BiMEP firma un acuerdo con Saitec para instalar el primer aerogenerador marino flotante en España

La empresa pública BiMEP, dependiente del Gobierno Vasco a través del Ente Vasco de la Energía (EVE) con un 75% y participada en un 25% por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico a través del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), ha firmado un acuerdo con la empresa de ingeniería Saitec para desarrollar un proyecto piloto consistente en la instalación de una innovadora plataforma flotante con un aerogenerador marino de 2 MW.

La firma del contrato inicia los trabajos que finalizarán, en el próximo año, con la instalación de un aerogenerador flotante denominado “Proyecto Piloto DemoSATH” en aguas de la zona de ensayos de BiMEP, en condiciones marinas reales. La energía eléctrica generada se trasladará a tierra mediante las infraestructuras eléctricas submarinas y toda la energía será inyectada a la red de distribución.

El impulso de la energía eólica marina es clave en el proceso de transición hacia la neutralidad climática. Por ello, el proyecto de Ley de Cambio Climático da un impulso al desarrollo de energías renovables, y el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 (PNIEC) apuesta por el impulso de las energías del mar para reducir sus costes de generación mediante mecanismos de apoyo a instalaciones precomerciales y a la I+D+i de dispositivos de ensayos de nueva generación. Además, señala el elevado potencial de España en el sector de la energía eólica marina con tecnología flotante en el horizonte 2030 debido a su disponibilidad de aguas marinas profundas y a sus niveles de competitividad crecientes.

Tecnología puntera a nivel mundial

DemoSATH es el primer prototipo a escala real de una infraestructura eólica marina flotante conectada a red en España. El aerogenerador, que consta de una cimentación flotante de hormigón y un aerogenerador de 2 MW de potencia con unas dimensiones de 30 metros de manga y 67 de eslora, y se ubicará a 2 millas de la costa vasca en una zona de 85 metros de profundidad frente al puerto de Armintza.

Este tipo de tecnología flotante permite reducir la cantidad de material utilizado para la implantación de aerogeneradores marinos y utilizar técnicas de transporte por mar y montaje con logística marítima convencional. Además, el futuro despliegue de la eólica marina y otras energías del mar contribuirá a consolidar y potenciar la cadena de valor del tejido industrial asociado, que presenta sinergias con otros sectores estratégicos como la construcción naval, los astilleros, la ingeniería civil o las industrias electrointensivas.

El desarrollo de este prototipo ha contado con una ayuda de casi 2 millones de euros de fondos europeos bajo el programa HORIZON 2020, así como con el apoyo financiero de la Agencia Vasca de Desarrollo Empresarial y del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), adscrito al Ministerio de Ciencia e Innovación.

La madurez de la tecnología flotante permitirá a España posicionarse en el sector de la energía eólica marina al superar uno de los principales inconvenientes técnicos de la península: la estrechez de su plataforma continental. Esto hace que, a partir de reducidas distancias de la costa, las profundidades marinas sean muy elevadas (el 92% de las áreas marinas en España hasta una distancia de 24 millas náuticas se encuentran a profundidades superiores a los 50 metros). La tecnología eólica flotante permitirá la instalación de aerogeneradores en emplazamientos más alejados de la costa que antes eran técnica y económicamente inviables.

Situación de la eólica en la UE y en el mundo

Europa ya es líder en potencia eólica marina a nivel mundial con 22 GW instalados a finales de 2019, frente a los 6 GW del resto del mundo. El desarrollo de este tipo de tecnologías puede suponer una gran oportunidad para la recuperación verde de España y de la Unión Europea.

El Pacto Verde Europeo incluye en sus previsiones de desarrollo para alcanzar la neutralidad climática la importancia de aumentar la producción de energía eólica marina, el papel crucial que desempeñará la economía azul sostenible y la gestión de forma más sostenible del espacio marino, especialmente para facilitar el acceso a las energías renovables marinas. De hecho, el pacto prevé la publicación de una “Estrategia en materia de energía eólica marina”.

Además, el Plan Estratégico Europeo en Tecnologías Energéticas (SETPlan) contempla el objetivo de consolidar el liderazgo global de la Unión Europea en energía eólica marina, identificando el desarrollo de la eólica flotante como una de las acciones prioritarias para alcanzar dicha meta.

La tecnología de aerogeneradores flotantes es novedosa a nivel mundial. Existen pocas instalaciones en servicio en el mundo, con alrededor de 65 MW en total, y se encuentran en Noruega, Escocia, Francia, Japón y Portugal, por lo que el prototipo DemoSATH será una de las primeras instalaciones de tecnología eólica flotante del mundo, permitiendo a España, aún, ser líder de este mercado. Esto abrirá camino al desarrollo de futuros parques eólicos marinos flotantes precomerciales y comerciales.