El mercado fotovoltaico mundial está listo para un crecimiento espectacular en los próximos 5 años

La instalación de sistemas solares fotovoltaicos en hogares, edificios comerciales e instalaciones industriales está lista para despegar en los próximos cinco años, transformando la forma en que se genera y consume electricidad, según el último pronóstico del mercado renovable de la Agencia Internacional de Energía. Estas aplicaciones, conocidas como colectivas o como fotovoltaica distribuida, son el foco del informe de mercado Renovables 2019 de la AIE, publicado recientemente.

El informe pronostica que la capacidad renovable total mundial crecerá un 50% entre 2019 y 2024. Este aumento de 1.200 GW, equivalente a la capacidad total actual de Estados Unidos, está impulsado por las reducciones de costes y los esfuerzos concertados de políticas gubernamentales. La energía solar fotovoltaica representa el 60% del aumento. La participación de las energías renovables en la generación mundial de energía aumentará del 26% actual al 30% en 2024.

El crecimiento esperado se produce después de que las adiciones de capacidad renovable se estancaran el año pasado por primera vez en casi dos décadas. Sin embargo, la expansión de las renovables sigue muy por debajo de lo que se necesita para cumplir con los objetivos mundiales de energía sostenible. El informe destaca los tres desafíos principales que deben superarse para acelerar el despliegue de las energías renovables: incertidumbre política y regulatoria, altos riesgos de inversión e integración de sistemas de energía eólica y solar fotovoltaica.

La energía fotovoltaica distribuida representa casi la mitad del crecimiento del mercado fotovoltaico global hasta 2024. Contrariamente a la sabiduría convencional, las aplicaciones comerciales e industriales en lugar de los usos residenciales dominan el crecimiento de la energía fotovoltaica distribuida, lo que representa tres cuartos de las nuevas instalaciones en los próximos cinco años. Esto se debe a que las economías de escala combinadas con una mejor alineación del suministro fotovoltaico y la demanda de electricidad permiten un mayor autoconsumo y mayores ahorros en las facturas de electricidad en los sectores comercial e industrial.

Aún así, el número de techos solares en los hogares se duplicará a más de 100 millones para 2024, y los principales mercados per cápita para ese año se pronostican en Australia, Bélgica, California, Holanda y Austria.

El coste de generar electricidad a partir de sistemas fotovoltaicos solares distribuidos ya está por debajo de los precios minoristas de electricidad en la mayoría de los países. La AIE pronostica que estos costes disminuirán entre un 15% y un 35% más para 2024, lo que hará que la tecnología sea más atractiva y estimule la adopción en todo el mundo.

Sin embargo, el informe advierte que se necesitan reformas importantes de políticas y tarifas para garantizar que el crecimiento de la energía fotovoltaica distribuida sea sostenible. El crecimiento no gestionado podría afectar a los mercados de electricidad al aumentar los costes del sistema, desafiar la integración en red de las energías renovables y reducir los ingresos de los operadores de red. Al reformar las tarifas minoristas y adaptar las políticas, las empresas energéticas y los gobiernos pueden atraer inversiones en energía fotovoltaica distribuida y, al mismo tiempo, asegurar suficientes ingresos para pagar los activos de la red fija y garantizar que la carga de costes se distribuya de manera justa entre todos los consumidores.

Según el “Caso Acelerado” del informe, mejorar la economía, el apoyo a las políticas y una regulación más efectiva podría impulsar la capacidad fotovoltaica distribuida instalada a nivel global por encima de 600 GW para 2024, casi el doble de la capacidad total de Japón hoy. Sin embargo, este crecimiento acelerado sigue siendo solo el 6% del potencial técnico de la fotovoltaica distribuida en función del área total disponible en tejados.

Como en años anteriores, Renewables 2019 también ofrece pronósticos para todas las fuentes de energía renovable. El calor renovable aumentará en un quinto entre 2019 y 2024, impulsado por China, la Unión Europea, India y Estados Unidos. Los sectores de calor y electricidad se interconectan cada vez más a medida que la electricidad renovable utilizada para el calor aumenta en más del 40%. Pero, en general, el potencial de calor renovable sigue siendo muy poco explotado. Se pronostica que la participación de las energías renovables en la demanda total de calor se mantendrá por debajo del 12% en 2024, lo que exige objetivos más ambiciosos y un mayor apoyo político.

Los biocombustibles representan actualmente alrededor del 90% de la energía renovable en el transporte y su uso aumentará en un 25% en los próximos cinco años. El crecimiento está dominado por Asia, particularmente China, y está impulsado por la seguridad energética y las preocupaciones por la contaminación del aire. A pesar de la rápida expansión de los vehículos eléctricos, la electricidad renovable solo representa una décima parte del consumo de energía renovable en el transporte en 2024. Y la proporción de energías renovables en la demanda total de combustible para el transporte sigue siendo inferior al 5%. El “Caso Acelerado” ve que las energías renovables en el transporte crecen en un 20% adicional hasta 2024 bajo la suposición de niveles de cuotas más altos y un mayor apoyo político, que abre nuevos mercados en la aviación y el transporte marítimo.