El Foro para la Electrificación urge a la COP25 a tomar medidas para mitigar las emisiones

El Foro para la Electrificación pide a los estados representados en la próxima Cumbre del Clima COP25 una actuación urgente para frenar el impacto del cambio climático y la contaminación del aire con medidas que faciliten la penetración de la electricidad en todos sus usos como movilidad, climatización y sector industrial entre otros.

Para el Foro, hay que tomarse más en serio el reto de la descarbonización de la economía. El consumo eléctrico representa en torno al 25% del consumo energético total de España. Es necesario mantener una apuesta decidida por la electrificación de la economía en aquellos usos en que aporta un mayor beneficio y, especialmente, en sectores como el transporte, la climatización y ciertos procesos industriales intensivos en el uso de energía.

En segundo lugar, en los últimos años, la práctica totalidad de la población española y europea viene respirando aire contaminado incumpliendo los estándares recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que estima que cerca de 7 millones de personas mueren cada año por la exposición a las partículas finas contenidas en el aire contaminado. Por otra parte, las ciudades sufren unos volúmenes muy altos de contaminación ambiental provocada también por las calefacciones.

Cinco medidas clave para una disminución muy relevante de las emisiones de gases de efecto invernadero

Las principales medidas que en una primera instancia el Foro para Electrificación propone para la tan necesaria disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero son:
1. Impulsar la integración de tecnologías de generación que utilicen fuentes renovables de energía.
2. Apostar por la movilidad eléctrica en el transporte.
3. Favorecer una estrategia activa de electrificación de los usos térmicos y de climatización.
4. Dotar de un entorno regulatorio que permita el desarrollo eficiente de las energías renovables, la agregación de la demanda, la generación distribuida, el almacenamiento y el autoconsumo promoviendo el desarrollo de las redes eléctricas inteligentes.
5. Por último, establecer una política de descarbonización y transición energética ambiciosa y estable, que permita al sector acometer planes de inversión de largo plazo en un contexto de certeza regulatoria.