bp Statistical Review of World Energy 2020: un momento crucial

La edición de este año del informe Statistical Review of World Energy 2020 de bp, que recopila y analiza los datos de la energía en 2019, destaca las tendencias energéticas mundiales que surgieron antes de la actual pandemia del Covid-19. Algunos aspectos son alentadores, en particular el fuerte crecimiento continuo de las energías renovables. Liderada por eólica y solar, la energía renovable aumentó en una cantidad récord, representando más del 40% del crecimiento de la energía primaria en 2019. Al mismo tiempo, el consumo de carbón cayó por cuarta vez en los últimos seis años, cayendo su participación en el mix energético global a su nivel más bajo desde hace 16 años.

Pero otros aspectos del sistema energético continuaron siendo motivo de preocupación. A pesar del declive del año pasado, el carbón seguía siendo la mayor fuente de generación de energía, representando más del 36% de la energía mundial. Eso se compara con solo el 10% proporcionado por las energías renovables. Las energías renovables deberán crecer aún más durante las próximas tres décadas para descarbonizar el sector eléctrico.

Más preocupante es la tendencia de las emisiones de carbono. La desaceleración en el crecimiento de las emisiones de carbono al 0,5% en 2019 puede sugerir algunos motivos para el optimismo. Pero esta desaceleración debe verse en el contexto del gran aumento del 2,1%. dichas emisiones en 2018 La esperanza era que a medida que se desenrollaran los factores únicos que aumentaron las emisiones de carbono en 2018, éstas caerían significativamente. Esa caída no sucedió. El crecimiento anual promedio de las emisiones de carbono durante 2018 y 2019 fue mayor que su promedio de 10 años. A medida que el mundo emerge de la crisis del COVID-19, necesita hacer cambios decisivos para avanzar hacia un camino más sostenible.

La interrupción en nuestra vida cotidiana causada por los confinamientos ha proporcionado una visión de un mundo más limpio y con menos carbono: la calidad del aire en muchas de las ciudades más contaminadas del mundo ha mejorado; los cielos se han vuelto más claros. La AIE estima que las emisiones globales de CO2 pueden caer hasta 2,6 Gt este año. Eso ha tenido un coste considerable y a medida que las economías se reinician y nuestras vidas vuelven a la normalidad, existe el riesgo de que estas ganancias se pierdan.

Pero para llegar a cero neto en 2050, el mundo requiere reducciones de tamaño similar en las emisiones de carbono cada dos años durante los próximos 25 años. Esto solo se puede lograr mediante un cambio radical en todos nuestros comportamientos. Mediante el uso de los recursos y la energía de manera más eficiente. Y mediante la implementación de toda la gama de energías y tecnologías de cero y bajo carbono a nuestra disposición, incluidas las energías renovables, la electrificación, el hidrógeno, captura y almacenamiento de carbono, bioenergía y muchos más. Estas tecnologías existen hoy en día; el desafío es utilizarlas a ritmo y escala.

Los hallazgos clave del bp Statistical Review of World Energy 2020 incluyen:

  • El crecimiento del consumo de energía primaria se desaceleró al 1,3% en 2019, menos de la mitad de la tasa de crecimiento del año anterior (2,8%).
  • Las emisiones de carbono derivadas del uso de energía crecieron un 0,5% en 2019, lo que solo redujo parcialmente el crecimiento inusualmente fuerte del 2,1% observado en 2018. El crecimiento anual promedio de las emisiones de carbono durante 2018 y 2019 fue mayor que su promedio de 10 años.
  • Las energías renovables contribuyeron con su mayor aumento en términos de energía registrada (3,2 exajulios). El año pasado representaron más del 40% del crecimiento global en energía primaria, más que cualquier otro combustible. Su participación en la generación de energía (10,4%) también superó a la nuclear por primera vez.
  • El consumo de gas natural aumentó en un 2%, muy por debajo del crecimiento excepcional observado en 2018, pero su participación en la energía primaria aún alcanzó un récord (24,2%). La producción de gas natural aumentó un 3,4%, impulsada por un aumento récord en las exportaciones de gas natural licuado (54 bcm).
  • El consumo de petróleo creció por debajo de la media de 0,9 millones de barriles por día, o 0.9%, mientras que la demanda de todos los combustibles líquidos, incluidos los biocombustibles, superó los 100 millones de barriles diarios por primera vez.
  • La participación del carbón en la energía primaria cayó a su nivel más bajo en 16 años (27%), luego de que el consumo cayó un 0,6%, liderado por una fuerte caída en la demanda de la OCDE. Sin embargo, el carbón siguió siendo la mayor fuente de energía para la generación de energía, representando más del 36% de la energía mundial.
  • China representó más de las tres cuartas partes del crecimiento energético neto mundial, mientras que EE.UU. y Alemania registraron los mayores descensos.