COP25: el BEI e Iberdrola firman dos acuerdos de financiación para proyectos de energías renovables en Brasil y nueva digitalización de redes eléctricas en España

El BEI e Iberdrola han anunciado hoy, en la Cumbre del Clima (COP25) que se celebra en Madrid, dos nuevos acuerdos para promover la acción climática mediante inversiones en proyectos de energías renovables y redes de distribución eléctrica. Para ello, la vicepresidenta del banco de la UE, Emma Navarro, y el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, han suscrito dos préstamos por un volumen total de 690 millones de euros.

Del importe total de 690 millones de euros, 250 millones de euros se destinarán a financiar la construcción de 15 parques eólicos que Neoenergia, filial de Iberdrola en Brasil, desarrollará en el país. Estas nuevas instalaciones estarán situadas en tres estados del noreste: Paraíba, Bahía y Piauí. Cuando estén operativos, tendrán una potencia instalada total de 520 MW y producirán una media anual de 2.300 GW/h de electricidad limpia. Su puesta en marcha permitirá reducir las emisiones de CO2 e incrementar la proporción de energías renovables en la producción de electricidad en el país. Las inversiones que se acometerán en estos nuevos parques se ejecutarán a lo largo de cinco años y permitirán la creación de 2.300 puestos de trabajo.

El BEI otorga esta financiación en el marco del Mandato de Préstamos para América Latina 2014-2020, por lo que el acuerdo está cubierto por la garantía presupuestaria de la Unión Europea.  Con su apoyo a este proyecto, el banco de la UE contribuye al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible marcados por Naciones Unidas. El BEI trabaja en América Latina desde hace cerca de 30 años y una de sus grandes prioridades en la región es promover la acción contra el cambio climático.

Redes eléctricas inteligentes en España

El banco de la UE e Iberdrola también han sumado fuerzas para avanzar en la digitalización de una infraestructura clave en la descarbonización de la economía: las redes de distribución eléctrica. Para ello, han suscrito un préstamo de 440 millones de euros destinado a financiar nuevas inversiones en España para infraestructuras que contribuirán a mejorar la fiabilidad de la red y la calidad del suministro del país.

Las redes son un elemento clave para la transición energética, ya que favorecen la integración de más renovables, la movilidad sostenible, las ciudades inteligentes y el consumo descentralizado. La transformación de las redes hacia una infraestructura inteligente, más fiable y segura está situando a los consumidores en el centro de la actividad, dotándoles de mayor capacidad de decisión y conectividad.