El gas es clave para conseguir los objetivos de eficiencia energética y renovables fijados por el Plan Nacional de Energía y Clima

0 11

Sedigas, la Asociación Española del Gas, considera que el gas es una energía de presente y futuro, que ayuda a conseguir las metas fijadas por el recién presentado Plan Nacional de Energía y Clima, aportando una mayor eficiencia energética y fomentando la introducción de energías renovables. El sector gasista también valora positivamente la inclusión del gas renovable en el Plan, dándole un rol propio en el futuro mix energético renovable a 2030.

A diferencia de los combustibles fósiles, el gas es una fuente de energía limpia que permite hoy la reducción de las emisiones de CO2 y la mejora de la calidad del aire, favoreciendo la salud de los ciudadanos y protegiendo el medio ambiente.Su aplicación en todos los sectores de actividad permitirá a la sociedad alcanzar una economía neutra en carbono a un coste asequible.

Los ciclos combinados son la tecnología de apoyo imprescindible, para garantizar el suministro eléctrico cubriendo la variabilidad de las energías renovables

La prevista introducción rápida de las energías renovables en el sector de la generación a 2030, sólo será posible con el apoyo de los ciclos combinados que consiguen garantizar el suministro eléctrico, cubriendo la variabilidad de dichas energías.Tal y como recoge el Plan en el capítulo de medidas de Descabonización, la paulatina desaparición del carbón, y posteriormente de la energía nuclear, harán que el gas tome, todavía más, un protagonismo en este sentido, como demuestra que la generación con ciclos combinados sea sostenida.

El gas renovable debe tener un papel prominente en la matriz energética al suponer un sumidero de CO2

En el mismo capítulo del Plan también se recoge el desarrollo de planes específicos para conseguir la penetración del gas renovable. En este sentido, el gas renovable debe tener un papel prominente en la matriz energética al suponer un sumidero de CO2 -que sirve para restar emisiones- y aportar soluciones al problema de la gestión de residuos, especialmente en los sectores agrícola y ganadero, permitiendo el impulso de la economía circular. También se potencia el crecimiento económico sostenible y la creación de empleo local; hasta 25.000 puestos de trabajo en España hasta 2030, con una contribución al PIB de hasta 472 millones de euros. Además, también permite el almacenamiento de energía, resultando una tecnología especialmente ventajosa.

Por otro lado el Plan también reconoce el rol del gas renovable en el transporte, indicando la necesidad del desarrollo de garantías de origen.

El gas supone una solución realista y técnicamente viable para lograr una mayor eficiencia energética en la edificación

El PNIEC hace una apuesta decidida por la eficiencia energética. En el sector de la edificación, en sus aplicaciones de calefacción y agua caliente sanitaria, las tecnologías híbridas de gas y renovables, permitirán alcanzar calificaciones de alta eficiencia a costes asequibles, sobre todo en zonas muy frías (las calderas de condensación a gas son capaces de ofrecer rendimientos superiores al 100% y las bombas de calor a gas de hasta un 150%, referido al PCI).

Así, el gas supone una solución realista y técnicamente viable para lograr una mayor eficiencia energética en los inmuebles españoles, además de ser un combustible más limpio que la tradicional caldera de gasoil.

Pero también en la industria, donde la eficiencia y el ahorro son vectores diferenciales, la cogeneración es la tecnología para seguir siendo competitivos.El Plan indica que la cogeneración como sistema de respaldo contribuye a la estabilidad del sistema.

Hace falta un gran impulso a la movilidad con gas

El sector gasista sí echa en falta en el ya mencionado Plan de Energía y Clima un gran impulso sobre la movilidad a gas. Ya que gracias al gas natural vehicular, ya se pueden reducir las emisiones de óxidos de nitrógeno en un 80% y casi la totalidad las partículas sólidas y el azufre, además de disminuir los gases de efecto invernadero en un 20%. A través de una mayor implantación del gas en la movilidad, se permitirá a un número más elevado de personas acceder a un transporte limpio y económico gracias a esta tecnología eficiente.

Aprovechar la infraestructura gasista ya existente es contribuir a la seguridad energética

Aprovechar el gas natural, es sacar partido a una importante infraestructura gasista ya existente y contribuir a la seguridad energética, gracias a la posición geográfica de España, su diversificación de orígenes, su alta capacidad de regasificación y avances en la seguridad de suministro. Es necesario seguir apostando por el gas natural, cuyo consumo beneficia tanto a industria como a ciudadanos.
Por todas estas razones, el gas es el acelerador del cambio permitiendo alcanzar los objetivos de economía neutra en carbono de forma más rápida, eficiente y asequible.