E.ON selecciona las baterías Saft de níquel de última generación por fiabilidad y ahorro de costes de mantenimiento

E.ON ha mejorado sus baterías de emergencia en una de sus subestaciones de distribución en el noroeste de Hungría en un proyecto piloto, al cambiar baterías de plomo-ácido a baterías de níquel de Saft. El objetivo es mostrar cómo se puede instalar la última tecnología Saft como reemplazo directo “Plug and Play” de baterías de plomo-ácido. E.ON es uno de los primeros en beneficiarse de la última tecnología de batería de níquel sin mantenimiento, Uptimax de Saft, que se lanzó a finales de 2018.

La batería Uptimax es una nueva generación de baterías de níquel que puede cargarse completamente a un nivel de tensión único en lugar de uno doble. Como resultado, E.ON podrá actualizar las baterías mientras mantiene el cargador existente.

La tecnología de batería de níquel Saft Uptimax ofrece un valor a largo plazo durante la vida útil de una instalación. Proporciona una larga vida operativa, alta disponibilidad y robustez. A diferencia del plomo-ácido, las baterías de níquel Uptimax no experimentan una muerte súbita ni necesitan mantenimiento. Además, pueden aceptar una carga rápida para un breve retorno al servicio después de un corte de energía, lo que reduce el riesgo y los requisitos de respaldo.

Los modelos anteriores de baterías de níquel necesitaban una tensión de carga más alta, que requería el reemplazo de los cargadores de batería existentes o una actualización para ajustar la tensión de carga. Sin embargo, esto no es necesario para la última generación de Uptimax, lo que facilita la instalación y disminuye el coste general de los sistemas de CC.

Roland Knobloch, gerente de ventas de Saft para Europa Central, dijo: “Al instalar las últimas baterías de níquel Saft Uptimax, E.ON se beneficiará de la fiabilidad a largo plazo, la operación sin mantenimiento y el rápido retorno al servicio, todo sin reemplazar o actualizar su cargador de batería. Creemos que este es el primero de muchos éxitos para la nueva Uptimax“.

Saft está suministrando dos sistemas de baterías de níquel, cada uno compuesto por 170 celdas Uptimax 195 Ah y fabricado en la fábrica de Saft en Oskarshamn, Suecia, a través de Statron Hungría, el integrador de suministros de energía industrial. Las dos empresas formaron una asociación en 2017 para identificar emplazamientos potenciales para reemplazar las baterías de plomo-ácido existentes en la red de distribución de 120 kV de Hungría.

Las subestaciones requieren sistemas de energía de respaldo de batería para operar la aparamenta eléctrica, así como sistemas de monitoreo y control, en caso de un corte de energía. Las baterías proporcionan la energía para maniobrar las configuraciones de red, eliminando faltas y ayudando a los operadores a realizar reparaciones de la red de manera segura.