El mercado europeo de energías renovables sigue creciendo, con la energía eólica avanzando

La energía renovable se está volviendo cada vez más importante para los hogares y las industrias en toda Europa, según las estadísticas publicadas recientemente por la Asociación de Organismos Emisores (AIB) y analizadas por ECOHZ. Al comparar la oferta y la demanda de Garantías de Origen (GO) para 2018 y 2017 se muestra que el suministro aumentó en 45 TWh, mientras que la demanda aumentó en 34 TWh.

Históricamente, el mercado de Garantías de Origen (GO) ha tenido una mayor oferta que demanda anual. Ahora esta tendencia está cambiando rápidamente, y el excedente de mercado ha disminuido significativamente en los últimos dos años. Detrás de este aumento de la demanda están los consumidores europeos y las empresas responsables con el cambio climático, que están cumpliendo cada vez más sus objetivos de energía verde mediante la documentación de sus compras renovables.

Tanto Italia como Suiza alcanzaron niveles récord para la demanda de GO. Los hogares y las empresas italianas tienen el volumen más alto de todos los tiempos, y en 2018 ya han comprado 44,9 TWh, en comparación con los 39,5 TWh del segundo trimestre de 2017, un aumento del 13,7%. Suiza también supera su propio récord con 56,8 TWh en lo que va de año en comparación con 51,1 TWh del 2T de 2017, un aumento del 11,2%.

Aunque es un mercado mucho más pequeño, Islandia también ha tenido un impresionante aumento del 38,5% en la demanda de GO en 2018 (3,6 TWh), en comparación con el 2T de 2017 (2,6 TWh).

Noruega fue uno de los primeros miembros de la AIB, y su gran producción hidroeléctrica dominó el lado de la oferta del mercado de GO durante algunos años. Si bien la producción de Noruega y el suministro de GO han sido muy estables (140 TWh en 2017), muchos países nuevos han contribuido con fuertes aumentos en el suministro global de GO. Esto ha resultado en una caída significativa de la participación de Noruega en los GO emitidos, cayendo de alrededor del 60% en 2008 al 27% en 2017.

Eólica y solar aportan el mayor incremento de suministro

La energía hidroeléctrica ha sido durante mucho tiempo la tecnología más común de los GO emitidos en Europa. Todavía tiene una importante participación, pero están ocurriendo cambios rápidamente. La participación en la oferta de energía hidroeléctrica cayó del 79% en 2015 al 64% en 2017. Este cambio puede explicarse principalmente por la mayor disponibilidad de energías solar y eólica. La eólica está aumentando rápidamente, del 11% en 2015 al 21% en 2017. La participación de la solar sigue siendo pequeña, pero ha crecido del 1% en 2015 al 5% en 2017.

Muchos países actualmente limitan la emisión de GO de plantas de energía que han recibido apoyo nacional. Como muchas de estas plantas de energía son eólicas o solares, el resultado es un suministro restringido de GO a partir de las tecnologías más recientes. Esta práctica puede cambiar, ya sea como resultado de un cambio de política, pero también debido a que en muchos países se han desmantelado los sistemas de apoyo.

También vale la pena señalar que muchos de los países actualmente con una política que permite la emisión de GO de centrales eléctricas que reciben contribuciones de esquemas nacionales como Holanda y los países nórdicos, también se encuentran entre los mercados de PPA más atractivos de Europa en la actualidad.

Se espera que más países miembros se unan

AIB, el mercado paneuropeo conectado al centro electrónico de GO de AIB, tiene actualmente un total de 20 miembros. Lituania, Letonia y Grecia aspiran a ser aprobadas como nuevos miembros de AIB, muy probablemente a finales de 2018 o principios de 2019. Polonia, Serbia y Bosnia podrían ser las siguientes en la lista, pero la membresía plena de la AIB no sucederá hasta más adelante en 2019.

Cada nuevo país miembro que se une al sistema AIB aporta más demanda y oferta al mercado de energía renovable en Europa. Estos países miembros adicionales representarían una expansión significativa para el sistema europeo de GO. Su membresía hará que el mercado común sea aún más robusto mediante la agregación de la oferta y demanda paneuropea de energía renovable.