El coste de las nuevas renovables aumenta temporalmente a medida que la inflación comienza a afectar

El coste de las nuevas renovables aumenta temporalmente a medida que la inflación comienza a afectar

Los aumentos de costes están vinculados a aumentos en el coste de los materiales, los fletes, el combustible y la mano de obra.

El coste de la eólica terrestre de nueva construcción ha aumentado un 7% anual y la energía solar de eje fijo ha aumentado un 14%, según el último análisis de BloombergNEF (BNEF). El LCOE,coste nivelado de la electricidad de referencia a novel global, ha vuelto temporalmente a su valor de 2019.

Las estimaciones de BloombergNEF para el LCOE global para la fotovoltaica y la eólica terrestre a gran escala aumentaron a 45 y 46 $/MWh, respectivamente, en la primera mitad de 2022. A pesar de perder algo de terreno, esto todavía marca un 86% y 46% de reducción respecto a 2010 en términos nominales. Los puntos de referencia globales ocultan una gran diferencia de estimaciones a nivel país, que varían según la madurez del mercado, la disponibilidad de recursos, las características del proyecto, las condiciones locales de financiación y los costes laborales.

A pesar de los aumentos temporales de costes de las energías renovables, la brecha con respecto a la generación de energía con combustibles fósiles continúa ampliándose debido a que los precios del combustible y el carbono aumentan aún más rápido. Los proyectos eólicos terrestres y solares de nueva construcción ahora son alrededor de un 40% más bajos que los puntos de referencia globales de BNEF para la nueva energía a carbón y gas. Estos últimos tienen un coste de 74 y 81 por $/MWh, respectivamente.

Si bien la demanda de tecnologías bajas en carbono en el sector energético se recuperó con fuerza en la segunda mitad de 2021, la oferta ha tenido dificultades para mantenerse al día. Las cadenas de suministro globales se vieron debilitadas por aplazamientos de inversiones, despidos de personal, retiro anticipado de activos y cierres. Los flujos comerciales se han visto interrumpidos por desafíos en logística y transporte, barreras comerciales y la reestructuración de las relaciones tras de la invasión de Ucrania por parte de Rusia.

Las tarifas de envío desde Asia han caído desde su punto máximo en septiembre de 2021, pero aún son cinco veces más altas que en 2019. Las rutas de envío desde Asia son fundamentales para entregar módulos solares, inversores, baterías y otros componentes. Más recientemente, los costes laborales han comenzado a aumentar. En EE.UU., la mano de obra cuesta un 16% más que hace 18 meses.

El sector del almacenamiento en baterías es especialmente sensible a la volatilidad de los precios de las materias primas. El punto de referencia de BNEF para el LCOE de las baterías se sitúa hoy en 153 $/MWh, un 8,4% más que en el primer semestre de 2021. Los precios del carbonato de litio, uno de los insumos clave para los sistemas de baterías de fosfato de hierro y litio (LFP), aumentaron un 379% durante el último año.

El acopio de materiales para proyectos encargados en el primer semestre de 2022 está retrasando el impacto del aumento de los costes de materiales. El análisis de sensibilidad de BNEF muestra que los costes del sistema sujetos a los precios de las materias primas de 2022 deberían ser un 22% más altos respect al año anterior, situándose en 323 $/kWh en junio de 2022, en comparación con 264 $/kWh en junio de 2021. Sin embargo, los proyectos encargados en los últimos seis meses tendrían probablemente cubierto su suministro durante 2021, antes del fuerte aumento en los costes de materiales.

Las energías renovables siguen siendo la fuente más barata de nueva energía en países que comprenden dos tercios de la población mundial y nueve décimas partes de la generación de electricidad.