El hidrógeno se convertirá en un elemento de cambio como fuente a gran escala de energía más limpia

El hidrógeno está llamado a desempeñar un papel crucial en la transición energética limpia en sectores como el transporte, los edificios y la generación de energía. El interés en el uso de la tecnología del hidrógeno está aumentando en una gama de segmentos de mercado en el nicho del transporte, además de otras aplicaciones. A corto y medio plazo, la tecnología de hidrógeno podría usarse para reemplazar al gas natural comprimido (GNC) en algunas áreas con cambios menores en la infraestructura existente, según GlobalData.

El último informe de GlobalData, Thematic Research: Hydrogen’, destaca que los países de todo el mundo se esfuerzan por acelerar el desarrollo y el uso de la tecnología del hidrógeno para abordar las preocupaciones ambientales y mejorar la seguridad energética. La tecnología tiene la capacidad de servir como un medio de almacenamiento de energía limpia a largo plazo y a gran escala que ayuda a la generación de energía a partir de fuentes renovables, sin embargo, formular una transición rentable y bien regulada es un tema complejo y el coste de producir hidrógeno mediante renovables es elevado actualmente.

El hidrógeno tiene la capacidad de ayudar en la producción variable de fuentes renovables como las energías solar fotovoltaica y eólica. La disponibilidad de estas fuentes no siempre es proporcional a la demanda energética. El hidrógeno sirve como una de las principales alternativas para el almacenamiento de energía y parece ser una alternativa de bajo coste para almacenar grandes cantidades de electricidad durante días, semanas y meses. El hidrógeno puede almacenarse durante largos períodos, en cantidades limitadas solo por el tamaño de las instalaciones de almacenamiento.

Actualmente, en la industria energética, el hidrógeno representa menos del 0,2% de la generación de electricidad, principalmente dentro del sector del acero, plantas petroquímicas y refinerías. Sin embargo, esto podría cambiar en un futuro cercano. Quemado con una parte de amoníaco puede disminuir el impacto del carbono de las centrales eléctricas de carbón convencionales existentes, las turbinas de gas de hidrógeno y turbinas de gas de ciclo combinado (CCGT), que pueden ser una fuente de flexibilidad para el sistema energético con el aumento de la participación de fuentes variables de energía renovable. Cuando se trata de almacenamiento de energía a largo plazo y a gran escala, el hidrógeno, en forma de gas comprimido, amoníaco (NH3) o metano sintético, tiene un papel que desempeñar en el equilibrio de las variaciones estacionales en el suministro y la demanda de electricidad renovable.

Con la caída de costes de fotovoltaica y eólica, la instalación de electrolizadores en lugares que tienen recursos renovables significativos puede servir como una alternativa de suministro de hidrógeno de bajo coste, incluso después de tener en cuenta los costos de transmisión y distribución (T&D) involucrados en el transporte de hidrógeno hasta los usuarios finales.