El apoyo del G-20 a los combustibles fósiles roza los 600.000 M$ en 2020

El apoyo del G-20 a los combustibles fósiles roza los 600.000 M$ en 2020

Los países del Grupo de los 20 han sido noticia en los últimos meses con sus nuevas promesas de lograr emisiones de CO2 «netas cero» para 2050 o, en el caso de China, para 2060. Pero en el aquí y ahora, muchas de estas naciones siguen proporcionando una financiación importante para la producción y consumo de combustibles fósiles. Solo en 2020, el G-20 proporcionó colectivamente casi 600.000 M$ en subsidios y otros apoyos para estas actividades, según estima BloombergNEF.

La movilización de flujos de financiación pública y privada a escala para la mitigación y adaptación climática es, por supuesto, un tema crítico en la COP26. En un esfuerzo por mirar más allá de la retórica de los líderes políticos y arrojar luz sobre las acciones del gobierno, BloombergNEF ha actualizado su Climate Policy Factbook, que publicó por primera vez en asociación con Bloomberg Philanthropies en julio de 2021.

El Factbook destaca tres áreas concretas en las que los gobiernos pueden actuar hoy: eliminar gradualmente el apoyo a los combustibles fósiles, poner un precio a las emisiones de carbono y hacer que las empresas revelen los riesgos que enfrentan debido al cambio climático. La edición actualizada para la COP26 incluye los últimos desarrollos, nuevos datos y una metodología actualizada.

El apoyo financiero para los combustibles fósiles sigue siendo considerable

A pesar de la cifra de casi 600.000 M$, el apoyo a los combustibles fósiles de los países del G-20 y sus empresas estatales se redujo ligeramente en 2020, impulsado por un recorte del 29% en los subsidios a clientes minoristas debido a un menor consumo de combustible y energía durante la pandemia del COVID-19. Sin la disminución de los subsidios para los consumidores minoristas de energía, el apoyo a los combustibles fósiles se habría mantenido estable en 2020 debido a los nuevos subsidios implementados específicamente en respuesta a la pandemia.

Este tipo de financiación fomenta el uso y la producción potencialmente derrochadores de combustibles fósiles, y corre el riesgo de bloquear activos intensivos en carbono durante décadas más. Todos estos factores obstaculizan el cambio hacia una economía de bajas emisiones de carbono. Se ha descubierto que incluso los subsidios dirigidos al consumidor benefician de manera desproporcionada a los consumidores más ricos.

Además, los esfuerzos para «reconstruir mejor» tras la pandemia han fracasado, y los gobiernos del G-20 asignaron al menos 104.000 M$ en fondos de estímulo para proyectos de energía de carbón, petróleo y gas y combustibles fósiles. En general, solo Francia proporcionó más estímulo a los sectores verdes en comparación con las industrias intensivas en carbono.

Progreso lento en la divulgación obligatoria de los riesgos climáticos

Otra área que requiere una acción gubernamental inmediata es alentar a los actores financieros a evaluar y revelar los riesgos que enfrentan por los efectos físicos del cambio climático y el impacto de la transición (por ejemplo, nuevas políticas). La mayoría de los miembros del G-20 han expresado su apoyo a la presentación de informes voluntarios y el G-7 respaldó avanzar hacia la divulgación obligatoria del riesgo climático en su cumbre de 2021. Pero solo la UE y Reino Unido han legislado regulaciones específicas de riesgo climático para los inversores (administradores de activos y fondos de pensiones) hasta la fecha. Si bien no son perfectos, se considera que estos países están avanzando en la dirección correcta según la metodología de este estudio.

La calificación “mixta” solo incluye países con políticas de divulgación ambiental genéricas y obligatorias a nivel nacional para los inversores. Más de la mitad de los países del G-20 ni siquiera han dado este paso, lo que ilustra el importante margen de mejora que se requiere en la divulgación de los riesgos climáticos. Se considera que todos los demás se están moviendo en la dirección equivocada o simplemente no han avanzado lo suficiente.

El precio del CO2 aún debe ser un gran impulsor de la descarbonización fuera de Europa

El objetivo final es que las instituciones financieras fijen el precio del impacto del cambio climático en sus actividades de inversión o préstamos. Un total de 13 países del G-20 han implementado precios del carbono y otro planea iniciar un impuesto a partir de 2022. Sin embargo, solo cuatro de estos países tienen precios de CO2 lo suficientemente altos como para limitar el calentamiento global a 2 ºC. E incluso a esos niveles, el precio del carbono por sí solo es insuficiente para lograr los objetivos a largo plazo del Acuerdo de París. Se necesitan otras políticas, incluidas medidas para promover el desarrollo de nuevas tecnologías o para proporcionar estabilidad de ingresos a los proyectos para asegurar una financiación rentable.

Nueve países del G-20 han tenido un éxito desigual en la fijación de precios de las emisiones de CO2. En la mayoría de estos casos, el gobierno nacional ha implementado un impuesto o mercado. Pero probablemente tendrá poco impacto en términos debido a los bajos precios y/o concesiones liberales como la asignación gratuita de permisos en esquemas de tope y comercio.