El proyecto SIGEN2H2 permitirá generar hidrógeno verde a partir de residuos

El proyecto SIGEN2H2 permitirá generar hidrógeno verde a partir de residuos

La empresa ilicitana Greene se ha unido al Instituto Tecnológico de la Energía (ITE), y el Clúster de Energía de la Comunidad Valenciana (CECV) para desarrollar un proyecto innovador que combinará dos aspectos de máxima actualidad en el sector energético, como son la generación de energía a partir de hidrógeno verde y la economía circular.

El proyecto, que se ha denominado SIGEN2H2, tiene como base la generación de hidrógeno por medio de técnicas de gasificación, a partir de mezclas de rechazo de residuos que acaban en vertederos, y modelos de simulación para su optimización. El aprovechamiento de estos residuos supone una circularidad en la economía y en las rutinas productivas, lo que lo convierte en un proyecto de gran interés.

SIGEN2H2 se presentó hace unos días en una jornada especializada titulada “Gases Renovables: presente y futuro. Aplicaciones Industriales del biogás y del H2”, que organizaron el CECV y el Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de la Comunitat Valenciana. La presentación corrió a cargo de Emilio Sánchez, director técnico de proyectos de hidrógeno de Greene, quien comentó que la producción de este elemento a partir de residuos mediante procesos termoquímicos de gasificación con H2O, es una alternativa a su generación mediante combustibles fósiles, reformado o mediante electrólisis de agua.

El principal objetivo de SIGEN2H2 consiste en la investigación de métodos óptimos de generación de hidrógeno circular y renovable a partir de mezclas de residuos, y tratados por medio de procesos de gasificación, que de otro modo acabarían en vertederos o incinerados; apoyado además, con la investigación de análisis mediante técnicas de optimización basadas en el modelado y simulación energético-productiva en su parte de generación de H2.

Para ello, se emplea un mix de residuos, mezcla que contiene parte biogénica y fósil, con Hidrógeno en su composición elemental. La mayor parte del gas procedente de la parte biogénica, que es menos rica en H y tiene balance neutro en CO2, se combustiona para alimentar el motor que genera la electricidad para la planta, el excedente eléctrico se emplea en el electrolizador que genera; bien oxígeno (para el proceso de gasificación) e hidrógeno adicional al producido por la descomposición de la fracción de origen fósil, rica en H (que es el principal objetivo del proyecto), bien CO y H2 si actúa en modo reformado.

En ambos casos se produce H2 electroquímico con energía procedente de los residuos como hidrógeno «extra» al producido por las rutas termoquímicas, más económicas en €/Kg de H2 producido.

Aportaciones del proyecto

Esta investigación industrial está alineada directamente con estrategias tan importantes como el almacenamiento energético, las energías renovables, la economía circular, la transición energética, la movilidad sostenible, así como el ahorro y eficiencia energética, una eficiencia que también ayudará a maximizar la competitividad de las empresas.

También aporta un elevado carácter innovador, ya que combina las tecnologías Power to X y el reciclaje químico de residuos para la producción de combustibles renovables, que son altamente novedosas y clave en el proceso de descarbonización en Europa y en España. De modo que a diferencia de otras vías y paralelamente a la obtención de hidrógeno, se consigue dar otra vida material a los residuos y obtener hidrógeno que captura y almacena el CO2 producido durante la síntesis del hidrógeno derivado de residuos no biodegradables a los cuales se les evita un final con impactos medioambientales negativos.