El mundo necesita cadenas de suministro de paneles solares más diversificadas para garantizar una transición segura hacia las cero emisiones

El mundo necesita cadenas de suministro de paneles solares más diversificadas para garantizar una transición segura hacia las cero emisiones

Asegurar una transición segura hacia las cero emisiones netas requerirá mayores esfuerzos para expandir y diversificar la producción global de paneles solares cuyas cadenas de suministro globales están actualmente muy concentradas en China, dice la AIE en un nuevo informe especial.

Las políticas industriales y de innovación chinas, centradas en expandir la producción y los mercados de los módulos solares, han ayudado a que la fotovoltaica se convierta en la tecnología de generación de electricidad más asequible en muchas partes del mundo. Sin embargo, esto también ha provocado desequilibrios en las cadenas de suministro fotovoltaico, según el informe Special Report on Solar PV Global Supply Chains de la AIE sobre las cadenas globales de suministro fotovoltaico, el primer estudio de este tipo realizado por la Agencia.

Durante la última década, la capacidad mundial de fabricación de paneles solares se ha trasladado cada vez más desde Europa, Japón y Estados Unidos hacia China, que ha tomado la delantera en inversión e innovación.

Cumplir los objetivos internacionales de energía y clima requiere que la fotovoltaica crezca a una escala sin precedentes. Esto, a su vez, exige una importante expansión adicional de la capacidad de fabricación, lo que genera preocupaciones sobre la capacidad para desarrollar rápidamente cadenas de suministro resistentes. Por ejemplo, las adiciones anuales de capacidad fotovoltaica en todo el mundo deben más que cuadruplicarse para 2030 para estar en línea con el camino de la AIE de alcanzar cero emisiones netas para 2050.

En todo el mundo, los gobiernos y otras partes interesadas han comenzado a prestar cada vez más atención a las cadenas de suministro fotovoltaico, ya que los altos precios de los productos básicos y los cuellos de botella de la cadena de suministro han provocado un aumento de alrededor del 20% de los precios de los paneles solares durante el último año. Estos desafíos, particularmente evidentes en el mercado del polisilicio, un material clave para fabricar paneles solares, han provocado retrasos en las entregas en todo el mundo y precios más altos.

El informe examina las cadenas de suministro fotovoltaico desde las materias primas hasta el producto terminado, cubriendo áreas como el consumo de energía, las emisiones, el empleo, los costes de producción, la inversión, el comercio y el desempeño financiero. Encuentra, por ejemplo, que la fabricación fotovoltaica, con un uso intensivo de electricidad, en la actualidad se alimenta principalmente de combustibles fósiles debido al papel destacado del carbón en China, donde se concentra la producción, pero que los paneles solares solo necesitan funcionar durante cuatro a ocho meses para compensar sus emisiones de fabricación. Este breve período de recuperación se compara con la vida útil promedio del panel solar de alrededor de 25 a 30 años.

Debido a que la diversificación es una de las estrategias clave para reducir los riesgos de la cadena de suministro en todo el mundo, el informe evalúa las oportunidades y los desafíos de desarrollar cadenas de suministro de energía solar fotovoltaica en términos de creación de empleo, requisitos de inversión, costes de fabricación, emisiones y reciclaje. Encuentra que las nuevas instalaciones de fabricación de energía solar fotovoltaica a lo largo de la cadena de suministro global podrían atraer 120.000 M$ de inversión para 2030. Y el sector fotovoltaico tiene el potencial de duplicar la cantidad de empleos en fabricación a 1 millón para 2030, la mayor parte en la fabricación de módulos y células.