El clúster de energías marinas de Cantabria, Sea of Innovation Cantabria Cluster (SICC) lidera el proyecto Bahía H2 Offshore para producción de hidrógeno verde , Pionero a nivel nacional el proyecto tiene como objetivo el desarrollo de un innovador sistema de generación, en condiciones marinas, de combustibles en forma de hidrógeno y amoniaco, mediante energía renovable flotante, integrando las tecnologías de electrólisis PEM y transformación in situ en amoniaco (NH3) mediante proceso Haber-Bosch.

El clúster ha presentado el proyecto a la convocatoria de Manifestación de interés del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. La convocatoria, promovida por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo (MINCOTUR), pretendía recopilar todos los proyectos tractores que se están gestionando en España para una transición energética justa e inclusiva a través del hidrógeno verde o renovable.

El proyecto está incluido en la propuesta Cantabria re-Activa , y, en concreto, en el proyecto “Polo de Competitividad Azul” de la estrategia de I+D. Bahía H2 Offshore ocupará un espacio de dominio público de la Autoridad Portuaria de Santander (APS), y se centrará en el diseño, construcción, instalación y seguimiento de una plataforma flotante a escala, un prototipo de producción de hidrógeno verde y amoniaco verde alimentado por plataformas solares flotantes. El combustible verde generado irá destinado a buques y equipamientos de líneas y operadoras del Puerto de Santander.

La propuesta ha sido subvencionada por SODERCAN, sociedad pública dependiente de la Consejería de Industria e Innovación, a través de su convocatoria de ayudas a cluster, y cuenta con la participación de IHCantabria, Ariema Energía y Medioambiente, I-Deals (Grupo Everis), Centro Nacional del Hidrógeno CNH2, Universidad de Cantabria, Autoridad Portuaria de Santander (APS) y el Clúster Marítimo de Cantabria (Marca). También cuenta con el apoyo de Repsol Technology Lab. El presupuesto previsto del proyecto es de 4,5 M€, a ejecutar hasta diciembre de 2023.

El combustible verde generado irá destinado a buques y equipamientos de líneas y operadoras del Puerto de Santander. Este proyecto es pionero a nivel nacional, siendo el primero en hibridación de tecnologías renovables marinas. Aunque en esta fase las soluciones tecnológicas serán testadas en una zona portuaria, su aplicación final será en condiciones alejadas de la costa y abrirá un abanico de oportunidades de negocio en mercados como el transporte marítimo.

Los nuevos combustibles verdes, como el hidrógeno y el amoniaco, van a ser uno de los pilares para la descarbonización del sector marítimo. Resultan los combustibles alternativos más interesantes, tanto en términos de emisiones de gases nocivos, como de contaminación acústica. En un informe del 2019, la Agencia Internacional de la Energía (IEA), estimó que, en el transporte marítimo, los biocombustibles, el amoníaco y el hidrógeno satisfarán más del 80% de las necesidades de combustible en 2070, utilizando alrededor del 13% de la producción mundial de hidrógeno.

Como mercado complementario, el sector de la eólica marina, junto al desarrollo de paneles fotovoltaicos flotantes será unos de los pilares para alcanzar el objetivo de descarbonización de la economía europea para 2050. Este desarrollo de la energía renovable marina implica incorporar a estas instalaciones de generación offshore, sistemas de almacenamiento energético. En este punto, el hidrógeno es uno de los vectores que mejor se adapta a las necesidades y el amoniaco, un método idóneo para su almacenamiento, transporte y distribución.

Este proyecto de producción de hidrógeno verde posicionará a las empresas del clúster y de Cantabria, con una especialización en el futuro mercado del hidrógeno verde. A través de la I+D, y con experiencias piloto de mejora de capacidades productivas y de fabricación de componentes/equipos, generará un nuevo tejido industrial y una cadena de valor especializada en el hidrógeno renovable.