Cae la demanda de electricidad y gas natural en México en medio de la pandemia de COVID-19

El COVID-19 perjudica la demanda de electricidad en la mayoría de los países del mundo y México no es una excepción. Los bloqueos del país han frenado la demanda eléctrica de los segmentos comercial e industrial, lo que ha provocado una caída en la demanda de gas natural, de acuerdo con GlobalData.

La energía térmica a base de gas representó el 61,5% de la generación total de electricidad en 2019. Debido al brote del COVID-19, la demanda de gas del sector eléctrico del país cayó a 40,6 millones de metros cúbicos estándar por día (MMSCMD) en marzo de 2020, de 48,4 MMSCMD en marzo de 2019. Los segmentos industrial y comercial representaron más del 68,5% de la demanda de electricidad en México.

El gobierno clasificó los proyectos de infraestructura energética como esenciales y, por lo tanto, se permitió que continuaran las actividades relacionadas. Sin embargo, los proyectos se enfrentan a retrasos debido a la falta de mano de obra y los cuellos de botella en el suministro de equipos debido a las medidas de distanciamiento social y a los bloqueos.

Se estima que el consumo de energía en México disminuirá en un 10% para llegar a 242,6 TWh en 2020 de 269,3 TWh en 2019 debido al COVID-19 y la recesión económica.

La caída en los precios de petróleo y gas es una mala noticia para las energías renovables, ya que hará que la transición energética a combustibles más limpios sea difícil e inviable a corto plazo. Las condiciones económicas actuales aumentarán el coste de capital de los proyectos renovables debido a la presión competitiva de la caída de los precios del petróleo. En el contexto de una fuerte caída en la demanda de electricidad, el gobierno quiere reducir la competitividad del sector. Su objetivo es poner en funcionamiento plantas de generación de energía a base de combustibles fósiles obsoletas e ineficientes, con el pretexto de la estabilidad del sistema eléctrico, ya que las energías renovables son intermitentes.

Las empresas de toda la cadena de valor se enfrentan a varios problemas debido a la pandemia, hay un aumento en los avisos de fuerza mayor de los proveedores de equipos en el extranjero, los prestatarios nacionales muestran su incapacidad para organizar fondos para la construcción y / o la adquisición de equipos, y los IPPs han informado de reducciones de ingresos debido a los recortes. Todo lo anterior tendrá un impacto en los objetivos climáticos y la salud general de las empresas involucradas en el sector eléctrico en México.