El aumento tardío de la financiación de eólica marina ayuda a que la inversión en renovables de 2019 supere a la de 2018

Inversión mundial en capacidad renovable, 2004 a 2019. Las cifras representan la financiación de activos a escala comercial de nuevos proyectos eólicos, solares, de biomasa y de valorización energética de residuos, geotérmicos, pequeña hidroeléctrica y marina, además de sistemas solares a pequeña escala. Los totales de años anteriores se han revisado en esta ronda para reflejar nueva información. Fuente: BloombergNEF. / Global renewable energy capacity investment, 2004 to 2019. The figures represent utility-scale asset finance of new wind, solar, biomass and waste-to-energy, geothermal, small hydro and marine power projects, plus small-scale solar systems. Prior years’ totals have been revised in this round, to reflect new information. Source: BloombergNEF.

La inversión en capacidad renovable en todo el mundo fue de 282.200 M$ el año pasado, un 1% más que los 280.200 M$ de 2018, con China, el mayor mercado del mundo, retrocediendo, pero el segundo, EE.UU., alcanzando un nuevo récord. Los últimos datos de BloombergNEF (BNEF) muestran cómo lo que habían sido unos primeros meses de 2019 moderados dieron paso a una segunda mitad más ocupada, siendo los aspectos más destacados la eólica terrestre en EE.UU., y en particular, la eólica marina en China y Europa.

El aumento tardío de la financiación de eólica marina llevó la inversión de capacidad en ese sector a 29.900 M$, un aumento del 19% respecto a 2018 y 2.000 M$ más que en el año récord anterior, 2016. Entre los proyectos eólicos marinos que alcanzaron el cierre financiero en el cuarto trimestre se encuentran: el complejo eólico Neart na Gaoithe, de 432 MW, frente a la costa escocesa, con 3.400 M$, el proyecto Miamos Formosa II de 376 MW frente a Taiwán, de 2.000 M$ y la instalación Fuzhou Changle C de 500 MW en el Mar de China Oriental, con 1.500 M$. El primer proyecto de eólica marina que se financiará en Francia, Saint Nazaire, de 480 MW y 2.500 M$, obtuvo su visto bueno en el tercer trimestre (1).

Los desarrolladores de eólica marina en China adelantaron 15 proyectos para superar el vencimiento programado de la tarifa de alimentación de ese país. BNEF espera que el impulso global del sector continúe en 2020, con el foco puesto en proyectos a escala de gigavatios en el Mar del Norte británico y los primeros parques comerciales en la costa este de EE.UU.

Al observar las cifras generales de inversión en renovables en 2019, la energía eólica (en tierra y en alta mar) lideró el camino con 138.200 M$ a nivel mundial, un 6% más. La energía solar estuvo muy cerca con 131.100 M$, un 3% menos. La caída de los costes de capital de eólica y solar significa que es probable que las dos combinadas hayan visto alrededor de 180 GW añadidos el año pasado, 20 GW por encima de la cifra de 2018.

Entre los sectores más pequeños, la biomasa y la valorización energética de residuos registraron una inversión de 9.700 M$ en 2019, un aumento del 9%. La energía geotérmica languideció hasta 1.000 M$, un 56% menos. Los biocombustibles disminuyeron un 43% a un estimado de 500 M$, y la inversión en pequeñas centrales hidroeléctricas cayó 3% hasta 1.700 M$ (2).

China fue nuevamente el mayor inversor en energías renovables, con 83.400 M$ en 2019, pero esto fue un 8% menos que en 2018 y el nivel más bajo desde 2013. China vio un aumento del 10% en la inversión en eólica, con 55.000 M$,, pero la energía solar cayó un 33% hasta 25.700 M$, menos de un tercio de la elevada cifra alcanzada en 2017.

EE.UU. fue el segundo país que más invirtió en capacidad renovable, con 55.500 M$, un 28% más que en 2018. Decisivo en esto fue la prisa por parte de los desarrolladores eólicos y solares para calificar para los créditos fiscales federales que están programados para reducirse en 2020 Es notable que en este tercer año de la presidencia de Trump, que no ha sido particularmente partidario de las energías renovables, la inversión en energía limpia en EE.UU. estableció un nuevo récord. El segundo año más alto para la inversión (45.700 M$) llegó en el primer año de Trump, 2017. Estas tecnologías son más competitivas en coste que nunca, y el descenso en el crédito fiscal en el horizonte hizo que el mercado estuviera particularmente ocupado en 2019.

Europa se situó detrás de EE.UU. en 2019, invirtiendo 54.300 M$ en capacidad renovable, un 7% menos. España lideró el camino con 8.400 M$, un 25% más que en 2018 y la cifra anual más alta para este país desde 2011. Los 6.000 M$ de inversión solar en España en 2019 son impresionantes porque estos proyectos se están desarrollando a un coste por megavatio récord bajo. Los desarrolladores están construyendo plantas fotovoltaicas en base a tarifas bajas acordadas en subastas administradas por el gobierno o, cada vez más, sin ningún tipo de apoyo de subsidios.

Reino Unido invirtió 5.300 M$, un 40% menos y su nivel más bajo desde 2007. Alemania bajó un 30% hasta 4.400 M$, su nivel más bajo desde 2004, y Suecia bajó un 19% hasta 3.700 M$, pero Países Bajos subieron un 25% llegando a 5.500 M$, Francia creció un 3% llegando a 4.400 M$, y Ucrania un 56% con 3.400 M$.

Japón invirtió 16.500 M$ en capacidad renovable, principalmente solar, en 2019, un 10% menos, mientras que Australia comprometió 5.600 M$, un 40% menos. India invirtió 9.300 M$ en energía verde, un 14% menos que en 2018, mientras que los Emiratos Árabes Unidos invirtieron un récord de 4.500 M$, casi todo para el complejo termosolar y fotovoltaico Al Maktoum IV de 950 MW en Dubai.

En Latinoamérica, Brasil aumentó la inversión en renovables en un 74%, con un total de 6.500 M$ el año pasado, mientras que México comprometió 4.300 M$, un 17% más, Chile 4.900 M$, cuatro veces más, y Argentina 2.000 M$, un 18% menos.

La definición más amplia de BNEF de inversión total en energía limpia, que incluye el dinero destinado a I+D y a empresas especializadas a través de emisiones de acciones en mercados públicos y acuerdos de capital de riesgo y capital privado, fue de 363.300 M$ en 2019, fraccionalmente superior a los 362.500 M$ del año anterior. Esta definición incluye no solo a las energías renovables, sino también a empresas involucradas en otras actividades bajas en carbono, como la eficiencia energética, los contadores inteligentes, el almacenamiento de energía y los vehículos eléctricos.

Dentro de este total, los mercados públicos invirtieron 9.300 M$ en energía limpia, un 13% menos que en 2018, mientras que los inversores de VC/PE aportaron 10.500 M$, un aumento del 6% y su cifra más alta desde 2010. Las compañías estadounidenses de vehículos eléctricos representaron las mayores ofertas en ambas categorías: Tesla con una emisión secundaria al mercado público de 862,5 M$, y Rivian Automotive con una ronda de capital privado de 1.300 M$. La inversión en I+D en energía limpia, tanto corporativa como gubernamental totalizó 45.700 M$ en 2019, un 1% más.

(1) Algunas de las cifras de costes de capital de proyectos son estimaciones.
(2) Las cifras de inversión de BNEF excluyen centrales hidroeléctricas de más de 50 MW.