El mercado de deuda sostenible registra una actividad récord en 2018

El mercado financiero sostenible aumentó en 2018, con un récord de 247.000 M$ en instrumentos de deuda sostenible recaudados durante el año, según BloombergNEF (BNEF). La emisión de bonos verdes ascendió a 182.200 M$ en 2018, mientras que un nuevo producto, los préstamos vinculados a la sostenibilidad alcanzó los 36.400 M$.

El mercado de deuda sostenible está compuesto por bonos y préstamos etiquetados que financian proyectos con beneficios ecológicos, beneficios sociales o una combinación de ambos. Muchos inversores se enfocan en estas ofertas de deuda para cumplir con sus propios objetivos o mandatos sobre impacto ambiental y social.

El foco del mercado han sido históricamente los bonos verdes, que fueron utilizados por primera vez por los bancos europeos alrededor de 2007 para financiar proyectos de energía limpia y desde entonces también han sido emitidos por gobiernos y una amplia gama de empresas industriales. Si bien los bonos verdes siguen constituyendo la mayor parte del mercado, la atención ahora está cambiando a una gama más amplia de bonos y préstamos sostenibles.

Como resultado, el crecimiento de los bonos verdes se desaceleró un 5% anual en 2018 comparado con el 68% registrado en 2017, mientras que los préstamos vinculados a la sostenibilidad aumentaron un 677%. Los préstamos vinculados a la sostenibilidad son préstamos a plazo o facilidades de crédito que vienen con un mecanismo de precios de sostenibilidad. El mecanismo de fijación de precios está vinculado típicamente a la puntuación de sostenibilidad o al rendimiento del prestatario, que puede aumentar o disminuir.

Por ejemplo, en noviembre de 2018, la empresa eléctrica francesa EDF acordó una instalación de 4.000 M€ con precios indexados a los indicadores clave de rendimiento de sostenibilidad del grupo. Si la compañía tiene un rendimiento inferior al de sus objetivos, el margen de la línea de crédito aumentará y, si lo supera, el margen disminuirá.

Dan Shurey, Jefe de Finanzas Verdes y Sostenibles de BNEF, dijo: “Más inversores en los mercados de deuda exigen beneficios duales, sociales y ecológicos, y más inversores exigen opciones de sostenibilidad personalizadas. Los mercados están respondiendo, con nuevos productos emergentes como préstamos y pagarés verdes y préstamos vinculados a la sostenibilidad. Esto ayudó a hacer de 2018 el séptimo año consecutivo de emisión récord de financiación sostenible desde que comenzó el mercado de bonos verdes“.

Las corporaciones no son las únicas pioneras en deuda sostenible: un número creciente de gobiernos están emitiendo sus propios instrumentos de deuda con etiquetas sostenibles, lo que significa que el dinero recaudado se destinará a proyectos ambientales o sociales.

Aiman Mallah, Analista de Investigación de Finanzas Sostenibles en BNEF, dijo: “La deuda soberana verde llegó a 17.600 M$ en 2018, un aumento del 64% con respecto a 2017, gracias a la emisión inaugural de países como Bélgica e Irlanda, así como a nuevos avances del bono soberano francés. Estos gobiernos están aumentando la deuda para cumplir con los objetivos ambientales nacionales e internacionales, en particular sobre la mitigación y adaptación al cambio climático“.

Las nuevas políticas para escalar las finanzas sostenibles proliferaron en 2018, a medida que los gobiernos compitieron para convertirse en centros internacionales para estos productos de inversión. En el año, Hong Kong y Japón establecieron programas para incentivar el crecimiento del mercado, mientras que la Comisión Europea avanzó para crear un estándar de bonos verdes.

Los dos líderes en emisión de deuda sostenible en 2018 fueron EE.UU. y China. En EE.UU, el mercado llegó a alrededor de 45.400 M$ de productos de deuda sostenible, superando con creces los 25.500 M$ de China. El gigante hipotecario Fannie Mae representó la gran mayoría de las emisiones en EE.UU., gracias a sus ambiciosos programas de financiación verde. Si no se tienen en cuenta los valores respaldados por hipotecas comerciales verdes, el total de EE.UU. para 2018 es de 25.600 M$, notablemente similar a los volúmenes observados en China.