Después de atraer un récord de 32.000 M$ del extranjero en 2019, la energía limpia en los mercados emergentes soporta un duro 2020

Financiación de nuevos activos en energía limpia por trimestre / New-build clean energy asset finance by quarter

A finales de 2019, el panorama para el crecimiento de la energía renovable en las economías en desarrollo era excepcionalmente prometedor. La capacidad de generación de energía en plantas solares llegó a 325 GW, frente a apenas 1 GW una década antes, de acuerdo con BloombergNEF (BNEF). La inversión eólica alcanzó un récord, con 89.000 M$ destinados a construir proyectos en 30 mercados emergentes, tanto en tierra como en alta mar.

La competitividad de costes de estas tecnologías limpias en comparación con sus rivales fósiles fue uno de los factores que impulsó su crecimiento, y que influyó en los inversores extranjeros. La inversión extranjera directa total para apoyar las  renovables estableció un nuevo récord de 32.000 M$ en 2019, frente a un máximo anterior de 24.000 M$ en 2018. La gran mayoría, 84% del total de 2019, provino de desarrolladores de proyectos internacionales, empresas de servicios públicos, bancos comerciales y otras fuentes privadas.

Luego llegó la Pandemia. Si bien el Covid-19 ha afectado a casi todos los sectores de la economía mundial, el efecto en los mercados emergentes ha sido particularmente grave. Para mantener sus economías a flote, los gobiernos en varios de estos mercados han impulsado el gasto y, a su vez, han aumentado el endeudamiento—viendo cómo sus monedas se devalúan y sus ratings de deuda soberana se rebajan. Lo que había sido un fuerte flujo de inversión en energía limpia desde el extranjero se ha ido agotando, ya que muchos inversiores están buscando oportunidades domésticas más seguras.

Esta historia en desarrollo se cuenta en detalle en el Climatescope 2020 de BloombergNEF, su encuesta anual completa sobre la transición energética en los países en desarrollo. Climatescope representa los esfuerzos de casi 60 analistas de BloombergNEF, quienes recopilaron 123 indicadores de datos detallados en 108 mercados emergentes a nivel mundial. Este año, por primera vez, Climatescope también incluye datos sobre 29 países desarrollados.

Climatescope destaca un número de logros importantes que se alcanzaron en 2019, incluyendo:

  • Las economías emergentes representaron el 58% (144.000 M$) de los 249.000 M$ en financiación invertida en activos de capacidad de energía limpia a gran escala en todo el mundo durante el año.
  • La presencia de la energía solar está dominando.Tres de cada 10 mercados emergentes instalaron más capacidad solar que de cualquier otra fuente en 2019. 69 mercados construyeron nuevas instalaciones solares a gran escala o de menor tamaño en 2019, financiados con más de 84.000 M$. La energía solar al final del 2019 era el 8% de la capacidad de generación de energía de los mercados emergentes y el 2% de la generación. Actualmente, 95 mercados tienen al menos 10 MW de energía solar instalada.
  • China continental e India siguieron siendo los mayores mercados emergentes para la inversión en energía limpia. Los dos representaron 94.000 M$ de nuevas inversiones en eólica y solar a escala de servicios públicos y 76 GW instalados en energía eólica y solar en 2019 (las cifras de capacidad incluyen financiación para instalaciones a gran escala y para energía solar a pequeña escala).
  • Por primera vez, las energías renovables (incluyendo las hidroeléctricas) representaron la mayoría de la nueva capacidad añadida en los otros 106 mercados emergentes (excluyendo China continental e India). La construcción de centrales a gas cayó a su nivel más bajo en estos mercados desde 2014, con sólo 17 GW agregados.

Si bien Climatescope no contiene datos completos de 2020, los primeros indicios sugieren que los trastornos relacionados con la pandemia han desacelerado los flujos de inversión en energía limpia en los mercados emergentes y están dando motivos a los inversores para hacer una pausa.Por primera vez desde 2016, BloombergNEF ha registrado trimestres con flujos de capital hacia los mercados desarrollados superiores a los flujos hacia mercados en desarrollo. Si bien el Covid-19 no es de ninguna manera el único factor en juego en estas cifras, la pendiente y la consistencia de la caída hasta por tres trimestres de 2020 sugieren que las cifras del año completo bajarán considerablemente en comparación con 2019.

En 2019, el apoyo de las instituciones financieras de desarrollo, incluidos los bancos internacionales de desarrollo, se mantuvo a un nivel de aproximadamente 4.000 M$, pero su participación en la inversión extranjera directa total de energía limpia cayó a un mínimo de un 11% en 10 años.

Al igual que en años anteriores, Climatescope aprovecha los datos que recopila en los mercados en desarrollo para crear puntuaciones generales para cada mercado. Los cinco mercados con mayor puntuación este año son:

  • Chile. El país fijó y cumplió un objetivo obligatorio de energía limpia para 2025 del 20% y ahora busca el 60% para 2035. Chile se clasificó en el segundo lugar en la encuesta del año pasado, y en el primer lugar en 2018.
  • India. Su gobierno tiene uno de los objetivos de energía renovable más ambiciosos del mundo, con una meta de 175 GW para 2022.
  • Brasil. El país ha sido pionero en subastas competitivas para contratar energía limpia, lo que llevó a 30 GW de energía renovable contratada en el período 2009-2019.
  • Jordania. Las instalaciones de energía renovable en Jordania han experimentado un auge en los últimos cinco años, con 1,5 GW de fotovoltaica y más de 500 MW de capacidad eólica instalada en 2015-2019.
  • China continental. La inversión en energía limpia en el país se ha estado hundiendo desde 2017 como resultado de los cambios en las políticas, especialmente la eliminación de las generosas tarifas reguladas que fueron la norma durante gran parte de la última década. Aun así, gracias al crecimiento y compromiso nacional, sigue siendo una tierra de enorme potencial para las energías renovables.