El papel crítico de los edificios en la transición energética

Los edificios representan aproximadamente un tercio del consumo final total de energía y de las emisiones relacionadas con la energía, a nivel mundial. También tienen una larga vida útil, lo que puede impactar en la energía y las emisiones durante décadas. Pero mientras que a menudo se pasan por alto, deben jugar un papel crítico en la transición energética. Un informe reciente de la AIE, “Perspectives for the Clean Energy Transitions: The critical role of buildings“, revela que existe un riesgo importante de proliferación de edificios ineficientes, ya que se espera que países sin códigos obligatorios vean una explosión en la construcción de edificios, la mitad de ellos a principios de la década de 2030.

El ritmo y la escala de la transición mundial hacia la energía limpia no están en línea con los objetivos climáticos. Las emisiones de CO2 relacionadas con la energía volvieron a aumentar en 2018 en un 1,7%. El sector de los edificios representó el 28% de esas emisiones, dos tercios provenientes del uso de electricidad en rápido crecimiento. De hecho, desde el año 2000, la tasa de la demanda de electricidad de los edificios aumentó cinco veces más rápido que las mejoras en la intensidad de carbono del sector energético.

Las emisiones de CO2 deben alcanzar su punto máximo alrededor de 2020 y, posteriormente, entrar en una fuerte caída. En el Escenario Faster Transition de la AIE, las emisiones relacionadas con la energía disminuyen un 75% para 2050. La intensidad de carbono del sector eléctrico se reduce en más del 90% y los sectores de uso final experimentan una caída del 65%, gracias a la eficiencia energética, las tecnologías de energía renovable y el cambio a la electricidad baja en carbono. El sector de los edificios ve la reducción más rápida de CO2, cayendo en promedio un 6% anual llegando en 2050 a un octavo de los niveles actuales.

La tecnología puede reducir las emisiones de CO2 de los edificios al tiempo que mejora la comodidad y los servicios. En el Escenario Faster Transition, la construcción de edificios de consumo energético casi nulo y las rehabilitaciones energéticas profundas reducen las necesidades energéticas del sector en casi un 30% hasta 2050, a pesar de duplicarse del área construida. El uso de energía se reduce aún más al duplicar la eficiencia de los sistemas de aire acondicionado, incluso cuando 1.500 millones de hogares acceden al confort de la refrigeración. Las bombas de calor reducen el uso típico de energía para calefacción en un factor de cuatro o más, mientras que la energía solar térmica proporciona calor libre carbono a casi 3.000 millones de personas.

Un aumento de la inversión en energía limpia en última instancia traerá ahorros para la economía global y reducirá a la mitad la proporción de los ingresos del hogar gastados en energía. Hacer realidad los edificios sostenibles requiere que los flujos anuales de capital aumenten en un promedio de 27.000 M$ durante la próxima década, una adición relativamente pequeña a los 4.900 M$ ya invertidos cada año en edificios en todo el mundo. Sin embargo, el gasto energético acumulado de los hogares hasta 2050 es alrededor de 5.000 M$ más bajo en el Escenario Faster Transition, lo que lleva a ahorros netos para los consumidores, con una participación promedio del ingreso familiar gastado en energía del 5% actual a alrededor del 2,5% para 2050.

El esfuerzo de los gobiernos es crítico para hacer de los edificios sostenibles una realidad. Se necesita una acción inmediata para expandir y fortalecer las políticas energéticas obligatorias en todas partes, y los gobiernos pueden trabajar juntos para transferir conocimientos y compartir las mejores prácticas. El claro apoyo a políticas de innovación permitirá que las economías de escala y las tasas de aprendizaje para la industria ofrezcan soluciones con poco aumento de costes. La intervención política también puede mejorar el acceso a la financiación, reducir el riesgo de la inversión en energía limpia y permitir instrumentos basados en el mercado que reduzcan el coste de la transición de energía limpia.

Retrasar la acción política tiene importantes implicaciones económicas. A nivel mundial, la escala de nuevos edificios que probablemente se construirán en 2050 bajo políticas energéticas inadecuadas es equivalente a 2,5 veces el inventario actual de edificios de China. La espera de otros diez años para actuar en la construcción y rehabilitación eficientes de edificios resultaría en más de 2 Gt de emisiones adicionales de CO2 consecuencia de una demanda energética innecesaria de 3.500 Mtoe hasta 2050, lo que aumentará el gasto mundial en calefacción y refrigeración en 2.500 b$.