El mercado total del almacenamiento de energía podría crecer hasta los 546.000 M$ de ingreso anual para 2035

Un nuevo informe, Global Energy Storage Market 2019, de Lux Research estima que los tres principales impulsores del almacenamiento de energía (aplicaciones de movilidad, dispositivos electrónicos y almacenamiento estacionario) alcanzarán un nivel de despliegue combinado anual de 3.046 GWh en los próximos 15 años, partiendo de los 164 GWh actuales.

La industria del almacenamiento de energía está preparada para un aumento masivo de sus ingresos anuales y de la capacidad de despliegue, a medida que tecnologías innovadoras clave, como las baterías de estado sólido y las baterías de flujo, lleguen a la comercialización. Lux Research espera que las aplicaciones de movilidad eléctrica, principalmente vehículos ligeros de pasajeros, sean el principal impulsor a largo plazo de los ingresos y la demanda anual de almacenamiento energético, con una cuota de mercado total del 74% por ingresos anuales y del 91% por GWh desplegados anualmente para 2035.

El crecimiento de los ingresos y la implementación del mercado del almacenamiento energético en los próximos tres años será muy diferente de las proyecciones globales para 2035. Los vehículos ligeros enchufables seguirán siendo el mercado más grande, con un aumento previsto de ingresos de 24.000 M$ para finales de 2022. Los vehículos de servicio mediano y pesado son los siguientes, con un crecimiento desde 600 M$/año en 2019 a un proyectado de 3.600 M$/año en 2022, pero con la tasa de crecimiento anual combinado (CAGR) más alta, 80%. El almacenamiento residencial verá una CAGR del 76% y un aumento de ingresos de 8.000 M$ en los próximos tres años, seguido de los dispositivos de movilidad personal con una CAGR del 49% y un aumento de ingresos de 4.600 M$.

Se espera que el almacenamiento estacionario aumente sus ingresos hasta 111.800 M$ para 2035, marcando un aumento significativo de sus ingresos respecto de los 9.100 M$ de 2019.

La caída de costes de los sistemas de almacenamiento estacionario, el aumento de las energías renovables y la liberalización de los mercados eléctricos en todo el mundo serán transformadores para el almacenamiento de energía durante la próxima década y media. El cambio de la capacidad de fabricación de baterías de Li-ion hacia químicas de mayor densidad energética para respaldar la creciente industria del vehículo eléctrico significa que las futuras reducciones de costes de las baterías de Li-ion para los sistemas de almacenamiento estacionario serán modestas, del 2% al 4% anual, en comparación con las tendencias históricas de más del 10%.

La propuesta de valor del almacenamiento de energía en los mercados eléctricos compensará con creces la desaceleración de las reducciones de costes. Eólica y solar crecerán hasta representar un tercio de la capacidad de generación mundial, creando oportunidades para el almacenamiento estacionario para equilibrar el crecimiento de las energías renovables no despachables. La reforma de los mercados eléctricos permitirá que el almacenamiento estacionario participe de manera más amplia en más regiones: para 2035, más del 40% de los despliegues anuales se realizarán en redes en desarrollo como China, India, el sudeste asiático y África.

El informe identifica cinco tecnologías principales que están bien posicionadas para impulsar el crecimiento del mercado de almacenamiento de energía: reciclaje de baterías, aviación eléctrica, baterías de flujo, baterías de película delgada y mejoras en las baterías de estado sólido.