El tejido empresarial renovable, preparado para asumir el adelanto de los objetivos del PNIEC

El anuncio del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de movilizar 72.000 M€ es una buena noticia para nuestra economía, especialmente al destinar el 37% de los mismos a la inversión verde. Desde el sector renovable se aplaude que el Gobierno ponga el foco en la Transición Ecológica, así como el anuncio de la vicepresidenta Ribera de adelantar los objetivos del PNIEC. Las empresas que conforman el sector están preparadas para asumir el reto.

Tras el récord de instalación alcanzado en 2019, con más de 7 GW instalados (incluyendo autoconsumo), el sector renovable nacional está preparado no solo para alcanzar los objetivos fijados para 2030, sino también para liderar la recuperación económica y laboral de nuestro país. El anuncio de la vicepresidenta Teresa Ribera de adelantar las metas del PNIEC en dos años es asumible y alcanzable.

Una oportunidad para la industrialización de nuestro país

“España es de los países más avanzados del mundo, hemos sido pioneros a nivel mundial tanto en integración eólica como en fotovoltaica, y estamos preparados para asumir el reto”, ha declarado José María González Moya, director general de la Asociación de Empresas de Energías Renovables.

“Antes de la crisis ya estábamos alineados en la buena dirección, con unos planteamientos adecuados tanto a nivel nacional como europeo; ahora, con la necesidad de acometer la recuperación económica, debemos aterrizarlo en una regulación bien diseñada y una buena ejecución que permita la industrialización del país”, ha reflexionado González Moya.

La industrialización del sector renovable nos permitiría ser líderes a nivel mundial, no solo en diseño y ejecución de proyectos, donde somos ampliamente reconocidos; sino también en fabricación, actividad generadora de empleo estable y de calidad. Un caso de éxito en España ha sido la tecnología eólica, donde podemos fabricar el 90% de los componentes necesarios y, según el informe Renewable Energy and Jobs de IRENA, nuestro país está situado en el TOP10 de empleos. “El objetivo último debería ser la industrialización del sector renovable, para poder repetir el mismo éxito alcanzado con la eólica en otras tecnologías de generación como fotovoltaica o biomasa”, ha compartido el director general de APPA Renovables.

Los retos que debemos afrontar para alcanzar las metas

El diseño del futuro mercado eléctrico y la integración sensata de las distintas tecnologías se antoja como una de los principales retos futuros. Donde será necesario adelantarse a problemas como los vertidos, los apuntamientos o la sostenibilidad económica del sistema. Para alcanzar los objetivos energéticos, se debe hacer una fuerte apuesta por los sectores difusos, impulsando las energías renovables para calor y frío y fijando objetivos ambiciosos de biocombustibles sostenibles.

Una mayor apuesta por la economía circular y la bioenergía será necesaria, así como el impulso a tecnologías en fase de I+D+i, algo en lo que Ministerio e IDAE están ya trabajando, buen ejemplo de ello es la recientemente aprobada Hoja de Ruta del Hidrógeno Renovable.

“El trabajo de la mano del operador del sistema nos ha permitido ser líderes en integración renovable en el sistema eléctrico, ahora debemos dar un paso más allá y aunar el impulso a la electrificación con una mayor penetración renovable en usos térmicos y transporte, viendo la Transición Energética como lo que es: una oportunidad magnífica para mejorar e impulsar el tejido industrial y empresarial de nuestro país”, ha explicado González Moya.