El Instituto Tecnológico de Canarias, Genia Global Energy y el Grupo Cobra fabrican una planta piloto de biogás para Mauritania

El Instituto Tecnológico de Canarias, la ingeniería energética Genia Global Energy y el Grupo Cobra están diseñando y construyendo una planta piloto de biodigestión anaerobia para la producción de biogás con fines de investigación a partir de la basura orgánica para la Université des Sciences, de Technologie et de Médecine (USTM) de Nuachok, capital de Mauritania. Esta acción forma parte del proyecto ENERMAC dirigido a promover las energías renovables y la eficiencia energética para el desarrollo sostenible de las islas de la Macaronesia (las portuguesas Azores, Madeira y Salvajes, además de Cabo Verde y Canarias) y el África Occidental.

El proyecto ENERMAC incluye una línea de actividad para la valorización energética de residuos, que prevé la construcción de dos plantas piloto de biogás, una en Canarias y ésta de Mauritania, en las que se analizarán los procesos más adecuados para la obtención de metano en función de la composición de los residuos orgánicos disponibles en cada territorio. Además permitirá la formación de técnicos en esta tecnología para impulsar el desarrollo de proyectos de biogás en el país.

Los archipiélagos que componen la Macaronesia, incluidas las Islas Canarias, tienen unos problemas energéticos comunes, como una alta dependencia energética y serias limitaciones a sistemas clásicos de gestión de residuos como el almacenamiento en vertederos. En estas circunstancias, la fermentación en ausencia de oxígeno de los residuos orgánicos (biodigestión anaerobia) se presenta como una de las soluciones para la independencia energética (junto con otras fuentes renovables como el viento o el sol), pues es capaz de producir una gran cantidad de gas metano renovable (la única energía proveniente de fuentes renovables que puede almacenarse y utilizarse para producir calor, electricidad o para la movilidad, independientemente de las condiciones de sol y viento) y ofrece, además, una solución a la gestión ecológica de residuos orgánicos urbanos, agrícolas, ganaderos o industriales.

De los datos que se obtengan con esta planta piloto y la de Canarias se podrán determinar los procesos más eficientes para la obtención de gas a partir de los residuos orgánicos más comunes en cada territorio, obteniendo de ellos un mayor valor en forma de gas renovable, compost y fertilizante biológico, contribuyendo a la sostenibilidad energética y medioambiental.

La planta de biogás, que estará instalada y en funcionamiento en el mes de abril, además de producir gas con potencial para ser valorizado en forma de energía, convierte la basura en compost y fertilizante orgánicos, todos ellos productos con valor económico y que además vuelven al ciclo de la agricultura y la industria, por lo que introducen el concepto de economía circular en la gestión de residuos, especialmente importante en estos territorios.