El mercado global del almacenamiento de energía podría llegar a 1 TWh para 2030

El mercado global del almacenamiento de energía podría llegar a 1 TWh para 2030
Instalaciones acumuladas globales de almacenamiento de energía, 2015-30 Fuente: BNEF. Nota: MENA = Oriente Medio y Norte de África. El búfer representa mercados y casos de uso que no se pueden pronosticar debido a la falta de visibilidad. / Global cumulative energy storage installations, 2015-30. Source: BNEF. Note: MENA = Middle East & North Africa. Buffer represents markets and use-cases that we are unable to forecast due to lack of visibility

Las instalaciones de almacenamiento de energía (baterías estacionarias excluyendo el almacenamiento por bombeo) en todo el mundo alcanzarán un acumulado de 358 GW/1.028 GWh para fines de 2030, más de veinte veces mayor que los 17 GW/34 GWh en línea a finales de 2020, según el último pronóstico de BloombergNEF (BNEF). Este auge en el almacenamiento de energía estacionaria requerirá una inversión de más de 262.000 M$ según las estimaciones de BNEF.

El informe Global Energy Storage Outlook estima que se agregarán 345 GW/999 GWh de nueva capacidad de almacenamiento de energía a nivel mundial entre 2021 y 2030. EE.UU. y China son los dos mercados más grandes, y representan más de la mitad de las instalaciones globales de almacenamiento para 2030. Otros mercados importantes incluyen India, Australia, Alemania, Reino Unido y Japón. Las políticas de apoyo, los compromisos climáticos ambiciosos y la creciente necesidad de recursos flexibles son factores comunes.

A nivel regional, Asia-Pacífico liderará la construcción de almacenamiento en MW para 2030, pero América construirá más en MWh, porque las plantas de almacenamiento de EE.UU. generalmente tienen más horas de almacenamiento. La región EMEA se encuentra actualmente a la zaga por falta de incentivos y políticas de almacenamiento específicas, lo que puede resultar sorprendente considerando los ambiciosos objetivos climáticos de Europa. El crecimiento en la región podría acelerarse a medida que aumente la penetración renovable, se desmantelen más generadores de combustible fósil y la cadena de suministro de baterías se vuelva más localizada.

El pronóstico de BNEF sugiere que la mayoría, 55%, de la construcción de almacenamiento de energía para 2030 será para proporcionar transferencia de energía (almacenar energía solar o eólica para liberarla más tarde). Los proyectos de almacenamiento y renovables coubicados, en particular almacenamiento y solar, se están convirtiendo en algo común en todo el mundo. Las baterías instaladas en dependencias del cliente, tanto las residenciales como las comerciales e industriales, también crecerán a un ritmo constante. Alemania y Japón son mercados líderes en la actualidad, con mercados importantes en Australia y California. BNEF espera que el almacenamiento de energía ubicado en hogares y empresas represente aproximadamente una cuarta parte de las instalaciones mundiales de almacenamiento para 2030. El deseo de los consumidores de electricidad de usar más energía solar autogenerada y la demanda de energía de respaldo son los principales impulsores.

Otras aplicaciones, como el uso del almacenamiento de energía para aplazar la inversión en red, pueden seguir siendo marginales en la mayoría de los mercados hasta 2030. La construcción podría recuperarse si se eliminan las barreras regulatorias y se alinean los incentivos para que los propietarios de redes consideren el almacenamiento como una alternativa a la inversión en infraestructura tradicional.

La rápida evolución de la tecnología de baterías está impulsando el mercado del almacenamiento. Según el informe la industria está adoptando múltiples químicas de baterías de iones de litio. En 2021, por primera vez, el fosfato de litio-hierro (LFP) se utilizará más que las químicas de níquel-manganeso-cobalto (NMC) para el almacenamiento estacionario. El LFP se convertirá en la principal opción de química de baterías de iones de litio en el sector de almacenamiento hasta al menos 2030, impulsado por su papel dominante en China y su creciente penetración en el resto del mundo. BNEF también ha actualizado su perspectiva tecnológica para incluir baterías de iones de sodio, un competidor de las baterías de iones de litio, que podría desempeñar un papel significativo para 2030.

Además de las baterías, se están desarrollando otras muchas tecnologías, como el aire comprimido y el almacenamiento térmico, sin embargo, BNEF espera que las baterías dominen el mercado al menos hasta la década de 2030, en gran parte debido a su competitividad en precio, cadena de suministro establecida y trayectoria significativa.