El Real Decreto cómo primer paso hacia la transición energética en España

El Real Decreto-ley abre la puerta al almacenamiento y a la gestión energética inteligente para descarbonizar y abaratar la electricidad de todos los españoles, así lo pone de manifiesto AEPIBAL, en un reciente comunicado de prensa.

El pasado viernes, 5 de abril, se aprobó el Real Decreto 244/2019 por el que se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo de energía eléctrica. Dicho decreto pone fin al fantasma del impuesto al Sol que durante más de siete años ha actuado como agente disuasorio que dificultaba el avance del sector fotovoltaico.

Este cambio está llamado a ser el impulso que le faltaba a la energía solar en España para revolucionar el sistema eléctrico. La razón por la que la energía solar tiene el potencial de ser motor del cambio es que durante las horas de sol es uno de los métodos de generación más económicos. Esta circunstancia, sin embargo, presenta dos retos para el sector: la canibalización de precios en horas de sol y la volatilidad de la generación. En este contexto, el almacenamiento desempeñará un papel clave y Real Decreto puede convertirse en un documento esencial para el fomento del uso de tecnologías que permitan una gestión óptima de energía.

La canibalización de precios

Uno de los aspectos principales del nuevo Real Decreto es la compensación simplificada de excedentes. Esta compensación tiene una relación directa con el precio de mercado de la energía en cualquier momento del día.

En el mix actual de generación en España las diferencias entre precios son mínimas. Sin embargo, a medida que aumente la penetración de la energía solar, el escenario más probable nos sitúa en una situación similar a la de California, con las horas de sol mostrando precios menores que los precios de media tarde, llegando en ocasiones a valores negativos.

Esta asimetría temporal de oferta y demanda proporcionarán un incentivo económico para aquellos sistemas que, gracias al almacenamiento de energía, podrán acumular energía en horas valle y exportarla o utilizarla en horas pico.

El reto de la volatilidad de las energías renovables

Para poder alcanzar los objetivos de descarbonización que permitan ralentizar el cambio climático, España tendrá que aumentar la penetración de las energía solar y eólica en el mix de generación. Al no ser posible controlar cuando soplará el viento ni cuando brillará el sol, a medida que esta penetración renovable aumenta, aumenta con ella la demanda de generación de energías flexibles. Estas son las plantas de respuesta rápida o que suministran la demanda que las renovables no podrían cubrir en cada momento.

Tal y como pasa en España, en gran parte del mundo estas plantas consumen combustibles fósiles, siendo el gas el combustible más habitual. Pero por fortuna a día de hoy los dos métodos más económicos de proporcionar energía flexible son la eólica con baterías y la solar con baterías (Bloomberg New Energy Finance, 2018).

La necesidad del almacenamiento para cumplir con los objetivos de transición energética y que permitan una gestión óptima y controlada de los excedentes se refleja también en el informe de Red Eléctrica Española “Red Eléctrica y la Integración de Renovables – Hacer Posible la Transición Energética” publicado el 11 de abril, que indica: “esto requerirá fomentar el desarrollo de nueva capacidad de almacenamiento cuya operación obedezca a criterios de minimización de vertidos renovables”.

El almacenamiento energético traerá beneficios para todos

Mediante la tecnología inclusiva del almacenamiento eléctrico podrá involucrarse a millones de consumidores para no solo contribuir a lograr los objetivos que como país y sociedad nos marcamos en relación con la transición ecológica, sino también a garantizar la estabilidad y operabilidad del nuevo, emergente y descentralizado sistema energético renovable.

El almacenamiento de electricidad, junto con la digitalización, juega un papel central en la aceleración de la transición europea hacia un sistema energético basado en las fuentes de energía renovables.

Países como Alemania o Inglaterra, han integrado la tecnología del almacenamiento de energía en el marco del autoconsumo desde hace ya varios años, alzándose así como referentes a nivel europeo. Por ese motivo, resulta vital destacar la importancia del almacenamiento en el proceso de regulación del autoconsumo en España, para poder alcanzar la vanguardia europea en el sector.

Se trata de una tecnología de carácter inclusivo, que acerca los mercados de la energía a los consumidores, dando, a su vez, grandes pasos para garantizar la estabilidad del nuevo sistema emergente de energía descentralizada y renovable.