Egipto podría cubrir más del 50% de su demanda eléctrica con energía renovable

Egipto tiene potencial para generar hasta el 53% de su electricidad a partir de fuentes renovables para 2030, según un informe de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA). El informe Renewable Energy Outlook: Egypt, concluye que la búsqueda de una mayor participación de la energía renovable podría reducir la factura energética del país hasta en 900 M$ anualmente en 2030.

Las energías renovables podrían proporcionar de manera rentable hasta un cuarto del suministro final de energía total de Egipto en 2030, según el análisis. Sin embargo, lograr los objetivos más ambiciosos requeriría que la inversión en energías renovables crezca de 2.500 M$ por año según las políticas actuales a 6.500 M$ por año. Según los planes actuales, Egipto apunta a obtener el 20% de su electricidad de fuentes renovables para 2022, aumentando al 42% para 2035. La capacidad total instalada de fuentes renovables en el país actualmente es de 3,7 GW.

Egipto puede aprovechar una gran cantidad de recursos renovables para lograr una mayor participación de las energías hidroeléctrica, eólica, solar y de la biomasa. Para sacar provecho de esto, el informe sugiere que los responsables de las políticas nacionales pueden beneficiarse de la reevaluación periódica de la estrategia energética a largo plazo para reflejar los rápidos avances en la tecnología renovable y la disminución de los costes de generación de energía renovable.

Sobre la base de estos logros, Egipto tiene la oportunidad de elevar aún más su ambición, lo que implica un aumento sustancial de las inversiones. Para atraer estas inversiones se requieren marcos de políticas estables y un entorno regulatorio optimizado, que brinde claridad y seguridad a los inversores. Las inversiones en energía renovable no solo ayudan a satisfacer la creciente demanda de energía, sino que también pueden contribuir a fomentar el crecimiento económico, crear empleo y desarrollar la fabricación local.

El informe fue preparado por IRENA en estrecha colaboración con el Ministerio de Electricidad y Energía Renovable de Egipto y la Autoridad de Energía Nueva y Renovable.