La planta fotovoltaica de First Solar en Chile, primera en el mundo en ofrecer servicios complementarios a la red eléctrica de forma automatizada

First Solar ha anunciado que su planta fotovoltaica de 141 MWAC Luz del Norte es la primera instalación solar a gran escala conocida en el mundo con autorización para prestar servicios complementarios a la red eléctrica de forma comercial. El operador independiente del sistema eléctrico de Chile, Coordinador Eléctrico Nacional, añadió recientemente a Luz del Norte a su cartera de centrales aprobadas para prestar servicios complementarios a la red eléctrica, incluyendo el servicio de control automático de generación.

La instalación, ubicada en Copiapó, Chile, está siendo utilizada ahora por el operador del sistema para gestionar la frecuencia del sistema eléctrico del país y, de esta forma, ayuda a garantizar la fiabilidad y estabilidad de la red eléctrica, además de generar energía limpia y renovable. Esto se logró tras una auditoría exhaustiva, realizada conjuntamente por el Coordinador Eléctrico Nacional, Laborelec Latam y First Solar, con el objetivo de evaluar las capacidades de Luz del Norte. Hasta ahora, los operadores de la red eléctrica alrededor del mundo tenían que depender exclusivamente de las centrales termoeléctricas e hidroeléctricas para responder a desequilibrios entre generación y demanda. Este hito abre las puertas a las plantas fotovoltaicas.

«Estamos muy satisfechos con este logro, ya que amplía la variedad de tecnologías capaces de proporcionar los servicios necesarios para mantener un funcionamiento seguro y fiable del sistema eléctrico«, dijo Carlos Barria, Jefe de la División de Prospectiva y Análisis Regulatorio y Jefe de la División Ambiental y Cambio Climático del Ministerio de Energía. «Este importante logro se alinea con nuestros planes de integrar niveles más altos de energía renovable en nuestro sistema eléctrico, y nos permitirá concretar nuestros objetivos de eliminar gradualmente las termoeléctricas a carbón para el año 2040 y de ser neutrales en carbono para 2050«.

La capacidad que tienen las plantas fotovoltaicas a gran escala para proveer servicios complementarios fueron probadas anteriormente como parte de un proyecto de demostración durante 2016, llevado a cabo por el Operador del Sistema Independiente de California (California Independent Systems Operator, CAISO), el Laboratorio Nacional de Energía Renovable (National Renewable Energy Laboratory, NREL) y First Solar. El estudio examinó la capacidad de una planta fotovoltaica diseñada por First Solar para proveer control primario de frecuencia, control secundario de frecuencia y control de tensión. Además, demostró que la planta fotovoltaica tiene un mejor desempeño que las tecnologías convencionales, como turbinas de gas, que suelen ser utilizadas por los operadores de redes para mantener el equilibrio entre generación y demanda del sistema eléctrico.

Es relevante mencionar que la capacidad de Luz del Norte para proporcionar servicios complementarios fue una de las soluciones seleccionadas por el programa Mission Innovation, debido a su potencial para evitar cerca de 30 millones de toneladas de emisiones de CO2 por año al 2030. El programa, que es una iniciativa mundial de 24 países, incluidos Estados Unidos y la Unión Europea, está trabajando para acelerar la innovación en energías renovables.

«El enfoque visionario de Chile en diseñar su sistema eléctrico futuro nos permitió tomar un concepto demostrado e implementar una solución comercial y técnicamente viable«, dijo Troy Lauterbach, vicepresidente de First Solar Energy Services. «Mientras las compañías de servicios públicos y los operadores de redes de todo el mundo se enfrentan al reto de descarbonizar sus redes eléctricas, Luz del Norte ha pasado a representar el potencial realizable de la energía solar fotovoltaica a gran escala. Con una combinación de electricidad limpia y servicios a la red libres de CO2 demuestra el valor de invertir en la energía solar fotovoltaica a gran escala«.

Puesta en marcha en 2016, Luz del Norte es una de las plantas fotovoltaicas más grandes de Chile. Utiliza la tecnología de módulos de capa fina CdTe patentada por First Solar y desarrollada en sus centros de investigación y desarrollo en California y Ohio, la instalación genera suficiente electricidad para abastecer a más de 50.000 hogares chilenos promedio con la menor huella de carbono y sin uso de agua.